jueves, junio 16, 2011

¿Qué regalar a papá?


Durante años los comerciales han invadido mi cabeza durante el “mes del papá” con un montón de objetos y artículos indispensables para este hombre multifacético que tiene dentro de sus gustos dárselas de maestro constructor, de jugador y/o comentarista de fútbol, excelente anfitrión para los asados, computín y amante de la tecnología, fanático por los autos. Un hombre guapo que gusta del buen vivir, arreglado y perfumado, compartir con su familia y trabajador.

Para mi pesar, mi padre dista mucho de estas alternativas, salvo en lo trabajador y en lo guapo que dicen que fue cuando joven. Un hombre tranquilo, bueno para dormir siesta y ver tele, le gusta comer rico y sentirse cómodo en su casa. Pero, creo que hasta ahí no más llegamos.

Bueno, y si los comerciales no satisfacen las necesidades básicas que tiene mi padre yo entré en la necesidad de consultar si alguien podría darme una idea de qué regalarle para su día. Dentro de mi análisis profundo, de la búsqueda infinita del regalo más apropiado que pueda sorprenderlo, se me ocurrieron varias cosas y opté finalmente por las más útiles: calcetines y un pijama. A los hombres una puede regalarle este tipo de cosas sin que parezca una burla ni afectar su ego. No así resulta cuando se trata de una mujer. Si me regalaran calcetines, calzones (en lata) o un pijama para mi día o mi cumpleaños, miraría con ojos de extrañeza el presente, sin embargo, los hombres, habitualmente malos para ir de compras, quedan aperados de estos artículos que les serán útiles durante un buen tiempo y se sienten contentos porque por fin podrán dar de baja esos calcetines con papas.

Ya intenté durante varios años jugar a encontrar el regalo perfecto. Resultado, los calcetines y los pijamas siempre son los que mejor se ajustan a mi padre.

Para que tengan una idea de lo que le he regalado a lo largo de mi vida:

Lápices: terminan destruidos, sin el resorte interno. Por algún motivo, le gusta desarmarlos y termina perdiendo una pieza elemental.

Cargador de batería portátil para auto: no sabe cómo cargarlo ni tampoco cómo se usa.

Celular: no lo usa habitualmente, no se sabe el número de nadie, nunca lo carga, no sabe leer mensajes de texto, se le queda.

Corbatas. Pantuflas (pero de cuero). OK

Ropa: no le queda bueno o no le gusta el modelo moderno. Una vez le achunté con unas camisas.

Banderín del Everton: ahí está guardado adentro del closet.

Otros.

Si bien este día es uno de los tantos más inventados por el comercio, no está de más darle un regalito al papá para mostrarle cuánto lo queremos. Un almuerzo en familia probablemente para él sea el mejor regalo. Pero si aún no han decidido qué regalarle, háganme caso con los calcetines o los pijamas, siempre dan resultado.