domingo, marzo 05, 2006

El efecto mall

Cuando abrió EL Mall de Concepción, hace unos 15 años aproximadamente (sí, sólo tenemos un gran mall), causó tal revuelo que el día de la inauguración la gente caminaba como si hubiese estado en una disco… y como toda provinciana huasa también fui con unas amigas… me encontré con la mitad de Concepción ese día… recuerdo que era abril.


La novedad! Las escaleras mecánicas… yo ya las conocía porque había estado varias veces en Santiago… y me creía súper bacán porque dominaba cómo subir y bajar de ellas… mucha gente sin experiencia se demoraba un montón en subir, y cuando llegaba a destino pegaban unos saltos que a estas alturas, cualquiera encontraría divertido… Mi abuela es una de ellas. Se aterroriza con sólo pensar en subir a una escalera mecánica… LA vez que la hicimos subir, me dejó la mano como si hubiera estado pariendo, me la dejó morada… nunca más.

Actualmente, para cualquier habitante de este país, no es una novedad que haya un Mall cerca de su casa, o por último en una ciudad cercana, para los que viven en pueblos aledaños a las ciudades.


El Mall ofrece tanto y en un mismo lugar. Uno sabe exactamente dónde están las tiendas, si se pierde tiene dónde preguntar, hay baños limpios incluyendo donde mudar a la guagua, corre menos peligro de ser asaltado y si ocurre puede quejarse todo lo que quiera, si se cansa podrá encontrar unos modernos sillones de cuerina… siempre hay promociones, nos regalan cupones por compras superiores a la modesta suma de $20.000 (o sea, hay que gastar harta plata para tener posibilidades de ganar algún premio).

Paseos típicos:

Día de la Madre: los papás sacan a pasear a sus señoras con los niños, para que ella no cocine ese día. Los restoranes son los que más ganan ese día… es increíble cómo se llenan. Nosotros optamos por salir a cenar la noche previa este día.

Día del Padre: imagino que el número de visitas es inferior, porque la señora le regala un estupendo almuerzo a su marido y los niños…

Día del niño: regalan globos, dulces. Los días previos esta lleno de ofertas de juguetes. Más encima los comerciales están enfocados directamente a un público infantil, tipo mensaje subliminal, que hace que los chicos sientan que serán infelices sin dicho artefacto para jugar…

Un mes antes de Navidad las ofertas llueven… todas las vitrinas están empapeladas de precios, promociones… lleve dos y pague uno… por la compra de la cartera le regalamos los zapatos… perfume+crema… pantalón y polera… etc… y lo más bonito… Comience a pagar en julio…

Y ni hablar de febrero. Un mes antes de que terminen las vacaciones, los pobres chicocos tienen que sufrir viendo en todas las grandes tiendas ofertas de vestuario y artículos escolares… debe ser bastante traumático… por un lado los padres quedan listos con eso antes de salir de vacaciones, pero para los niños debe ser espantosa esa invasión tanto televisiva como en las tiendas… sobretodo en el Mall… porque hay carteles en todos lados, de los que cuelgan del techo, esos tubos con maniquíes adentro vestidos de escolares… Yo disfruto febrero porque vienen las liquidaciones y aprovecho de comprar la ropita que estaba muy cara en diciembre, ahora mitad de precio…

El Mall siempre saca de apuros. Paseo a la abuelita que viene de Cachiyuyo: el mall. Después de la playa en vacaciones (tal como dijo Coco Legrand), el mall es el mejor lugar para ir a tomarse una café… habiendo tanto lugar afuera del mall donde comprar, tomar café, comer chatarra, comprar ropa…

Me llama la atención que TODO se ha trasladado al Mall… clínicas, consultas médicas, tiendas para comprar menaje, ollas, clavos, cucharas, manteles, ropa, ópticas, farmacias, gimnasio, panadería, autos, cine, helados, supermercados… TODO ESTÁ EN EL MALL o muy cerca de él… y lamentablemente veo que por más que el Centro de la ciudad mejore ya sea en infraestructura o seguridad, la gente prefiere sin duda el Centro Comercial… porque es más cómodo… y además le da otro estatus… suena de todas formas más lindo decir “FUI AL MALL” que decir fui al Centro.

Por otro lado, estos Malls funcionan todo el día y todos los días… los trabajadores tienen horarios muy extensos… por lo menos ya se legisló el que no se trabaje el día del trabajo… porque resultaba abusivo que nadie más trabajara ese día, salvo los empleados de los Malls… pero ése es tema para otro post-

Da para tanto el tema Mall… el efecto mall en cada uno de nosotros… Se llega a pecar de ignorante si uno viaja a alguna ciudad y no conoce el famoso mall… es como perderse un atractivo turístico… yo no lo creo así, pero hay gente que sí lo cree…