sábado, agosto 26, 2006

El vientre femenino

El vientre femenino siempre ha sido considerado una zona tabú, principalmente por estar íntimamente relacionado con la región sexual ubicada justamente debajo de él.


La ropa que lo deja al descubierto atrae la mirada hacia abajo, a la región genital. Sin embargo, en el mundo occidental, la ropa de uso diario que había cubierto esta zona hasta hace poco más de una década ha revelado una nueva moda que lo deja al descubierto. Esto ha sacado al vientre femenino de su escondite y lo ha convertido en un nuevo foco de atención masculina.


La razón para elegir esta zona erógena es interesante y tiene que ver con un cambio fundamental en la ropa femenina de uso diario. En el mundo occidental se ha producido recientemente un cambio a gran escala de llevar falda a llevar pantalones por parte de las jóvenes adultas. Actualmente el 80% de las mujeres usa pantalones en la ciudad. El resultado de esto es que las piernas femeninas han perdido en gran medida su papel como área de carne expuesta , y en consecuencia resultó necesaria una zona nueva para sustituirlas.

Las prendas que dejan al descubierto hombros y escote ya se habían utilizado en el pasado. Se necesitaba algo novedoso y en alguna parte alguien tuvo la idea de llevar una prenda que fuera tan corta que no llegara a la parte de arriba del pantalón. De repente nació una nueva zona erógena y la moda se extendió rápidamente. Las piernas podían quedar completamente cubiertas y, en compensación, los ombligos femeninos eran pasaron a ser asequibles a la inspección masculina.

La teoría que explica un poco este tipo de cambios en la moda fue introducida por primera vez por analistas del vestuario alemanes en la década del 20. Explicaban que en la moda femenina hay una ley de Cambio de Zonas Erógenas. Esta ley afirma que las jóvenes siempre querrán mostrar una parte particular de sus cuerpos, pero que esta exhibición irá pasando de una zona del cuerpo a otra.
Cuando una parte se cubre, otra se hace visible. Hay dos razones para ello:
La primera es la novedad: cada nueva exhibición es excitante, porque no ha sido vista en un pasado reciente, la familiaridad todavía no ha creado desinterés.
La segunda es la moderación si se deja al descubierto más de alguna zona del cuerpo al mismo tiempo el efecto es demasiado vulgar.

La zona erógena que se muestra va cambiando junto con las modas.

La moda de la perforación del ombligo no está oculta. Se han hecho cada vez más populares y han pasado de la rareza a un símbolo de sensualidad. Es sorprendente que el ombligo es un lugar altamente vulnerable en caso de contacto físico, sobretodo de tipo sexual, la perforación del ombligo ha ido ganando popularidad a lo largo de este nuevo siglo.


Un poco de historia…

En la época victoriana resultaba ser de mala educación hablar del vientre y hubo que buscar una palabra sustituta, y qué mejor que llamarla estómago… al fin y al cabo el estómago se encuentra en la zona abdominal y bastante más arriba de la zona genital (que esos tiempos era innombrables).
Por ello en vez de hablar de dolor de vientre, se dice dolor de estómago aunque nos duela cualquier otro órgano ubicado e esa zona.
En 1986 se cambió la palabra estómago a “tripa”, pero a mi gusto es harto fea esa palabra. Por lo que he escuchado, los españoles la siguen usando.
Otra forma de hablar de vientre era referirse al útero como sinónimo de éste. De ahí que sale la estrategia llamada “alegación de vientre” que hacían uso las presas para ser indultadas en caso de estar embarazadas. Tanto así que algunas “se embarazaban” a propósito con tal de eludir la pena de muerte.

Después de estas malas definiciones, debe decirse que el vientre es médicamente conocido como abdomen y es la zona que contiene el estómago y los intestinos, y en las féminas, incluye el útero.


Un poco de anatomía…

Esta región del cuerpo presenta pocas marcas en su superficie, salvo en el caso de mujeres que hayan tenido hijos, donde las estrías vendrían siendo las marcas notorias. Aparte de la presencia del ombligo, hay una depresión en el centro del abdomen llamada línea alba. Ésta recorre desde el ombligo hasta la parte baja del pecho… es una clara hendidura en la carne señalando el lugar donde se unen los músculos de ambos lados. Un cuerpo pasado de peso, difícilmente podrá percibir dicha línea.

Las mujeres tienen más redondeada la parte inferior que el macho y además existe una mayor distancia entre el ombligo y los genitales.


El baile del vientre…

Por otro lado, existe desde siempre el cuestionamiento de dónde salió la famosa “danza del vientre”.
Hay 3 movimientos principales: los golpes, los giros y las ondas. Los golpes son sacudidas hacia delante de la pelvis; los giros son rotaciones de ésta y las ondas son ondulaciones musculares de la región abdominal que implican un experto control muscular… cosa
que jamás he logrado hacer por más intentos que haya hecho…

Se dice que este baile comenzó en el harén donde el señor era extremadamente gordo, y por ende falto de energía y bastante aburrido sexualmente… Una forma de estimularlo era mediante el baile erótico. Las jóvenes mujeres se sentaban sobre su cuerpo recostado, insertaban su pene en ellas y movían sus cuerpos de forma sinuosa para lograr que este hombre (cómodo por cierto) llegara al orgasmo. A este acto sexual se le ha llamado también “masturbación fértil”.
A este baile se le ha dado otra connotación que alude al nacimiento. Antiguamente la mujer paría en cuclillas y movía sus músculos abdominales para ayudarse en esto.

Sea como sea, en nuestra época, la danza del vientre no tiene más que una imagen folklórica y muchas mujeres occidentales están tomando clases para aprender las técnicas… no podemos negar que a los hombres les gusta cuando las mujeres saben mover sus caderas… basta ver a Shakira no más…

Para finalizar, el contacto con el vientre ajeno generalmente se da en situaciones de mucha confianza. No conozco a nadie que por muy cariñoso que sea, ande haciéndole cariño a otra persona en su guatita... El vientre de la mujer embarazada pasa a ser un símbolo de vulnerabilidad... Cuando alguien toca el vientre de alguien es porque hay algún motivo, nadie le toca el vientre a cualquier persona, salvo en el caso de un puñetazo.

La guata, vientre o abdomen en general tiene importancia a nivel de salud. Un cuerpo esbelto, un abdomen firme y ojalá tonificado son símbolo de belleza en nuestra sociedad occidental. Por ellos que las empresas farmacéuticas y cosmetológicas han lanzado el sacado una infinidad de productos para mantenernos siempre flacas y de guatita plana... Y a los hombres con sus calugas que son símbolo de virilidad...

Hay un mundo de historias en torno al vientre, sobretodo al vientre femenino. Más adelante les hablaré sólo del ombligo.


Fuente: Morris, Desmond; "La mujer desnuda"; Editorial Planeta S.A. 2005.