martes, marzo 01, 2011

Perros en la ciudad


No soy una asidua amante de los animales, pero me gustan mucho. He criado gatos y perros (entre otros especímenes) desde pequeñitos y ello me ha enseñado a entender que los animalitos domésticos se acomodan a una forma de vida y a sus amos de una forma especial.


La tenencia responsable de mascotas es un tema que se discute constantemente, pero no se ha llegado a nada concreto pues así como hay personas que no están dispuestas a mantener limpio el entorno, también hay otras que se mantienen indiferentes al sufrimiento de un animal, ya sea por provocarles dolor o lo que es más triste para mi gusto, el abandono.


Trabajo en el rubro de la construcción y nuestras dependencias están rodeadas de perros vagos que se fueron quedando de a poco. Es el junior quien se ha hecho cargo de varios de ellos, quien los alimenta y los cuida. Sin embargo me ha tocado ver en otras circunstancias que los maestros “aguachan” a un perrito mientras dura la obra, y cuando ésta se termina, el animal queda solo esperando en el mismo lugar durante largo tiempo la vuelta de sus supuestos nuevos amos que lo han abandonado. Así pasó con “Negro”, el perro del frente, que encontró finalmente un hogar en la misma casa donde los maestros lo acostumbraron a vivir, porque por más que le cerraron la puerta los nuevos dueños, él siempre buscó la forma de volver a entrar a “su” casa.


Muchos perros vagan por las calles, muchos de ellos se juntan en jaurías que pueden resultar peligrosas para la población, pues ya que es sabido que los perros en conjunto actúan y atacan como lobos cazadores. Si bien mi próximo comentario atenta contra el derecho a vivir de los perros, estoy de acuerdo con la eliminación de los perros callejeros. Lo que no comparto en absoluto es la forma cruel que hemos visto en que los hacen desaparecer. No es necesario hacerlos sufrir, ni envenenarlos, ni aplicarles inyecciones que provocan un muerte dolorosa. Claramente, la forma de prevenir la continua aparición de perros callejeros es cuidar a nuestros perros y perras de coitos inesperados y esterilizar en ambos casos si fuera necesario.


Por otro lado, recoger las heces de los animales cuando los sacamos a “pasear” es una muestra de buena educación y respeto por los demás. Tema que en Chile estamos a años luz de que se cumpla, porque por lo general la mentalidad es que “otro lo va a limpiar”.


La tenencia responsable de mascotas permite evitar discusiones sobre maltrato animal, sobre eliminación de animales callejeros, envenenamientos y otros. Está en cada uno que esto se logre en el mediano o largo plazo.