http://loreortiz.blogspot.com/">Loreando Ando (Un Espacio para mí)

El Blog de la Lore

 
Bienvenid@
2245553250_95678d3be7
Soy: Lore Ortiz
Vivo en: Concepción, Chile
Simplemente soy yo... Quiero vivir, dejar vivir y ser feliz...
Buscador
Google
Con Confianza



De todo un poco

Powered by Blogger

Mis visitas Free Web Site Counter


Castpost



Subscribe in NewsGator Online

Global Voices Online - The world is talking. Are you listening?

Personal Blog
Top Sites

Search 4 

Blogs

Technorati



Page copy protected against web site content 

infringement by Copyscape



Descargas
Marquero mode on
miércoles, noviembre 19, 2014
Hay marcas que uno sabe que son buenas porque tienen una trayectoria y la experiencia de otras personas dan fe de ello. Las típicas que se mencionan como Sony, Samsung, Toyota, Estée Lauder o Levis... esto va sin cobro por publicidad, por si aca.


Hay otras marcas que aunque no sean tan buenas salen en comerciales y la gente las consume por moda... ejemplo de ello eran las zapatillas Topper que se usaron en los años 90 y que tuvieron su símil Tigre (¿se acuerdan?) Aparte de las líneas que tenían en la parte de atrás, eran iguales. Pero las Topper eran, valga la redundancia, mucho más top... y más caras. Recuerdo cuando estaba en el colegio que existían pocas marcas de ropa y las más apetecidas eran Fiorucci, Il Giocco, Ellus y otras que ya ni me acuerdo. ¡Cuánto quise el bolso Il Giocco con olor!. Nunca me lo compraron, pero mi mamá me hizo uno igual y me sentí feliz. Era tan importante en esos años poder estar a la par con los demás compañeros del colegio, como para encajar en el grupo y no sentirse bicho raro.


Con el tiempo uno va cambiando, sobretodo cuando la plata es de una. A estas alturas me dejaron de importar las marcas, a menos que sepa que en realidad son muy pencas. He comprado ropa varias veces en el Lider (las cuicas le dicen Laider para que no suene tan a roteque), el Tottus, Jumbo y cuanto supermercado que tenga ropa y si bien algunos chalecos se han puesto motudos, me da lo mismo, porque los uso igual si son lindos. Probablemente donde haya que poner más ojo es en los electrodomésticos porque uno quiere que duren harto tiempo, Es impensado que una tele, radio o refrigerador sea un producto desechable. He probado la marca Valory y debo decir que es muy mala, muy plástica, muy rasca, muy desechable y muy "nolavuelvoacomprarnuncamás".

Es curioso como las marcas le hacen sentir con estatus a la gente. Es tan simple como dar una vuelta al Mall del Trébol y está clarito. El sector "Aires" es para un segmento o marquero o con mayor poder adquisitivo o con alto poder de endeudamiento. Todo lo demás es para el resto de la gente. Incluso la música de fondo es diferente. Pareciera que incluso la calidad del aire es mejor. 

Las marcas particulares que elijo en realidad tienen que ver más que nada con los diseños que con las marcas en sí. Cuando busco algo lo hago pensando en el precio y no solo en que una marca sea muy top o voy a poder lucirla. Ni ahí con eso. Por eso, me cuesta entender que exista un sector de la población que valore tanto andar con zapatillas de marca. Adidas y Nike en este mismo Mall pasan llenas de gallos que uno sabe que no pueden pagar, que incluso son capaces de robar por tener algo de la tienda. La tienda Nike que estaba en San Martín fue asaltada muchas veces y no creo que fuera precisamente por plata. 


Donde he puesto importancia en la elección de marcas es en los productos cosméticos. Después de probar muchas marcas de shampoos, entendí que los que venden en las peluquerías son mucho mejores y dejan el pelo más lindo. En eso sí invierto. Lo mismo que con las cremas. Marcas como Garnier o Nivea me producen alergia en la cara, aunque en el cuerpo funcionan bien. La edad pasa y el cutis reciente los productos. Aquí no puedo evitar mirar las marcas, pero tiene que ver con salud. Incluso con los medicamentos soy pesota. Trato dentro de lo posible de evitar las marcas y elijo los genéricos o bioequivalentes que son más baratos. Obvio. 

Si bien lo clásico es decir que lo barato cuesta caro, en general para productos grandes es posible que así sea, pero no siempre se da esa premisa. Para qué voy a comprar una hidrolavadora que 3 HP, si la necesito para lavar el auto. Me compro la más barata no más dentro de alguna marca conocida. Para qué quiero vestirme de Gucci si me muevo entre mi casa, el colegio y un trabajo que no me exige elegancia extrema. 

Lo importante, a fin de cuentas, es que uno se sienta cómodo con lo que tiene, sea de la mejor calidad o no tanto. El que puede pagar por algo que lo haga, pero el que no puede que no se endeude por obtener objetos solo por tratar de encajar en un modelo. Pague por libros, pague por zapatos buenos, cómprese un colchón de buena calidad, use productos que no le hagan daño y por sobre todo, no se deje llevar por los modelos impuestos por los medios. Los que ganan por comprar las marcas son las dueñas de ellas... no Usted. Y sobre todo: COTICE.



posted by Lore Ortiz @ 11:33   0 comments
Cueca
martes, septiembre 16, 2014
En las fiestas, muchos se jactan de saber bailar reggeaton con un buen perreo, cumbia, samba e incluso salsa para poder seducir al compañero de baile, sin embargo si preguntas quién baila cueca, son repocos los que levantan la mano o se atreven a reconocerlo. Qué ridículo. 

Es fácil bailar cueca. Un par de pasos y una coreografía que se repite una y otra vez. Solo hay que saber llevar el ritmo y entender cuándo hay que dar la vueeeelta. Un buen coqueteo por parte de la gallinita y un buen galanteo por parte del gallo. La gallina no olvide tomar su falda (aunque ande con pantalón) y lo que no debe faltar es un pañuelo, de preferencia blanco.



Un 8 
Media luna
Vueeelta
Escobillado
Vueeelta
Zapateo
Vuelta

Fin






Hoy un grupo de diputados presentaron un proyecto de ley que plantea como un obligación saber bailar cueca antes de salir de cuarto medio. No se podrá salir de enseñanza media sin haber dado un examen de cueca. Si bien es importante saber bailarla, el requisito para egresar me parece un tanto exagerado. Lo importante es que en el plan de educación física o o incluso de educación cívica, exista un espacio para enseñar a los niños y jóvenes a bailar cueca, para que más personas puedan participar de las fondas con nuestro baile nacional.


posted by Lore Ortiz @ 20:39   0 comments
Bingo!
miércoles, septiembre 10, 2014
Al menos una vez al año voy a un Bingo. Siempre son a beneficio de alguien o alguna institución. A excepción, obviamente, del que se juega en el Casino que es a beneficio solo de la pérdida de plata. 

Las reglas son siempre las mismas: Cada juego tiene 2 etapas. Primero el binguito y luego del bingo. El binguito puede ser una fila, una columna o cualquier figura que pueda lograrse con alguna parte de la figura mayor del bingo... ya, todos saben cómo se juega, para qué les voy a explicar más... 


¿Qué debe hacer la gente cuando completa un juego? SE DEBE GRITAR ¡¡¡BINGO!!!

Suena obvio, pero no señora, no señor!! La gente grita "Ehhh", "Aquí", "Wuuuu", "Bravo" o no grita nada y aparece como fantasma en el escenario. Las reglas deberían ser claras desde un comienzo. El que no grita "¡Bingo!" y el que no llega dentro de los primeros 30 segundos, tampoco debería tener derecho al desempate.

Confieso que, por lo general, los intermedios musicales nunca me han gustado, a excepción de uno que otro donde los artistas salvan. Pero bueno, son parte del programa. 

Y la comida. Empanadas de queso, sopaipillas, completos, torta, té, café o bebidas. Siempre se acaban las empanadas!!! y más encima hay que esperar como una hora para que llegue nuestro pedido ... Hay que llegar con paciencia desde antes. Las tortas que sobran se rematan al final del evento, así es que ten claro que comprarás la torta más cara de tu vida solo por ayudar al beneficio.

Lo más entretenido de los Bingos son las pruebas para ganarse algún pequeño premio: Quién tiene una aguja? Quién está de cumpleaños? Quién anda con un dólar o billete extranjero? Patente de auto terminada en 2? Alguna señora que ande con colaless rojo? Hay que andar cargado de cositas que no sirven para poder optar a ganar alguna cosa que sea.

Me gustan los Bingos. Nunca he ganado nada. En el último que fui gané el binguito junto a otros más y tuve que desempatar. Adivinen. Perdí.








posted by Lore Ortiz @ 21:09   0 comments
Donaciones involuntarias
lunes, septiembre 01, 2014
¿Desea donar $3 pesos a la Fundación XXXX? ¿Desea donar $7 pesos?
¿Desea no donar? Sorry, debe donar igual porque no tengo monedas de $1.
¿No quiere donar? Pucha que es cagao.
¿No dona? Ahnoquéatró. Qué le cuesta... anda peleando por un peso.

Un peso no es nada... cuando solo es un peso. Pero cada vez que debo pagar algo me roban 1,2,3,4,5,6,7 y hasta 9 pesos, porque quienes cobran no tienen disponibles las monedas de $1 e incluso no usan las de $5. 


Cuando voy a un supermercado (cualquiera), la mayoría de las góndolas indican precios con números con dígitos terminados en unidades que no son 5 ni 10, por lo que al sumarlos, no es posible llegar a un número terminado en cero... Y la cajera automáticamente pregunta si deseo donar ese excedente en unidades que según ellos SOBRA de mi vuelto. Muchas personas responden que "sí" casi como por costumbre... es tan parecido a la respuesta "bien" después del "cómo estai?" Y aparezco yo con mi respuesta "no" y se revuelve el mundo. No tienen monedas de $1 para darme el vuelto. La solución es dar la moneda siguiente de $5. Pero no todos tienen esas monedas... y ya deberían darme $10. Yo feliz. Pero a las cajeras les genera una destrucción de la rutina. Una revolución de neuronas espantosa. Se gritan de una caja a otra: "¿Quién tiene monedas de $1?" En su interior deben pensar "Esta galla complica' que se caga entera por un miserable peso". La fila se demora y yo sigo esperando que me den mi vuelto. No estoy pidiendo nada extraño. Solo estoy esperando que se cumpla mi derecho de no ser robada de forma voluntaria. Y los demás clientes con cara de culo... "qué le cuesta donar el peso... weona apreta'". Lo peor de todo es que muchas veces dan por hecho que no importa dar esos pesos guachos, porque son pocos y no te los dan. A mí me importa. 

Me cuesta dar ese peso. Porque cada vez que voy a comprar me piden ese peso. Pago el parquímetro y me roban pesos, voy al supermercado y quieren que done ese peso además del empaque de las bolsas, además del fresco de raja que cree que mover las manos en un estacionamiento es un trabajo, después me asalta el tipo que limpia vidrios y más encima un tipo en una esquina me pide plata solo por ser. Prefiero que una persona me vendan pañuelos desechables, parches curitas o agujas al doble del precio normal, pero que se vea que hay un esfuerzo de por medio.

NO QUIERO DONAR MI VUELTO. No quiero ayudar a las grandes empresas a deducir sus impuestos.

Si quiero donar, lo hago directamente. Basta de robarme mis pesos.



posted by Lore Ortiz @ 21:52   0 comments
¿Por qué estudié esto?
viernes, abril 11, 2014
Nuestra generación es esa a la que se le inculcó desde el nacimiento que había que estudiar una carrera universitaria top. Eran bien valoradas en los ochentas y noventas las carreras de ingeniería, medicina, leyes y arquitectura. 

Si eras bueno para las manualidades y el dibujo: Arquitecto
Si te gustaban las matemáticas: Ingeniero
Si eras seco en ciencias sociales: Abogado
Si te iba bien en biología: Médico

Si estudiabas cualquier otra carrera era porque "no te alcanzó el puntaje para algo mejor" y probablemente "morirías de hambre".


El tiempo no le dio la razón a todos esos encasillados, considerando 2 factores importantes. Las universidades privadas y los institutos técnicos sobrepoblaron de profesionales el mercado y por otro lado, todas esas carreras que antes eran solo oficio han tomado importancia en nuestro día a día como el arte culinario, el diseño de espacios habitables y de objetos decorativos, centros de estética y medicinas alternativas, entre otros que nos han vuelto más livianos a la hora de escoger el futuro ya que se ha ido potenciando un mundo diferente al que acostumbrábamos a ver cuando éramos niños.

Y es así como con el tiempo me he ido dando cuenta de algunos dotes que poseo y que no había explotado como son las manualidades. Qué ganas tengo de estudiar decoración interiorista o hacer un curso de corte y confección de ropa o de bricolaje y hacer muebles a mi pinta. Pienso que escogí mal mi carrera, pero también lo aprendido me ha servido para pdoer desenvolverme en algunos temas que quizás no sabría sino fuera ingeniero. Las herramientas adquiridas no fueron en vano, pero debo decir que no me interesa seguir dedicándome a la ingeniería por toda mi vida.

Mirar el futuro con otros ojos, es una buena clave para saber lo que uno quiere lograr.



posted by Lore Ortiz @ 10:55   0 comments
No estacionar ni detenerse
lunes, marzo 03, 2014
Vivo en un pasaje a un costado de un colegio. Mi hija no estudia ahí, por lo tanto no tengo ninguna relación con él. Pero me afecta directamente tanto a la hora de entrada como de salida porque los apoderados ocupan dicho pasaje que está clara y expresamente avisado que NO SE PUEDE DETENER NI DEJAR PASAJEROS, lo hacen igual, se estacionan en la rotonda, sobre los pasos de cebra, ocupan los accesos de las viviendas, entre un sin número de infracciones que ellos creen que por tratarse de “solo un ratito” no molestan a nadie. Hoy no pude salir a tiempo de mi casa porque la vía estaba obstaculizada.

Lo mismo ocurre fuera del colegio de mi hija, que es aún peor porque hay parquímetros y como los apoderados no están dispuestos a pagar dejan sus autos contra la acera del frente y no permiten la circulación expedita en una calle céntrica lo que provoca un caos entre peatones y vehículos.

Hace un tiempo estuve haciendo de forma particular un estudio de impacto sobre el transporte urbano para un colegio en otra comuna y resulta que las exigencias de estacionamientos son estrictas. Esto me hace pensar que probablemente estos dos establecimientos no presentaron dicho estudio estas edificaciones porque el impacto en la vía pública son tremendos.

Viví también muchos años en un pasaje donde existe una clínica y nos pasaba lo mismo. Las personas estacionan en cualquier parte intentando evitar el cobro de estacionamiento y nos afectaban directamente en los accesos a nuestras casas. Un trayecto que no duraba más de un minuto a veces se transformaba en 15. Entonces cuando llega un “mal estacionado” a decir que solo fue un ratito, uno se enoja, porque si sumamos todos los ratitos de todas las personas, la suma nos lleva a un número significativo de ratitos que me hicieron perder otros… y después más encima te tildan de estresada.

Me queda una sensación de malestar, ya que cuando la gente se acostumbra a ciertas actitudes es difícil hacerlas cambiar. ¿Qué hacemos entonces? ¿Poner carabineros afuera de todos los colegios? ¿Educar para que exista respeto por el otro? Para mí a es un cuento de nunca acabar, de oportunismo y falta de empatía del resto.


Hoy me siento como la vecina mala onda, soy como la Bruja del 71.
posted by Lore Ortiz @ 11:01   0 comments
Blogs
martes, noviembre 19, 2013
Este blog lo escribo desde el año 2005 y si bien pasó por una etapa de gloria, ahora no lo escribo ni reviso tan seguido, sin embargo jamás lo he abandonado.

Por curiosidad revisé al azar algunos de los enlaces que tengo en la columna derecha de este blog y me di cuenta que ninguno de los bloggeros con los que compartía anécdotas y comentarios siguen siendo parte de la blogósfera (insisio que los revisé al azar). Algunos cerraron sus blogs y otros lo dejaron de escribir desde hace tiempo.

Entiendo que teniendo Facebook y Twitter hayan cambiado las formas de comunicar las emociones y opiniones, sin embargo, creo interesante analizar cuál fue el efecto que tuvieron los blogs en esos años maravillosos (2006-2007-2008) donde muchos de nosotros logramos conocer una parte de otro por medio de estas líneas. No creo que hayamos dejado de comunicar, es la forma. La gracia del blog es que uno puede extenderse cuánto le dé la gana y quien quiera darse el tiempo - o la lata - de leer, lo hará. En las redes sociales te pueden bloquear, ignorar e incluso ocultar. La lectura de un blog es absolutamente voluntaria, ni siquiera pasa por cumplir.

Recuerdo con mucho cariño esos tiempos de bloggera obsesiva. Me decían que era un ícono blogger de Concepción, lo que no me dejó indiferente, porque las temáticas que yo trataba en este espacio eran casi puras críticas a temas que estaban ocurriendo y reconozco que era bastante más agresiva que ahora... y esa forma de hablar no era tan común. Es distinto ahora. En Twitter leo una barbaridad de insultos y opiniones agresivas sin fundamentos que muchas veces dejan harto que desear. Por lo menos en estos espacios uno debe a sus lectores un poquito más de "explayamiento" en las ideas que plantea.

Me da gusto leerme (revisar los antiguos escritos) porque lo hago con cierta nostalgia. noto un cambio importante en mi forma de ver las cosas, la vida e incluso en la forma de opinar... madurez dicen que se llama eso jeje.

Para terminar solo diré que no dejemos de manifestar nuestras opiniones, sea de la forma que sea. Aprovechemos que tenemos espacios de expresión libre, que tenemos derecho a decir lo que pensamos sin miedo. Y por otro lado, sería lindo saber cómo están mis ex-colegas bloggeros.


Foto de esos tiempos... juajuajua, cuando me presentaron como candidata a Miss Blogger. Qué chistoso!
posted by Lore Ortiz @ 08:23   1 comments
Mi propia compostera
lunes, agosto 26, 2013
Hace tiempo que tenía ganas de crear compost en casa en base a los desechos orgánicos de la cocina. Además de disminuir la cantidad de basura generada, puedo satisfacer las necesidades de tierra vegetal para las plantas de mi casa.

Hace muchos años en casa de mamá se dejaban las cáscaras de frutas y verduras, además de las de huevo, detrás de un quincho de ladrillo. El patio se remodeló y la compostera de ese entonces desapareció.

Mi madre volvió a hacer su compostera en casa e incluso tiene lombrices que se comen en desecho orgánico. Las lombrices comunes lo único que hacen es airear la tierra, pero no ayuda mucho en la descomposición de los vegetales... están pendientes para dejar lista mi compostera casera.

Así fue cómo creé un espacio en mi patio para la compostera


1° Elegí una esquina para que quedara protegida y no moleste al tránsito. Además de esto, permito que tenga alternancias de sol y sombra.



2° Tuve que desmalezar un poco. Me encontré con una tiera naranja que desconozco de dónde proviene. Hice 4 hoyos e introduje unos palos de 2x2" que me sobraron de una obra de construcción. Idealmente, la madera debería estar impregnada en algún producto que no se pudra. En este caso, la usé tal cual, así es que ya tengo claro que en un año más debo cambiar los palos si es que están muy podridos. Mojé el terreno y apisoné los maderos para asegurarme que quedaran firmes.

     


3° Tenía en la bodega un pedazo de malla plástica verde. La altura creo que es de unos 50 cm, suficiente para empezar. Corté el trozo que me servía para rodear el sector de mi compostera, de este modo queda protegida de gatos intrusos y mantendrá confinada la tierra.


4° Una vez terminada la estructura... ¡¡vaya qué gran obra!! le agregué una bolsa de compost preparado, revolví un poco. Una bolsa de 8 lts vale aproximadamente $1.300, aunque recomiendo unos 24 lts por lo menos. Con una bolsa no me alcanzó y tuve que comprar más. 


5° La inauguré con unas cáscaras de huevo, tomate y pepino del almuerzo del día domingo.

Espero que resulte bien este nuevo intento para aportar un poquito con el medio ambiente.

En resumen ocupé: 
- 1 palo seco de 2x2" de 3.2 m 
- Malla plástica (puede ser metálica de agujero pequeño también)
- Clavos para afirmar la malla (pueden ser grapas)
- Compost preparado, 3 bolsas de 8 lts.
- Muchas ganas :D






posted by Lore Ortiz @ 17:44   0 comments
La mujer, el trabajo y el hogar
jueves, agosto 22, 2013
De acuerdo a Wikipedia, la doble presencia es un concepto utilizado en sociología del trabajo y en los estudios de género para definir el doble papel que desempeña la mujer como dueña de casa y como trabajadora asalariada. De esta forma, la figura de una mujer que además de preocuparse por rendir bien en su trabajo, debe mantener en orden las tareas del hogar y satisfacer las demandas de sus hijos y su pareja. Se pone énfasis en que la doble presencia afecta principalmente a las mujeres por sobre los hombres, debido a que estos últimos de acuerdo a las estadísticas no ha tomado un rol a la par con la mujer con las labores domésticas, salvo casos excepcionales.



Cuando las labores domésticas quedan relegadas a una persona que trabaje en el hogar (nana u otra) y reemplace a la mujer en las labores domésticas, la carga de la doble presencia se ve disminuida, puesto que se aminora. Se ha destacado que la presión mental por la doble presencia en las mujeres difiere según el estrato socioeconómico al que pertenezca y también la influencia en el estado de salud en las mujeres ocupadas es peor cuanto mayor es el número de personas en su hogar.

De este tipo de exigencias, se habla poco en las empresas. Por lo menos yo no he escuchado nunca este concepto en las empresas donde he trabajado y tampoco sobre los beneficios que debieran recaer sobre las mujeres que tenemos hijos pequeños que requieren atención cuando se enferman o cuando tienen actos en el colegio, por poner ejemplos simples, pero que pueden llegar a ser muy importantes cuando suceden. Son cada vez menos las ocasiones que tenemos como mujeres trabajadoras de estar con nuestros hijos y dedicarles todo el tiempo que se merecen y por lo mismo, el hecho de no estar en casa y tener que de una u otra forma que manejar los asuntos desde “afuera” generan una mochila de quehaceres que no se notan a simple vista, pero que existen. Salir del trabajo para ir a comprar al supermercado, a una librería a buscar algo para la tarea del colegio, ir a la farmacia por algún remedio… Por lo menos a mí no me da el tiempo para ir al gimnasio (como tanto quisiera) ni para sacar a pasear perros.

Este concepto de doble presencia lo siento cada vez que se me juntan varias cosas personales con las profesionales y siento que lamentablemente no hay mucho que hacer para poder revertir la situación. Muchas mujeres trabajadoras debemos rendir el 100% en el trabajo y tener la menor cantidad de problemas ajenos a la empresa posibles… esto es para poder mantenernos en nuestros cargos y no peligrar el trabajo.

Estudios demuestran que la doble presencia se puede transformar también en una doble ausencia, lo que produciría la sensación de no tener suficiente atención a ninguno de los dos ámbitos, ni laboral ni familiar, lo que podría provocar frustración o estrés.

Es importante tener gente en la que apoyarse para poder tener menos carga y esta doble presencia no se haga tan intolerable. La pareja en este sentido debiera cumplir un rol fundamental. Si bien los hombres chilenos están cada vez más abiertos a cooperar en las labores del hogar, aún estamos a una distancia importante de que los roles impuestos socialmente queden en un paralelo.

posted by Lore Ortiz @ 09:31   0 comments
Viviendo con mascotas
martes, agosto 13, 2013
Llevo 2 años y medio viviendo en mi casa propia. Soñé durante mucho tiempo tener esa anhelada independencia, porque muchos años tuve que vivir bajo el alero de mis padres junto a mi hija. Recuerdo esos años de espera en los que tenía una angustia tremenda, ya que lo que más quería era tener mis propios horarios, vivir a mi ritmo, con mis propias reglas… y un perro que me moviera la cola al llegar a casa. Y así fue.

La casa ubicada en condominio no tenía el patio deseado, solo arena suelta rodeada de panderetas. Cada propietario debía en este caso hacerse cargo de su patio trasero, cercarlo para dividirlo del antejardín y obviamente adornarlo a la pinta de cada uno. Les cuento esto, para que entiendan lo que va a suceder en el resto de la historia.




Por una ganga compré 1.000 adocretos de hormigón que me permitieron “forrar” gran parte del patio de arena. Con esto, tomó aires de terraza y ya podía instalar la mesa y las sillas que me regaló mi madre para una Navidad. Después instalé una bodega en una esquina con unos pastelones. Faltaba solo el pasto para terminar la decoración.

Al poco tiempo de vivir en la casa nueva, tuve la gran idea de adoptar una perrita que sería esa ansiada mascota que moviera la cola y que nos acompañaría para el resto de su vida. Una cachorrita tímida y asustadiza con muchas ganas de cariño. Se lo dimos, sin embargo, al parecer no fue suficiente. Como cada uno tenía sus prioridades y no mucho tiempo para dedicarle, provocó en ella la necesidad imperante de llamar la atención o de matar el tiempo en asuntos que quizás le parecían entretenidos. Hoyos por doquier. 

La lista de elementos destruidos probablemente no contenga todo lo que realmente fue: plato de agua y plato de comida (plásticos), salida de goma de la puerta de la cocina, juguetes, cama de espuma, diarios, cartones, basurero, ropa interior, toallas, colgador de ropa, escoba, pala, puerta de madera, repisa para mis plantas, pelotas reventadas y hechas añicos, sillas de terraza, pedales de la bicicleta de mi hija, maceteros incluidas las plantas… Se nos ocurrió una mejor idea al año siguiente. Adoptar otra perrita. Con esto supusimos que la perrita estaría acompañada y podría gastar su energía con ella. ERROR n° 1. La pequeña cachorra aprendió todas las malas costumbres y juntas además de convertirse en verdaderas pirañas, se arrancaban hacia el condominio por debajo de la pandereta, cuyos forados casi hacen que uno de los pilares que la afirma se viniera abajo. Para evitar la seguidilla de perforaciones en el patio, fuimos nuevamente inteligentes y compramos pasto en palmetas, pensando que no harían hoyos en el pasto. ERROR n° 2. Se lo comieron (SE COMIERON 20 m2 DE PASTO) y siguieron excavando y arrancándose. Intentamos sacarlas a pasear con correa, como lo hacen todos los perros civilizados. Ellas no. Al suelo y no avanzaban. Junto con todo esto, llegaban los reclamos de los vecinos, pues se metían a sus patios, hacían caca, robaban lo que encontraran incluidas las bajadas de ducha, peluches, chopinos, bolsas de basura, entre otras cosas que a modo de regalo las dejaban en mi antejardín, que por supuesto las delataban.

Aguanté 1 año y medio este calvario. Muchos podrán decirme que a los 2 años se les pasa. Otros me dirán que los perritos son los mejores amigos del hombre. Todavía me sensibilizo cuando veo perros callejeros, enfermos y con hambre. Pero considero que sacrificar mi felicidad, mis proyectos por un animal no es justo. Tuve las mejores intenciones de criar a estas dos perritas, las esterilicé, les di siempre alimento de buena calidad, sin embargo, no respondieron jamás a lo que pensé que podría ser vivir con ellas. Lamentablemente, el poco tiempo en casa y las miles de funciones que debo cumplir, no hicieron compatibles esta vida en conjunto.

Tenía muchas expectativas al irme a vivir a mi casa y esta situación me estaba llevando al colapso emocional. Nadie quería salir al patio porque era un desastre. Todo repartido en todos lados. Nadie podía dejar nada afuera por miedo a que fuera devorado.

Por ello es que regalé a las perritas y agradezco a quienes las adoptaron. Mi patio era muy pequeño para sus necesidades, ahora andan en el campo revoloteando. 

Después de esta pésima experiencia, no quiero saber más de mascotas destructivas. Lo único bueno, es que siempre fueron mansitas, nunca las vi peleando ni gruñendo a las personas. Tuve perros cuando era niña, pero nunca vi tal grado de destrucción como el que generaron estas dos. 

posted by Lore Ortiz @ 11:32   3 comments
Se me escapó de los dedos
Guardado y Archivado
Para visitar
Otros
Powered by

Free Blogger Templates

© 2005 Loreando Ando (Un Espacio para mí) Template by Isnaini Dot Com