lunes, diciembre 26, 2011

De vuelta a las "pistas"

Durante muchos años me preocupé de ir al gimnasio. Este año fue la excepción. Entre el cambio de casa, trabajos inestables y poco tiempo, no tuve tiempo ni plata para dedicarme a hacer ejercicio.

Vendí la elíptica, las mancuernas están en algún rincón de la casa esperando que las retome... se vino encima el verano y aquí estoy, escribiendo acostada. El fin de año me ha pasado la cuenta y estoy cansada... y floja. Llegar a casa fue durante los últimos meses, hacer el almuerzo para el día siguiente y ver la novela, para posteriormente acostar a mi hija y dormirme con ella. El cansancio (o flojera o falta de ánimo en algunos momentos) me ganaron por sobre la necesidad de mantenerme en forma... las formas no las pierdo en realidad, un par de kilos de más y uno que otro músculo más suelto son la realidad a la que me enfrento día a día frente al espejo.

Conversaba con una amiga y razonábamos que a estas alturas, con tantas preocupaciones a cuestas, hay cosas que pierden prioridad y una de ellas es tratar de mantener el cuerpo de los 20 a los 30, cosa que para algunas no es imposible, pero para nosotras es una alternativa que muchas veces pasa a segundo plano.

Esto no quita que tengamos que olvidarnos. Cuando el pantalón empieza a apretar hay que detenerse un momento y pensar si estás dispuesta a cambiar tu talla de pantalón o hacer un mini esfuerzo por mantenerla. Yo prefiero la segunda opción, principalmente porque no estoy dispuesta a renovar mi clóset solo por descuido en la ingesta de comida.

Espero que los masajes que comencé, más las sesiones de plataforma vibratoria que compré, sumadas a la inscripción al gimnasio de mañana, me devuelvan las ganas de entrenar, de volver a hacer deporte, a preocuparme de mí un poquito más. Creo que ya es hora.



viernes, diciembre 16, 2011

Lecturas involuntarias

"Prohibido Fumar. Art. 91. Ley de Tránsito".
"La radio del vehículo puede funcionar con volumen moderado y siempre que ningún pasajero se oponga".
"No estacionar ni detenerse"
"Señor pasajero: si Usted está apurado, no es culpa del conductor"

Estas frases las leía constantemente en mis viajes en micro cuando iba al colegio y posteriormente a la Universidad. Hace tiempo que no ando en micro porque me muevo en auto, pero de tanto leer estas famosas frases nunca se me olvidaron.

Nuestro entorno está lleno de carteles, graficas, letras grandes, chicas, medianas, de colores, ordenadas, con formas distintas... Es inevitable leer todo alrededor. Los que leen de forma fotográfica y no silábica, pueden leer mucho más. No sé si a Ustedes les pase, pero a mí me trastorna a veces no poder evitar leer el diario que está leyendo la persona del lado.

Con o sin querer cuando estamos en estado estacionario, esperando algo o a alguien tendemos a leer todo lo que nos rodea. No me pueden negar que no han leído todos los envases de crema y shampoos que hay en el baño. ¿O me equivoco? 

Bueno, sea involuntaria o voluntariamente, la lectura siempre es buena.

miércoles, diciembre 07, 2011

Mea Culpa. Todos ofendemos de vez en cuando.

Estos días se le ha dado mucha bola a un personaje que ha declarado su odio contra las mujeres gordas, ha publicado su pensamiento nazi en distintos medios y se manifiesta frente al resto como si se encontrara en una condición superior... 

Creo que su mayor error en todo lo que ha hecho y dicho es pensar en voz alta o en estricto rigor, escribir sin filtro, porque si hacemos mea culpa, muchos de nosotros más de alguna vez nos hemos reído o burlado de alguien por su condición física. 

En nuestro país, no hay quien no conozca a alguien que le digan Chino, Negro, Pela'o o Guatón. Los humoristas desde que tengo uso de razón se han reído de gangosos, cojos, gordas, viejos, negros, homosexuales. En el Festival de Viña los comediantes que más hacen reír son los que se burlan de las condiciones 'anormales' de las personas. Este tipo de bromas en Europa, por poner un ejemplo, son muy mal vistos y hablan pésimo de la calidad humana de las personas. Así es que si intenta hacer reír a algún europeo con estas tallas, mejor no lo intente o se ganará más de un enemigo.

No pretendo defender al loquito ése, pero sí llamar a la conciencia colectiva que en Chile es muy común y considerado normal reírse de los defectos ajenos, de pelar a las mujeres por su gordura, su pelo o su ropa. Ejemplo claro de ésto es al momento de denostar a la ex Presidente Bachelet por su cuerpo de señora típica chilena o denostar a Camila Vallejo porque supuestamente no se lavaba el pelo. 

En este país hay mujeres que tienen "cara de nana", tan así que incluso hay actrices que hacen por lo general ese tipo de papeles por su fenotipo. También existe el que tiene pinta de flaite o washiturro, pero curiosamente si el joven es rubio de ojos verdes y usa choco se ve bien, pero si es moreno y vende helados se ve cuma.

Cuando no nos cae bien alguien, tendemos a criticarlo porque es gordo, porque es feo, porque tiene dientes amarillos o porque no se cambia de ropa tan seguido como quisiéramos. Buscar en sus atributos lo peor de las demás, a varias personas las hace sentirse aliviadas.

Lo que hace este pendejo, no es más que mostrar el reflejo de una persona que se ha visto invadida toda la vida por apariencias. Una versión masculina de anoréxico, poco común, pero que muestra lo bajo que puede llegar una persona por tratar de sentirse bien consigo misma, y lamentablemente no conseguirlo.

A propósito de esto, si buscan en internet la cantidad de sitios web dedicados a la anorexia y a la bulimia (busquen las palabras ana o mia y lo van a ver), se van a dar cuenta que hay una cantidad no menor de personas que dedica su vida a autodestruirse y a fomentar un estilo de vida de autoflagelo y deterioro de la personalidad.

El pelotudo enfermo, no hizo nada más que pensar en voz alta, externalizando toda la ira y la baja autoestima que tiene. Nos parece raro que alguien se atreva a decir todo lo que siente, muchos callamos ciertas ideas por temor al qué dirán, a parecer desubicados o a herir susceptibilidades ajenas. Pero no olvidemos que más de alguna vez hemos herido a alguien con o sin intención, por ofenderlo por sus características físicas.

lunes, noviembre 21, 2011

A la antigua

He escuchado a muchos amigos y conocidos comentar que más de alguna recibieron un coscacho, un varillazo y hasta un correazo por no portarse bien, o haberse mandado algún condoro de aquéllos, que despertaban la ira de sus padres y madres. Es cierto que por temor a otro golpe pensábamos varias veces la idea de cometer alguna 'maldad', sin embargo, a medida que pasan los años y que me ha tocado estar jugando el otro papel, el de mamá, me doy cuenta que los golpes no logran más que engendrar grados de temor hacia los padres que al final, se manifiestan en inseguridad y falta de confianza con los padres, por miedo a ser retado o condenado por cometer faltas o por no saber si haces o no lo correcto.

Creo que la violencia física no conduce a nada, en ningún aspecto. Reconozco que hay veces que mi hija me saca de quicio, y que más de alguna vez me han dado ganas de pegarle un coscacho para que deje de hacer lo que me molesta o disgusta. Pero no lo hago, porque creo que no es la forma de educar. Llámenme histérica, pero prefiero pegarle un grito bien fuerte a levantarle la mano. Tan así es, que si se me ocurre tocarla con un dedo o pasarla a llevar para manifestarle mi molestia, los llantos ofendidos de su parte me matan el alma, jaja, aunque sé que es exageración pura y con un agregado de dramatismo digno de un Óscar.

Este análisis me surge de una revisión rápida de cómo son los padres jóvenes con sus hijos en la actualidad. La falta de control sobre ellos es alta. Los niños están haciendo lo que quieren, pasando a llevar las costumbres y modales de los padres. Yo fui criada a la antigua, no podía poner el codo en la mesa, estaban prohibidos los garabatos, había que comer peinada y vestida (imposible almorzar en pijama), no podía responder a un reto, debía guardar silencio cuando los grandes conversaban, no tenía acceso a la tele si el papá la estaba viendo. Y resulta que mis padres ya no están preocupados de si la niña está o no peinada para almorzar, la niña responde mal y ellos se ríen, ella quiere ver la tele y por lo tanto hay que dejarla... y esto mismo ocurre con los padres jóvenes... Hace unos días estaba en un matrimonio y unos de los niños invitados (3 años) corrió durante toda la ceremonia con zapatos de suela que hacían bastante ruido y nadie hacía nada por detenerlo, salvo las caras de los asistentes que tratábamos de buscar la mirada de su madre para que lo controlara, porque por muy gracioso que fuera, estaba molestando y haciendo mucho ruido. Ayer andaba de paseo y me llamó la atención que un niño Down iba con la mitad del cuerpo afuera del auto, mirando por la ventana, sin que sus padres le dijeran algo... Estuvimos varios minutos detrás del vehículo y el niño nunca entró la cabeza.

La formación y la crianza no se logran a golpes, pero sí poniendo reglas y límites. Debemos enseñar a los niños a comportarse de acuerdo a los parámetros que la sociedad nos exige y a aquéllos que les permitan vivir de forma sana y segura.

jueves, octubre 20, 2011

Una canción de amor

La música vende amor y desamor. Y se entiende. Muchas veces queremos decir tantas cosas y buscamos en las canciones aquellas frases que representan eso que sentimos. Hay canciones para todo. Para decir "te amo", "no te amo", "entiendo tu dolor", "no vuelvo más a tu lado porque me hiciste sufrir", "me dejaste por otr@", "perdóname", "vuelve", "no te vayas", "no puedo vivir sin ti"...

Yo quisiera crear la canción perfecta que describiera mis emociones, pero no la vendería. Solo la dedicaría a una persona que lo merezca y se la cantaría cada vez que pudiera, escribiría parte de los versos y se los dejaría bajo su almohada o en su bolsillo sin que lo notara, la tareararía cuando pensara en él para así hacerla nuestra y única.

Quisiera ver una flor en mi velador que me recuerde lo mucho que me ama. Quisiera escuchar las palabras más bellas y que no se las lleve el viento. Quisiera despertar a su lado todos los días de mi vida con un beso de amor que me mantenga viva y agradecida por el resto del día. Quisiera sentir que el amor no acabará jamás. Quisiera tener la seguridad que al decirle "Eres el amor de mi vida", así lo sea y que no quede como una frase cliché que solo trató de llenar un espacio de tiempo vacío.

Si pudiera tasar todo el amor que he entregado y que estoy dispuesta a dar, sería tan alto mi patrimonio que sería millonaria. Tengo un corazón enorme, cargado de ilusiones, que a pesar de lo que sufra o de lo mal que lo trate, siempre está renovándose a la espera de una persona que quiera entrar en él y no salirse nunca más.

Por ahora, creo, dejaré de cantar. No tengo una canción de amor que cantar y no me sale la voz. No volveré a cantar hasta que mi corazón vuelva a latir como lo solía hacer. Es momento de ponerme en MUTE.

jueves, septiembre 22, 2011

Vagaje mental politizado

Cuando se hizo el plebiscito de 1988 yo era una niña que poco y nada entendía del contexto político y social de nuestro país. Tenía ciertas ideas basadas en lo que comentaban en casa, pero más allá de eso, no me importaba saber más. Era solo una niña. Con parientes militares pro-Pinochet y otros de izquierda en contra de la dictadura, no eran comunes las conversaciones sobre política porque, obviamente, generaban conflictos y por lo tanto, se evitaban.

Quedó grabada en mis recuerdo la canción del NO y el lema “la alegría ya viene” y el famoso arcoíris característico que adoptó el PPD para la posteridad. Supongo que cuando se hablaba de alegría, era para hacer alusión a lo que llamamos Democracia. Esa Democracia entendida como tener el derecho de opinar, votar, expresar sentires comunes, manifestarse libremente tanto a favor como en contra de las decisiones tomadas por las autoridades. Democracia que no existió durante el tiempo de dictadura, que aunque digan que fue un tiempo bueno en términos económicos comparado con lo que sucedía en los años 70 en Chile, época en la cual se privilegiaba lo “Hecho en Chile” y donde muchos comerciantes tuvieron el peak en sus negocios, socialmente la gente estuvo reprimida, intentando sanar heridas que por lo que se puede apreciar, muchos aún no logran sanar. No pretendo hablar de las atrocidades cometidas, porque sería seguir metiendo el dedo en la llaga, pero sí lo menciono sutilmente porque no se puede olvidar que hubo mucha gente de nuestro país que perdió la libertad de manifestar sus ideas, que no tuvo la posibilidad de crecer con sus familia de origen, que tuvo que irse del país, que ha tenido (o tuvo) que vivir durante el resto de su vida con el dolor de haber sufrido una tortura y lo que es más triste, no tuvo la posibilidad de ver nunca más a sus seres queridos porque nunca más se supo de ellos.

Yo era una niña. Crecí con una familia unida. Puedo decir que tuve una infancia feliz. Crecí bajo el Gobierno de la Concertación con una derecha dolida y una izquierda tratando de cambiar la sensación del país de ese entonces. Tengo la impresión que la derecha de esos años no era tan contraproducente que la de la última década. Supongo que se empezaron a aburrir de no poder tomar decisiones. Y si se mira desde afuera, en cierto modo tenían razón, pero en un país democrático, es la mayoría la que elige a sus autoridades.

Democracia. En sentido amplio, democracia es una forma de convivencia social en la que los miembros son libres e iguales y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos contractuales (de acuerdo a definición sacada de Wikipedia).

Actualmente, tenemos un Gobierno de derecha, elegido democráticamente. Me guste o no. La Concerta aburrió a muchos, y otros creyeron en esta “Nueva forma de Gobernar”. No me agrada la nueva forma de Gobernar, precisamente por eso, por la forma. Esa forma autoritaria con aspectos de amedrentamiento constante. Siendo objetiva hay algunas ideas que comparto, pero no me conforma el hecho de saber que se privatizan (o se terminan de privatizar) empresas, la mala gestión inicial para la reconstrucción de las regiones afectadas por el terremoto, la falta de comprensión de las manifestaciones sociales, la falta de criterio al detener las marchas legítimas, la poca empatía con las personas más necesitadas.

Pero lo que más me entristece, es que nosotros, los jóvenes que en esos años de cambio y de sanación social éramos niños y o que ni siquiera existíamos durante el Golpe de Estado, arrastremos discusiones arcaicas y obsoletas. Cuando escuchar hablar de “comunachos” me molesta enormemente, sobre todo porque se manosea el término para referirse a personas que no somos partidarios de lo que propone la derecha actual. No me siento comunista por no ser de derecha, no comparto el comunismo porque creo en el capitalismo. Para la forma de vida que se nos ha implantado en occidente es difícil creer que se pueda revertir la globalización, las redes sociales, tomar Coca-Cola o querer acceder a tener auto solo por lujo. Me ofende la falta de ideas de algunos derechistas jóvenes que pudren las redes sociales con comentarios anticomunistas asociando esta ideología a morirse de hambre, a ser roto o pobre. Más aún, me duele ver que se segrega directamente la ideología política discriminando por “clase social”. Me entristece que se considere que no ser partidario del gobierno actual implique ser anarquista, revolucionario o “encapuchado”.

Somos una generación nueva, con ideas diferentes. Somos de una generación de jóvenes con mejores oportunidades que nuestros padres, con más información externa, pero a veces discrepo de mis pares por la falta de capacidad de análisis, por haber heredado ideas de sus parientes en vez de irse creando el mundo acorde a lo que sucede actualmente. Falta más objetividad para ver los cambios, para enfrentarse a veces a discutir y debatir. Ya no basta con hablar de Allende o de Pinochet. Creo que el tema es otro. Es qué queremos para nuestros hijos y futuras generaciones, qué queremos hacer para generar cambios positivos que permitan lograr la armonía de un país que tiene gente linda que ama su patria, pero que se ve dividida por ideas pasadas, antiguas y poco contemporáneas.



lunes, septiembre 19, 2011

Endieciochada

Día 19 de septiembre. Anoche no fui capaz de salir.

Estuve durante toda la semana a la espera de los asados y empanadas del fin de semana. Tanta era mi ansiedad que programé un asadito en mi casa el jueves. El día viernes, en la pega, nos regalaron una empanada que tuve que comer sentada en mi escritorio. Yupi!! La excusa perfecta para irnos a mediodía y aprovechar toda la tarde en un asado en casa de mis padres. En la noche, a la Fonda con mi amor donde tomamos más que Bob Esponja. 
Sábado madrugando para participa del asado del Condominio, y en la noche asadito en casa de amigos.
Ayer durante el almuerzo, asado por supuesto, mi estómago ya no daba más... 

Anoche no fui capaz de salir.

Confieso que no bailé ni una sola cueca, subí mínimo 1 kg, comí como chanchito, jugué al emboque, comí anticuchos, empanadas de carne y mariscos, tomé vinito y piscola como buena chilena y todavía no he elevado ni un solo volantín. 

Felices Fiestas Patrias a todos.

lunes, septiembre 05, 2011

Monos temáticos


La angustia que nos produce como país la desaparición del avión donde viajaban 21 compatriotas es innegable. Reconozco que solté más de una lágrima viendo las imágenes, viendo las caras y muestras de dolor de aquéllos que compartían el día con ellos y de las personas comunes y corrientes que manifestaban su tristeza a las afueras del canal donde pertenecían 5 de los accidentados. Pero no considero que solo deba concentrarse la información en eso.
Hace una semana no se hablaba más que de la muerte de Manuel Gutiérrez a manos de Carabineros, la renuncia del General de Carabineros, la huelga de hambre de los estudiantes secundarios y de las movilizaciones de los estudiantes por una Educación Gratis y de Calidad…
No sé si es por la falta de acceso a otro tipo de información a través de los medios nacionales o porque somos un país muy pequeño, pero no deja de llamarme la atención lo monotemáticos que somos cuando sucede algo de relevancia.
Mañana comienzan alegatos sobre Hidroaysén, los estudiantes siguen en huelga de hambre, el Presidente volvió a bajar su aceptación en las encuestas, se entregó el asesino del empresario italiano, se esperan respuesta con respecto a la reunión del sábado entre estudiantes y el ejecutivo…

No me siento ajena al dolor de lo sucedido. Me afecta no entender por qué suceden este tipo de cosas, sobretodo con gente que era necesaria en vida. Pero también entiendo que hay otro tipo de situaciones que ocurren en el país y en el mundo. Hablar de un tema hasta agotarlo lo único que logra es que en el futuro se olvide.

Espero que la temprana muerte de los 21 nos ayude a querer más, a entregar más y exigir menos a la vida. Que la fuerza de Felipe Cubillos no se diluya en el tiempo y permita que muchos más abramos los ojos para mejorar este país. Que la simpatía y carisma de Felipe Camiroaga queden siempre grabados en nuestros corazones.

jueves, septiembre 01, 2011

Cíclica

Lo mío es cíclico. Ya lo he discutido con un amigo más de una vez.

Es cíclico. Una vez al año, dos veces al año y sobretodo en los cambios de estaciones drásticas.

Me declaré feliz en algún momento y siento que debo estarlo, sin embargo no me siento completamente feliz. He logrado muchas cosas en poco tiempo, independizarme con mi hija, mi tan ansiada casa está habitada desde febrero, anhelaba un perro que coletea en la casa de mi madre, afortunadamente tengo trabajo y amigas y amigos que me apoyan cuando los necesito.

Ya sé que es cíclico y lo tengo asumido como tal. ¿Cómo hago entender a otros este asunto? No es un tema de estrés (aunque puede que por ahora sí tenga algo que ver), no es falta de cariño, no es falta de plata... pasa por una necesidad interna de sentirme bien conmigo misma.

Cuando yo permito pasarme a llevar en algunos aspectos, me frustro. Me duele el alma, me duele el ego. Ya, digamos que me duele el corazón.

Siento que gran parte de las veces hago las cosas como deben hacerse y cuando no, trato de arreglarlas para que no se note tanto. No me creo con la verdad absoluta, pero intento tener una visión más amplia de lo que ocurre, leyendo, informándome, para evitar hacer comentarios que no conducen a ninguna discusión productiva.

Paso por esta parte del ciclo donde el circulo queda como "guateado", como elipse, alejada de mi centro y de lo que realmente me mueve. Es que me pasé a llevar el alma, y lo peor es que me duele. Y hace días que me duele.

Trato, dentro de mis posibilidades, de hacer bien las cosas. Pero me caigo en tonteras muchas veces. Parezco adolescente quejándome, buscando razones en la madurez. Porque ya no podría decir que me falta madurar. Si ya han pasado varios años y varios porrazos con lo que sí o sí aprendí. Esos porrazos son los que me hicieron así, menos conflictiva, más coherente, más de buscar la palabra por la buena que por la mala, de razones y buscar formas de solucionar los problemas. Antes era una cabra chora. Irreverente. Alegona. Quería cambiar el mundo a mi pinta. He perdido parte de esa esencia, aunque a través de estos medios escritos la mantengo. Eso era lo que más me distinguía por esos años cuando no me importaba nada. Por lo menos mantengo mi sentido del humor.

El ciclo está en su peak. Me duele estar en este punto. No me siento bien, no me siento conforme. Soy demasiado autocrítica y lo reconozco. pero por lo menos lo hago. Sé encontrarme los defectos, porque mi capacidad de análisis interior me supera y me obliga a mejorar los aspectos que considero negativos. Cuando no lo logro, me frustro... y así va el ciclo.

Necesito sentirme feliz. Un abrazo ayudaría bastante y palabras de ánimo para que no me duelan tanto el alma y el corazón.

sábado, agosto 20, 2011

Antigüedades

He vivido rodeada de antigüedades. La casa de mis padres se decora con variados artículos que fueron heredados de la visabuela. Dicen que fueron adquiridos en remates y tiendas de menaje durante los años 30 en adelante, por lo que el valor histórico y emocional está por sobre cualquier valor comercial que se les pudiera dar en algún momento.

La mesa de comedor que se usa solo en ocasiones especiales está impecable, lisa y sin rayas. Los muebles son de caoba y otras maderas nobles. Los bronces y plaquets abundan y los floreros, candelabros y jarrones son un deleite visual para quienes gusten de este tipo de adornos.

La convivencia con este tipo de piezas y accesorios me generaron en un momento de mi vida una cierta aversión a las cosas antiguas y juré que mi casa estaría compuesta de artículos minimalistas, sin mucho retoque y ojalá lo más moderno posible. Por la boca muere el pez. Mientras busco cómo decorar mi casa, evoco de una u otra forma los colores y formas de mis "paisajes" interiores referidos a mi casa materna.

Colores café caoba, castaños y ébano son mis preferidos al momento de elegir los muebles, sin querer los convertí en los tonos de decoración para mi hogar.

Paseaba hoy por la feria de antigüedades de la Plaza Perú, en los alrededores de la Universidad de Concepción. Muchas de los objetos que están a la venta son similares a los que me han acompañado durante años. Palmatorias y candelabros de bronce, botellas translúcidas en tonos verdes y cafè, tocadiscos y vinilos, planchas de acero, monedas, estampillas, lámparas de lágrimas de vidrio, jarras de acero enlozado y cuadros con fotos del antiguo Concepción, pósters de íconos como Che Guevara, Charles Chaplin, Elvis, entre otros y entre muchos articulos que se han convertido de culto como antiguas radios, màquinas de coser o aunque suene extraño, cassettes.

La feria es un paseo por la historia, es difícil conocer la procedencia de estos objetos, pero permiten imaginar como vivían nuestros predecesores. Estuve preguntando precios y éstos son variables, dependen del valor que el vendedor le dé.

Finalmente, empiezo a entender mi gusto por las antigüedades. Cuando se ha compartido con ellas pasan a formar parte de tu estilo sin querer queriendo.

martes, julio 26, 2011

Micreros, colectiveros vs Transporte público de calidad


Me muevo en auto. Soy mala amiga de los colectiveros y choferes de micro. Por lo general, peleo con ellos a través de la ventana o con la carrocería completa por el espacio que no cedo cuando intentan cambiarse de pista sin señalizar y de forma prepotente.

Sé que es un tema personal, y también sé que gran porcentaje de las personas del Gran Concepción se mueve en transporte público y no creo que lo disfruten. Lamentablemente, a pesar de que muchos se quejan del Transantiago, nosotros estamos a años luz de poder tener un sistema de transportes como el que ellos tienen. Consideremos además que no existe conectividad directa entre las comunas de San Pedro y Chiguayante (a menos que sea en tren y en horarios específicos) y no debe tomarse como un tema menor.

El proyecto Biovías ha ayudado a mejorar el aspecto de las avenidas, además ha permitido la circulación de las micros por zonas exclusivas en algunos sectores, sin embargo no ha logrado cambiar la mentalidad de los conductores de los vehículos del transporte público ni tampoco de los pasajeros.

Observemos las calles. Muy pocas son las avenidas por donde es posible que “congenien” vehículos pequeños con las micros. Y en aquéllas que es posible, las carreras y la prepotencia por parte de los choferes es notable. Para qué hablar de los choferes de colectivos. Ellos al parecer son de otro planeta porque no respetan la señalización ni los cruces ni los paraderos… ni nada.

Pongo ejemplos claros:

Entrada al puente Llacolén por Calle Los Carrera: Justo en el comienzo del Puente Llacolén, en la bifurcación hacia la población de los edificios de colores, las micros de detienen a tomar pasajeros. No hay paradero, no hay señal de Parada.

Entrada al Puente Llacolén por Avda. Costanera: Precisamente en la subida a uno de los enlaces con el puente (oreja) las micros se detienen a tomar pasajeros, provocando un desconcierto en el conductor que viene detrás, pudiendo generar un accidente. No hay paradero, no hay señal de Parada y es imposible que haya por la morfología del camino.

Calles Chacabuco, Lincoyán y Rengo: son las calles por donde más circulan taxis colectivos. No respetan a los vehículos particulares, tampoco respetan la señalética, menos los paraderos autorizados. Toman y dejan pasajeros donde se les da la gana, adelantan y se cruzan sin tomar ningún resguardo, sin señalización.

Camino a Chiguayante: Es el camino de los que recorro habitualmente que me provoca mayor temor por la velocidad de los vehículos, en general. Habitualmente, las micros van a una velocidad superior a los 100 km/h y cuando no vas a una velocidad que a ellos les acomode encienden las luces altas que se reflejan en los retrovisores. Me ha pasado más de una vez que he tenido que acelerar a más de 100 km/h porque no me es posible cambiarme de pista y me amenazan con las luces.

El hecho que las micros paren en cualquier parte tiene que ver principalmente porque no se respetan las paradas autorizadas tanto por parte de los pasajeros como por los mismos conductores. Tiempo atrás se instauró esta medida en calle O’Higgins y San Martín, pero más que eso no he visto.

Las carreras excesivas de las micros y los taxis colectivos pasan por lo que se ha mencionado desde siempre. No es posible que los choferes ganen por boleto cortado. Fíjense en los “sapos” que están en los paraderos. Cumplen la función de radares de los micreros y les indican a cuántas micros más allá van la otra ‘máquina’, lo que claramente genera que el chofer ande a altas velocidades por zonas de 60 km/h.

Por otro lado, me simpatiza el tren, pero no cumple mis expectativas para mis destinos habituales. Quizás cuando sea el momento se transforme en mi modo de transporte interurbano favorito.

No es mi intención quitarle valor al transporte público, todo lo contrario. Controlando de mejor forma a los choferes de este sistema pueda mejorarse su valorización. Mejorar el estado de las calles, mejorar el acceso a los buses, cambiar la mentalidad de la gente de hacer parar la micro o el taxi colectivo en cualquier parte, entre otras son ideas que deben implementarse.

Así es que para terminar, considero (así como muchos otros) la venta de las acciones de ESSBIO debiera usarse en mejorar las condiciones de transporte de nuestra zona, en vez de seguir invirtiendo en el metro de Santiago que no nos aporta en nada a las personas de la región del Biobío.

CHILENITOS POBRES O POBRES CHILENITOS????


*Esta nota la tomé prestada a Cristian Miranda, amigo de Facebook de una amiga, pero desconozco el autor oficial.


Un CHILENO le envía un Mail con una pregunta a otro CHILENO que radica en los EE.UU.:

¿Por qué los CHILENOS somos pobres?

Respuesta :

Amigo, cómo se ve que los árboles no te dejan ver el bosque.

-¿Cómo puedes llamarte pobre, cuando eres capaz de pagar por un litro de bencina más del triple de lo que pago yo?

-Cuando te das el lujo de pagar tarifas de electricidad, de teléfono y celular, un 80% más caras de lo que me cuestan a mí.

-Pagas comisiones por servicios bancarios y tarjetas de crédito del triple de lo que aquí nos cuestan, o… cuando por un AUTO que a mí me cuesta 2,000 dólares tú puedes pagar por el mismo 15,000 dólares.

¡NO TE ENTIENDO!

Nosotros somos pobres, los habitantes de La Florida. Por eso el Gobierno Estatal, teniendo en cuenta nuestra precaria situación financiera, nos cobra sólo el 2% de IVA (hay otro 4% que es Federal; total = 6%) Y no el 19% como a ustedes los ricos de CHILE.

Además, son ustedes los que tienen 'Impuestos al Lujo' como son los impuestos por gasolina y gas, alcohol, cigarros, puros, cerveza, vinos, etc.) que alcanza hasta el 320% del valor original, y los otros Impuestos como: a la RENTA (impuesto sobre las utilidades y sueldos), Impuesto sobre automóviles nuevos, IMPUESTO A LOS BIENES PERSONALES (contribuciones), Impuesto por uso de automóvil.

Los pobres somos nosotros los que vivimos en USA que NO pagamos Impuesto sobre la Renta si ganamos menos de $3,000 dólares al mes POR PERSONA (más o menos $ 1.500.000.- pesos CHILENOS).

En Chile hasta tienen que pagar por los colegios a cambio de una mala educación, y mira si seremos pobres aquí en EE.UU., que mandamos a nuestros hijos a las escuelas de nuestros barrios o comunidades, que son públicas, en donde hasta nos prestan los libros de estudio previendo que no tienes con qué comprarlos.

A veces me asombra la riqueza de los chilenos que piden un préstamo cualquiera, y son capaces de pagar 38% anual de intereses, como mínimo. No como aquí, que apenas llegamos al 8% (generalmente 7.8%), justamente porque NO estamos en condiciones de pagar más.

Saca la cuenta. ¿Quién es el rico, y quién el pobre?

Por último, más del 10% de la población económicamente activa en CHILE NO TRABAJA. Aquí, en cambio, sólo hay un 4% en la misma situación. ¿No te parece que el vivir sin trabajar es un lujo que sólo los ricos se pueden dar? Vamos hermano, te quedaste en CHILE porque eres RICO. Son los pobres como yo los que nos fuimos a probar suerte a otros lados. Y son tan ricos allá en Chile que a los jubilados de la Tercera Edad se les saca un 2% de su aporte previsional para financiar las licencias médicas (días no trabajados) de los trabajadores activos. ¿En dónde

se había dado tanta abundancia para darse esos lujitos que no se dan en los otros países del mundo?

MORALEJA….Ante esta indesmentible realidad sólo hay dos explicaciones….O los chilenos son más ricos que acá, …o son más huevones. Así de simple. La segunda opción pareciera ser la que más les calza… ¿O no?

Bueno amigo te mando un abrazo y ahí luego me cuentas cómo les va con el nuevo presupuesto y las elecciones municipales de este año, que al parecer prometen más de lo mismo, es decir que seguirán siendo más ricos que nosotros.

¡Qué buena suerte la de ustedes!... Lo único malo es que tienen gobernantes manilargos para agarrar el buen billete de todos los chilenos para hacer más ricos a sus amigotes empresarios.

Atentamente: …………………………….Tu pobre amigo inmigrante.


jueves, junio 16, 2011

¿Qué regalar a papá?


Durante años los comerciales han invadido mi cabeza durante el “mes del papá” con un montón de objetos y artículos indispensables para este hombre multifacético que tiene dentro de sus gustos dárselas de maestro constructor, de jugador y/o comentarista de fútbol, excelente anfitrión para los asados, computín y amante de la tecnología, fanático por los autos. Un hombre guapo que gusta del buen vivir, arreglado y perfumado, compartir con su familia y trabajador.

Para mi pesar, mi padre dista mucho de estas alternativas, salvo en lo trabajador y en lo guapo que dicen que fue cuando joven. Un hombre tranquilo, bueno para dormir siesta y ver tele, le gusta comer rico y sentirse cómodo en su casa. Pero, creo que hasta ahí no más llegamos.

Bueno, y si los comerciales no satisfacen las necesidades básicas que tiene mi padre yo entré en la necesidad de consultar si alguien podría darme una idea de qué regalarle para su día. Dentro de mi análisis profundo, de la búsqueda infinita del regalo más apropiado que pueda sorprenderlo, se me ocurrieron varias cosas y opté finalmente por las más útiles: calcetines y un pijama. A los hombres una puede regalarle este tipo de cosas sin que parezca una burla ni afectar su ego. No así resulta cuando se trata de una mujer. Si me regalaran calcetines, calzones (en lata) o un pijama para mi día o mi cumpleaños, miraría con ojos de extrañeza el presente, sin embargo, los hombres, habitualmente malos para ir de compras, quedan aperados de estos artículos que les serán útiles durante un buen tiempo y se sienten contentos porque por fin podrán dar de baja esos calcetines con papas.

Ya intenté durante varios años jugar a encontrar el regalo perfecto. Resultado, los calcetines y los pijamas siempre son los que mejor se ajustan a mi padre.

Para que tengan una idea de lo que le he regalado a lo largo de mi vida:

Lápices: terminan destruidos, sin el resorte interno. Por algún motivo, le gusta desarmarlos y termina perdiendo una pieza elemental.

Cargador de batería portátil para auto: no sabe cómo cargarlo ni tampoco cómo se usa.

Celular: no lo usa habitualmente, no se sabe el número de nadie, nunca lo carga, no sabe leer mensajes de texto, se le queda.

Corbatas. Pantuflas (pero de cuero). OK

Ropa: no le queda bueno o no le gusta el modelo moderno. Una vez le achunté con unas camisas.

Banderín del Everton: ahí está guardado adentro del closet.

Otros.

Si bien este día es uno de los tantos más inventados por el comercio, no está de más darle un regalito al papá para mostrarle cuánto lo queremos. Un almuerzo en familia probablemente para él sea el mejor regalo. Pero si aún no han decidido qué regalarle, háganme caso con los calcetines o los pijamas, siempre dan resultado.

miércoles, junio 15, 2011

Autocontrol

Algunas Empresas tienen dentro de su organigrama un departamento de autocontrol. Esta entidad puede estar constituida por una o más personas que deben velar por el cumplimiento de los procedimientos establecidos tanto de trabajos específicos como de desarrollo de distintas labores y tareas.

Dentro de este marco, el no cumplimiento de un requisito, ya sea interno o externo, da curso a un reclamo, sugerencia, no conformidad e incluso despido, Uds. deciden como quieran llamarlo. La finalidad del autocontrol es determinar qué se está haciendo mal para poder lograr cambiar o mejorar o bien, evitar que algún evento desafortunado ocurra.

Si las Empresas formadas por distintas personas, con distintas disciplinas, formación y experiencia son capaces de llevar correctamente este sistema dentro de ciertos parámetros establecidos, me pregunto ¿por qué los humanos tenemos tanta dualidad de ideas para cuidar nuestros cuerpos y por ende, nuestras vidas?

Trabajo desde hace un tiempo en mantención de sistemas de gestión de calidad por norma ISO 9001 y dentro de los requisitos fundamentales están la satisfacción del cliente y la mejora continua. Para el tema que planteo, mi cliente soy yo misma, mi cuerpo y mis auto-requisitos, porque dependerá de lo que yo haga si mi cuerpo se siente a gusto o si me enfermo o lo hago sufrir. La mejora continua es una meta constante, perfeccionamiento a nivel de formación, mantenerme joven dentro de lo que sea posible, lograr tener buenas relaciones interpersonales y profesionales, cumplir mis metas personales en el ámbito familiar, entre otras… Con todo este análisis podría pensarse que tengo toda mi vida bajo control, pero ¡no!

Ejemplos:

- No fumo más. No he logrado cumplir mi meta propuesta, a pesar que he estado tiempos cortos sin hacerlo. De una u otra forma vuelvo al vicio, casi sin quererlo (típica excusa del adicto). A pesar de todo lo mal que me hace, la pérdida de plata que significa y de lo que me acorta la vida, lo sigo haciendo. Primer FAIL de mi autocontrol.

- No beberás al manejar. Lo he intentado, pero no al punto de evitar una cerveza. Es una irresponsabilidad tremenda, lo sé, pero bien. Hago mea culpa. El autocontrol en este caso es delegar el manejo a otra persona o definir quién es el que está autorizado a beber (más) esa noche.

- Yo no como grasas ni comida chatarra. Si bien no soy asidua consumidora de grasas y afines, caigo en la tentación de comer una porción gigante de papas fritas, una pizza completa o un par de hamburguesas. Por este lado, el autocontrol lo definen las lucas disponibles para gastar en el momento. Afortunadamente no me hago el tiempo para preparar estas cosas en casa, por lo que es algo menos habitual.

- No consumo azúcar directamente. Por lo general no consumo azúcar, ni en bebidas gaseosas ni en el café. Evito el azúcar en bolsa y cubitos. Puedo decir que para esto sí tengo autocontrol, aunque igual consumo en chocolates, postres, galletas y otros.

- Pensar antes de hablar o de actuar. Sí. Se aprende, pero se puede. Y se aprende cuando se toma conciencia de lo que una frase mal hecha provoca en el resto de las personas. Cuando se logra entender al otro y ser empático, entonces el autocontrol toma mucha relevancia. Creo que en este caso, he aprendido.

Si en las organizaciones es posible llevar un autocontrol, aunque no siempre resulte todo al 100%, también debe ser posible controlarse a sí mismo. Así lo demuestra las personas que meditan, que dedican su vida a un estilo de vida. Yo reconozco que no puedo dedicarme a meditar y a hacer deporte como quisiera porque mi ritmo de vida y mi trabajo no me lo permiten, pero sí me gustaría lograr en algún momento ese autocontrol en todos los aspectos de mi vida, para no hacerme más daño con cosas evitables y vivir varios años más de los que me auto-pronostico si sigo viendo así.

viernes, junio 10, 2011

Wendy Sulca

Si bien tengo capacidad de tolerancia con ciertos estilos ya sea de música o de vestir, tengo un límite y éste se manifiesta cuando aparecen personajes tan espantosamente raros como el Delfín, la Tigresa del Oriente o Wendy Sulca. Esta última me hace pensar en que probablemente mi ignorancia es muy elevada con respecto a las costumbres y vivencias de las culturas de los países al norte de nuestro país y que distan mucho de la evolución a la que hemos estado sometidos los chilenos tanto en educación como en tecnologías.

Por un lado llaman la atención las vestimentas usadas por estos personajes "famosos" en sus tierras. Pero también llama la atención que este tipo de “cantantes” se vuelven ídolos de otros los que quizás se ven reflejados tanto en su aspecto como en las letras de sus canciones.

Wendy Sulca se hizo conocida por su video cantando la canción "La Tetita" cuando tenía supongo yo unos 11-12 años, en la que le canta a una TETA, la que la tiene obsesionada porque de acuerdo a lo que dice la letra "de noche y de día pienso en mi tetita".

Otra canción espantosa es "Cerveza, cerveza" en la que comenta que está angustiada por tomarse una cerveza... una niña de 11 años queriendo tomarse una cerveza desesperadamente... discúlpenme pero O SEA JELOU!!! Según entiendo esta niña es seguida por niños y niñas de Perú, y por tanto estaría fomentando el alcoholismo en los niños…

Mi pregunta es: ¿la mamá se tomaría unas maltas con huevo antes de amamantarla que le gusta tanto la cuestión?

Esta niñita, ya no tan niñita, anda en Chile para una fiesta Kitsh en la Blondie, la invitaron al programa Bienvenidos de Canal 13. No sé si lo harán para burlarse públicamente de ella o de verdad hay buenas intenciones en la producción del programa.

Para mi gusto, esta chiquilla chilla como hiena, de cantar NADA, más encima le pone letra a pensamientos aberrantes… cuando pierda su virginidad quizás le cante una canción al que te dije también…

domingo, mayo 08, 2011

Feliz dia mamá





A veces cuesta, a muchas les cuesta, es difícil conciliar el desarrollo profesional, los estudios se hacen más complicados, las salidas también se ven comprometidas. Muchas veces hay que decir que no a las oportunidades. Muchas mujeres postergan sus intereses personales.










Pero al ver su carita sonreir, todo cambia.


Yo, mamá:

Ver a mi hija crecer tan linda, tan inteligente y tan feliz me deja satisfecha. Siento que dentro de todo no he hecho mal mi pega de mamá. La veo feliz y orgullosa de sí misma. Es tan fácil cambiarle la carita de pena por una sonrisa haciéndola sentir importante con cosas simples o contándole un chiste fome que la haga reir. Ella es la personita más linda que existe en mi vida ¿y saben por qué? Porque su amor es incondicional y siempre me hace sentir que soy la más linda. Varias veces me ha dicho "yo quiero ser tan linda como tú", con carita ofuscada, como sintiéndose mal, y me llena de emoción porque entiendo que lo dice con un amor ciego... jajahjaja...




Ella, mi mamá:

Mi mamá es seca. Tiene una fuerza y vitalidad increíbles. No sé de dónde saca tanta fuerza para estar preocupada de tantas cosas y hacerlas bien. Siempre trabajando, haciendo excelente su pega. Siempre preocupada de la casa y de nosotras, sus hijas. Siempre con la disposicón de vernos crecer en las mejores condiciones, sacrificando sus tiempo muchas veces y sus propios intereses por nosotras. Mi mamá es seca! Es la mujer más entera que conozco y estoy orgullosa de ella.




Ser madre permite entender esas frases de mamá que muchas veces odiamos. "Abrígate", "cuídate" y "te lo dije" son las frases más repetidas por nosotras y que de una u otra forma dan la razón.

Feliz día a todas las mamás del mundo. Es una noble tarea. Ser mamá no es sólo criar niños, lo importante es educarlos para que sean personas de bien y que aporten a este mundo.

martes, marzo 29, 2011

Feria de Mercado Laboral


Decidí ir a la feria de mercado laboral ofrecida por el Gobierno Regional. Llegué temprano, a hacer una fila no respetada para poder bajar una escalera que nadie sabía adónde llegaba. Al final se divisaban unos mesones donde la mitad de la gente dejaba unos datos y la otra mitad creyendo que “la estaba haciendo” pasaba por el costado directo a acreditarse, saltándose el famoso mesón. Faltaban indicaciones, nadie estaba muy claro a qué iba, y me incluyo.

Me llamaron imperiosamente la atención los distintos estilos considerados “elegantes” de algunas mujeres así como la soltura y poca presencia de algunos jóvenes con zapatillas, aros, moños o el típico polerón rapero. ¡Oiga! Yo no tengo nada en contra de las tenidas sport, pero dentro de mi mente cuadrada tengo una noción distinta sobre cómo presentarse a otros, sobretodo cuando de buscar trabajo u ofrecer servicios se trata. Tenga por seguro, si yo fuera el empleador, que si llega con terno y jockey, no lo voy a contratar, y si es mujer y llega con jeans nevados y tacos, tampoco lo haré.


La Feria no fue de mi agrado, pues estaba muy desorganizado el asunto, no había claridad en lo que debía hacerse. Se escuchaba un discurso al fondo con muy mala acústica, sólo entendí el final cuando el locutor dijo “que Dios los bendiga”. Ni la bendición divina me sirvió para encontrar algo acorde a mi profesión. Buscaban secretarias, vendedores, reponedores de supermercado y mano de obra calificada. Claramente estaba OC para los cargos ofrecidos, una lástima considerando que podría haber sido una buena instancia para asistir a entrevistas y dejar mi CV.


Tendré que seguir buscando. Si bien esta Feria Laboral no fue de mi gusto, de haber otra no me quedará otra que asistir si no he encontrado pega para ese entonces.

viernes, marzo 04, 2011

Viviendo sola

Vivir sola me ha vuelto un poco neurótica, y eso que llevo pocos días en esta nueva aventura.
Hacer las camas, cocinar, lavar los platos, sacar la basura y limpiar el baño son tareas que se me han vuelto habituales, pero que aún no logro coordinar de buena forma para que me alcance el tiempo como debiera.

Me encanta la idea de tener mis cosas, mi espacio y mi tiempo. Hacer lo que quiero, andar en calzones por la casa si se me ocurre, dormir hasta tarde cuando es posible.
Estoy aprendiendo a cocinar de todo, ya probé con las lentejas. Me hizo bien observar a mi madre durante todos estos años mientras cocinaba los fines de semana en la casa. No he recibido quejas, salvo por un arroz medio deshabrido por no saber medir la cantidad de sal, jeje.
La casa adornada a mi pinta, aunque aún me faltan muebles para guardar cosas, hay aún ropa en la maleta porque no sé dónde ponerla. Los nuevos diseños de closets no están pensados para mujeres con muchas poleras como yo, por lo que necesito con urgencia una cómoda o cajonera. Se ve linda de todas formas.

No hay cable. Ayer nos las arreglamos con la nueva antena para la televisión, aunque fuera para ver un poco de televisión abierta. Tampoco hay internet. Primero debo ver mis gastos reales del mes para considerar invertir en comunicaciones.

Llevar las cuentas, apagar las luces, cerrar las llaves de agua, lavar la loza con agua fría, con el fin de ahorrar. Hacer rendir el almuerzo para que dure para la noche, tomar jugo en vez de bebida, lavar en lavadora con carga completa… de a poco voy notando lo complejo de mantener una casa.
La plata tiene que durar hasta fin de mes, porque si no, no se puede. Con deudas no me interesa vivir, aunque me perdono unos gastitos extras para sentir que trabajo para vivir y no viceversa.
Ya me lancé a la cancha pagando mi primer dividendo. Me encanta estar cumpliendo el sueño de la casa propia, aunque me queden por pagar 299 dividendos más.

martes, marzo 01, 2011

Perros en la ciudad


No soy una asidua amante de los animales, pero me gustan mucho. He criado gatos y perros (entre otros especímenes) desde pequeñitos y ello me ha enseñado a entender que los animalitos domésticos se acomodan a una forma de vida y a sus amos de una forma especial.


La tenencia responsable de mascotas es un tema que se discute constantemente, pero no se ha llegado a nada concreto pues así como hay personas que no están dispuestas a mantener limpio el entorno, también hay otras que se mantienen indiferentes al sufrimiento de un animal, ya sea por provocarles dolor o lo que es más triste para mi gusto, el abandono.


Trabajo en el rubro de la construcción y nuestras dependencias están rodeadas de perros vagos que se fueron quedando de a poco. Es el junior quien se ha hecho cargo de varios de ellos, quien los alimenta y los cuida. Sin embargo me ha tocado ver en otras circunstancias que los maestros “aguachan” a un perrito mientras dura la obra, y cuando ésta se termina, el animal queda solo esperando en el mismo lugar durante largo tiempo la vuelta de sus supuestos nuevos amos que lo han abandonado. Así pasó con “Negro”, el perro del frente, que encontró finalmente un hogar en la misma casa donde los maestros lo acostumbraron a vivir, porque por más que le cerraron la puerta los nuevos dueños, él siempre buscó la forma de volver a entrar a “su” casa.


Muchos perros vagan por las calles, muchos de ellos se juntan en jaurías que pueden resultar peligrosas para la población, pues ya que es sabido que los perros en conjunto actúan y atacan como lobos cazadores. Si bien mi próximo comentario atenta contra el derecho a vivir de los perros, estoy de acuerdo con la eliminación de los perros callejeros. Lo que no comparto en absoluto es la forma cruel que hemos visto en que los hacen desaparecer. No es necesario hacerlos sufrir, ni envenenarlos, ni aplicarles inyecciones que provocan un muerte dolorosa. Claramente, la forma de prevenir la continua aparición de perros callejeros es cuidar a nuestros perros y perras de coitos inesperados y esterilizar en ambos casos si fuera necesario.


Por otro lado, recoger las heces de los animales cuando los sacamos a “pasear” es una muestra de buena educación y respeto por los demás. Tema que en Chile estamos a años luz de que se cumpla, porque por lo general la mentalidad es que “otro lo va a limpiar”.


La tenencia responsable de mascotas permite evitar discusiones sobre maltrato animal, sobre eliminación de animales callejeros, envenenamientos y otros. Está en cada uno que esto se logre en el mediano o largo plazo.

viernes, enero 28, 2011

Te quiero desde que te vi

Quizás sean frases al aire. Probablemente se leerá un poco extraño, pero es una simple excusa para decirte lo mucho que me gustas.

Muchas veces escuché decir que el amor no se busca, o por lo menos no debe buscarse. Que cuando se busca éste no llega nunca. Otra vez escuché que el olor a desesperación se huele desde lejos.

Frases típicas como "Ya llegará", "No busques, el amor llegará cuando menos lo esperes", "No busques que él te va a encontrar a ti" suenan cliché, pero al ver la realidad, toman fuerza y toman ciertos grados de veracidad.

Y llegaste de repente. Apareciste en mi vida y supe que el cielo era para ti y para mí.
Desde que te vi una flecha me clavaste con amor.

"Para siempre" suena utópico, iluso y soñador. Pero me gusta. Cuando se pierden las ganas de creer es cuando se deja de soñar y la realidad se vuelve tediosa y pesimista. Confiar en que la eternidad es posible permite vivir con la ilusión de que cada nuevo día será mejor que los demás.

No temo a mi pasado, y aunque a veces tengo miedo del futuro, hay una fuerza importante que me lleva más allá. Si en algún momento creí haber aterrizado, fue sólo porque tuve miedo de que esto tan lindo terminara. Me permito volar nuevamente porque sé que vale pena hacerlo, y que vuelas conmigo de la mano, y que si me pierdo irás a buscarme.

Te quiero por siempre a mi lado, si me regalan el futuro no lo quiero sin ti.
Quiero detener el tiempo para que nuestros momentos sean eternos.
No me gustan las noches de despedidas, quiero soñar contigo, y despertar a tu lado.

Creo que somos algo más, a primera vista no ocurre todos los días.

Quédate junto a mí.