domingo, marzo 05, 2006

El efecto mall

Cuando abrió EL Mall de Concepción, hace unos 15 años aproximadamente (sí, sólo tenemos un gran mall), causó tal revuelo que el día de la inauguración la gente caminaba como si hubiese estado en una disco… y como toda provinciana huasa también fui con unas amigas… me encontré con la mitad de Concepción ese día… recuerdo que era abril.


La novedad! Las escaleras mecánicas… yo ya las conocía porque había estado varias veces en Santiago… y me creía súper bacán porque dominaba cómo subir y bajar de ellas… mucha gente sin experiencia se demoraba un montón en subir, y cuando llegaba a destino pegaban unos saltos que a estas alturas, cualquiera encontraría divertido… Mi abuela es una de ellas. Se aterroriza con sólo pensar en subir a una escalera mecánica… LA vez que la hicimos subir, me dejó la mano como si hubiera estado pariendo, me la dejó morada… nunca más.

Actualmente, para cualquier habitante de este país, no es una novedad que haya un Mall cerca de su casa, o por último en una ciudad cercana, para los que viven en pueblos aledaños a las ciudades.


El Mall ofrece tanto y en un mismo lugar. Uno sabe exactamente dónde están las tiendas, si se pierde tiene dónde preguntar, hay baños limpios incluyendo donde mudar a la guagua, corre menos peligro de ser asaltado y si ocurre puede quejarse todo lo que quiera, si se cansa podrá encontrar unos modernos sillones de cuerina… siempre hay promociones, nos regalan cupones por compras superiores a la modesta suma de $20.000 (o sea, hay que gastar harta plata para tener posibilidades de ganar algún premio).

Paseos típicos:

Día de la Madre: los papás sacan a pasear a sus señoras con los niños, para que ella no cocine ese día. Los restoranes son los que más ganan ese día… es increíble cómo se llenan. Nosotros optamos por salir a cenar la noche previa este día.

Día del Padre: imagino que el número de visitas es inferior, porque la señora le regala un estupendo almuerzo a su marido y los niños…

Día del niño: regalan globos, dulces. Los días previos esta lleno de ofertas de juguetes. Más encima los comerciales están enfocados directamente a un público infantil, tipo mensaje subliminal, que hace que los chicos sientan que serán infelices sin dicho artefacto para jugar…

Un mes antes de Navidad las ofertas llueven… todas las vitrinas están empapeladas de precios, promociones… lleve dos y pague uno… por la compra de la cartera le regalamos los zapatos… perfume+crema… pantalón y polera… etc… y lo más bonito… Comience a pagar en julio…

Y ni hablar de febrero. Un mes antes de que terminen las vacaciones, los pobres chicocos tienen que sufrir viendo en todas las grandes tiendas ofertas de vestuario y artículos escolares… debe ser bastante traumático… por un lado los padres quedan listos con eso antes de salir de vacaciones, pero para los niños debe ser espantosa esa invasión tanto televisiva como en las tiendas… sobretodo en el Mall… porque hay carteles en todos lados, de los que cuelgan del techo, esos tubos con maniquíes adentro vestidos de escolares… Yo disfruto febrero porque vienen las liquidaciones y aprovecho de comprar la ropita que estaba muy cara en diciembre, ahora mitad de precio…

El Mall siempre saca de apuros. Paseo a la abuelita que viene de Cachiyuyo: el mall. Después de la playa en vacaciones (tal como dijo Coco Legrand), el mall es el mejor lugar para ir a tomarse una café… habiendo tanto lugar afuera del mall donde comprar, tomar café, comer chatarra, comprar ropa…

Me llama la atención que TODO se ha trasladado al Mall… clínicas, consultas médicas, tiendas para comprar menaje, ollas, clavos, cucharas, manteles, ropa, ópticas, farmacias, gimnasio, panadería, autos, cine, helados, supermercados… TODO ESTÁ EN EL MALL o muy cerca de él… y lamentablemente veo que por más que el Centro de la ciudad mejore ya sea en infraestructura o seguridad, la gente prefiere sin duda el Centro Comercial… porque es más cómodo… y además le da otro estatus… suena de todas formas más lindo decir “FUI AL MALL” que decir fui al Centro.

Por otro lado, estos Malls funcionan todo el día y todos los días… los trabajadores tienen horarios muy extensos… por lo menos ya se legisló el que no se trabaje el día del trabajo… porque resultaba abusivo que nadie más trabajara ese día, salvo los empleados de los Malls… pero ése es tema para otro post-

Da para tanto el tema Mall… el efecto mall en cada uno de nosotros… Se llega a pecar de ignorante si uno viaja a alguna ciudad y no conoce el famoso mall… es como perderse un atractivo turístico… yo no lo creo así, pero hay gente que sí lo cree…

27 comentarios:

  1. Me faltó hablar de las ventas nocturnas... son un "alivio" para las personas que trabjan durante todo el día jejeje

    Ya po, comenten :)
    Saludines totales
    Lore

    ResponderEliminar
  2. ahhhhh!!.....
    la veldá es que odio los mentados lugares, son apestosos, "fome las condes" como le dice un amigo....
    me cargan, me enojo a los 20 minutos de pasear acompañando a cualquier mujer mientras ve ropa o cuanta bendita oferta se les ocurra poner (el enojo es incluso para alguna mujer que sea de mi interes sentimental)... me carga dar vueltas en esos lugares sin un objetivo fijo (llamese ir a comprar algo que necesito y desaparecer en los próximos 30 segundos).... en fin... mi visión de los mall, jajajajaja.......
    me cargan!!!!!

    Saludos!!:D
    JCM

    ResponderEliminar
  3. Según Garfield (y yo suscribo a su pensamiento), "un Mall es un conjunto de tiendas a las que jamás iríamos a menos que estén todas juntas, para que nos convenga".

    La otra es la filosofía del Mall: está diseñado para aislarte completamente del exterior (no sabes si llueve, si hace frío o calor, etc.) de manera que te quedes la mayor cantidad de tiempo posible adentro. Es un poco perverso, pero los Malls no tienen muchas ventanas. Sí claraboyas. Fíjense.

    Patético. Yo voy sólo si es necesario.

    ResponderEliminar
  4. casi nunca voy al mall porque me queda lejos. El centro me gusta. Tiene la gracia de que el paseo peatonal es un tunel de gente, tons si quieres mirar actitudes, mutarle historias a la gente o simplemente vagar te paras ahi y ya


    saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola, me apesta ir al mall, considerando que voy a conce unas 2 veces al mes y me significa viajar 1 hora pa cada lado (Arauco-Conce), estos viajes generalmente incluyen la pasada mensual por el Lider, así que con esposa e hija chica es casi un parto.. además el paseo incluye cajita feliz, helados y por supuesto laaaargos paseos por las vitrinas del mall.
    Pero en fin... a veces salva, cuando buscas algo no estás en un local pero puede estar en otro además a veces hay buenas ofertas y lo mejor es que he ido solo con mi hija y hay baños pa los niños con mudador y todo donde pueden entrar acompañados de los padres, el problema es cuando vas solo con tu hija y te dan ganas de ir al baño... obligado a tomar el auto y rajar a arauco para parar en escuadron a la orilla del camino. ;)
    Respecto a lo de las escaleras mecánicas, cuando vivía en Curicó, inauguraron el "nuevo" Terminal del Buses mas o menos en el año 95 y los huasos hacían fila para subir por la primera escalera mecánica de la región, despues bajaban por una escalera convencional para hacer otra vez la fila.... Despues como el 99 o 2000 llegó falabella con 3 pisos y los mismos huasos hacían fila para llegar al 3º piso y despues bajar al 1º por un buen rato... así en todas partes se cuecen habas.... Y me acuerdo cuando chico ibamos con amigos al unico edificio con asensor y nos paseabamos hasta el que conseje nos pegaba la PLR.
    Saludos
    Alejandro

    ResponderEliminar
  6. el mall es un mal......si bien hay de todo en un mesmo lugar.....se atesta de gente........es el camino al consumismo....onda para q vas al mall si no vas a comprar...o sea si vas al final siempre te compras algo....

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Yo, pa variar, en desacuerdo.
    Me gustan los malls, me gusta vitrinear, comprar, no tengo ningún atado en acompañar de shopping a alguien, esperar que se pruebe todo lo que quiera, meterme al probador y robarle un par de besos entre risas ahogadas y la vendedora que no cacha ná.

    Ya te cuento una historia, un día de estos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Lore, hoy llegue atroz de enferma de mi 1º dia de clases en el colegio.
    Tu post esta super entretenido, pero me siento tan mal que cuando me recupere te escribo, ademas pensare en lo que te dejare aca porque ahora hasta mis neuronas se sienten enfermitas, cariños

    ResponderEliminar
  9. Me gustan los mall, vivo relativamente cerca de uno. Me gusta eso de tener todo en un mismo lugar.

    ResponderEliminar
  10. Me faltó aclarar que a mí sí me gusta ir al mall :P De paseo, vitrinear, comer helados o pasar una tarde romántica jeje...
    Lo prefiero mil veces antes de ir al centro... pero tengo claro que para algunas cosas es mucho más conveniente ir al centro...
    Según diría un muy querido mío, capitalismo puro, pero igual te quiero :P

    Saludos, gracias por los comentarios, como siempre...
    Siempre son retribuídos en sus blogs :)

    Un beso, chau
    Lore

    ResponderEliminar
  11. yo en conce nunca hiba al mall pq vivia en el centro!!

    pero acá es como tipico los fines de semana el paseo al mall

    bueno trabaje en el mall asike mas lo odiaba y pa ke te cuento por donde se pasaron las 45 horas a la semana

    aca voy al parque arauco uuuuuuuuuuuuufffff ke minas ctm!!!!

    kedamos locos el otro dia con unos amigos

    claro ke si atinabamos nos llevan presos

    nos leemos

    ResponderEliminar
  12. Como toda compradora compulsiva que se precie, no le hago el quite al centro, ni a Patronato, ni a Estación Central ni a los mentados malls.

    Claro que mi vivienda periférica en Stgo me impedía gozar muy seguido de las bondades deb estos centros comerciales, pero gracias a los señores del grupo Plaza... tengo uno al lado de mi casa!! Y al final uno se hace "mall dependiente". Si necesita algo para la casa... va al Lider del mall. Si falta algo de librería, el bazar de la esquina? Nooo... la librería del mall. Si ando ociosa, voy a pasear en bici? Nooo...voy a gastar suelas al mall. Si no quiero cocinar, llamo una pizza? Nooo... voy con mis ticket restaurant al mall.

    Así uno se malacostumbra... pero pucha que sacan de apuros!

    Un abrazo!

    Carola

    ResponderEliminar
  13. El absorbente mall. La cagó. Toda una ciudad comprimida en unos cuantos metros cuadrados (aunque cada vez se acercan a kilómetros)que te acerca al mundo globalizado y que te aisla de la idealizada identidad en equilibrio con el entorno y la naturaleza. Creo que se pierde un poco eso; creo que aún yendo al centro se puede respirar aire "propio". Pero el mall tiene su parte hipnótica, y no hay que negarlo. Una pulcritud y lujo exacerbados; gente "linda", pasarelas por todos lados, tiendas sofisticadas, restaurantes con estilo...
    Tienta, pero el sentir que no encajo es mucho más fuerte de lo que creo...
    Tal vez un par de veces está bien; y aunque a mi viejo le encante ir (sí, mi viejo) igual rezongaré si es que vamos muy seguido. Inevitable.
    Y bueno, también...es que el vitrineo me APESTA. Jajajaja

    Buen post para el debate...jejeje

    Nos leemos, un beso

    Daniel.

    ResponderEliminar
  14. Hola Amiga: estoy de vuelta... terminé mis vacaciones y ayer volví a trabajar.
    Respecto del Mall, te faltó mencionar que hasta algunos servicios públicos, como FONASA y el Registro Civil también se han trasladado al mall.
    Sí, confiezo que me gusta el mall porque hago todos mis trámites juntos, pero ni pensar en ir el fin de semana porque esta llenisimo y me apesta andar apretujada con el resto, por otro lado soy lo más mala que hay para "vitrinear", me aburre así que hago cortitas mis compras; eso sí, confieso que me gusta la comida rápida, pero de vez en cuando, la comida china no la como ahi porque un dia me hizo mal, para eso estan los restaurantes especializados.
    Por suerte no me considero adicta al mall, pero de que es cómodo y más seguro, lo es.

    Saludines!

    ResponderEliminar
  15. ahh... no se. Simplemente, los odio. e alma, con garra, por mi haría un show de Linda Blair sobre los malls. Sinceramente, pienso que son una lacra. Dominan los precios, la gente que trabaja ahí son sobreexplotados, y todos los malls incitan a comer comida rápida.

    Aparte, me da la sensación que la gente se porta como los "lemmings" al seguir señaléticas de oferta, y escuchar música ad hoc para consumir.

    No se, muy kafkiano para mi.

    En fin, un beso chica.

    Peligro (vía subterfugios virtuales)

    ResponderEliminar
  16. mmm.... podrás comprender que en copiapó no hay mucho lugar de lujo o cosas por el estilo (el único mall es el "plaza real", así se llama).

    Me falta poco para ir a Antofa a seguir estudEando, ahí sí que hay cosas lindas para recorrer....

    Chau chau....

    ResponderEliminar
  17. Lore.

    Me encantan las visitas al mall o plaza comercial como aqui les decimos, sobre todo en las ventas nocturnas además de la comodidad de encontrar todo en un solo lugar.

    Aqui se había vuleto la ciudad de los malls mas sin embargo por l misma proliferacion se vieron en la necesidad de cerrar alguno que otro.

    Muchas gracias por tus palabras en mi blog y un deleite poder leerte.

    Un beso

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. por comodidad y variedad, a comprar de todas maneras, .. a pasear nunca .. .. creo, y pienso no estar equivocado, en que en la ciudad que sea (incluyo concepción porsupuesto).. siempre hay opciones más atractivas que un mall para ir de paseo .. y no es necesario excusarse en el mal o buen clima, es cosa de tener ganas e informarse .. es más, el no tener ganas de ir a un mall es suficiente.

    sl2

    pd: creo que las escaleras mecánicas del mall no fueron las primeras en la -provincia-. :P

    ResponderEliminar
  19. bueno.. hace poco fuimos con mi polo a conce... a conocer.
    Lo visitamos y recorrimos e incluso fuimos a talcahuano a
    ver al huascar.
    pero sabes...? snif! no fuimos a recorrer "EL" mall (como dices),
    solamente pasamos por fuera... Grrr! (parecia cabro chico!... queria ir)
    y efectivamente quede como con la sensacion de no haber conocido
    la cuidad completamente...

    saludos

    ResponderEliminar
  20. El Mall ha venido a reemplazar a la Plaza Pública, a la plaza del pueblo, ahora toda la gente va al mall, al mal, aunque no compre nada, aunque sólo eleven su hiel y bilis consumista, aunque sólo se mortifique al ver lo que quizás nunca podrán tener. El Mall es el nuevo templo, donde los consumidores van a dejar alabanzas al Dios Mercado.
    Saludos Lore, the blacl is for you...

    ResponderEliminar
  21. Encuentro que son si se quiere entretenidos, que hay de todo, y hasta para todos los gustos. pero me carga que siempre este tan lleno de gente, y eso me hace sentir como un pez en un cardumen. O sea, un número, un dato, un decimal de porcentaje. Saludos

    ResponderEliminar
  22. La lata de los mall es que nos hacen perder de vista nuestra identidad.
    Somos uniformados en torno al consumismo malévolo de los retails de nuestro país.
    Pensemos que de las miles de personas que van un fin de semana a darse una vuelta al mall, cuantas realmente comprarán algo. O pensemos en cuanta gente se endeuda por años sólo por no dejar de tener lo que "te dicen que tienes que tener". Estos lugares merman nuestra capacidad de pensar.
    Para los que están en Santiago les recomiendo los fines de semana darse una vuelta por el centro de Santiago, la feria que se realiza en el PAseo Estado es increible.

    Eso....saludos prima.........

    ResponderEliminar
  23. Prima FELIZ DIA DE LA MUJER........
    espero que este sistema las trate cada vez mejor...........

    ResponderEliminar
  24. saludos cariñosos..te deje un homenaje en el blog, aunque me resista a la idea de "un día"

    un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Hola Lore!

    Hace tanto que no voy a mi terruño... snif...

    Aca hay "moles" pa todos los gustos, y si es de vitrinear en el sentido que da Pegaso... jeje, te recomiendo visitar el MallSport @_@ ;)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  26. ..::. ||-¯._|| /-|| |\/|| .::..3/13/2006 12:50 a.m.

    uffff, me trae malos recuerdos el famoso "mol".
    esas invitaciones a comer de mi papa, en ese patio de ruido con olor a fritura, con esa comida que no puedo dejar de pensar que es plastico con saborizantes y colorantes...
    una de las peores experiencias ha sido ir pal dia del niño: el(los) hijo(s) lleno de cajitas felices, bebidas, juguetes chinos de la ultima pelicula de disney, el clasico globo gigante que costo mas de un llanto y unas cuantas lucas y que en una semana ya no existira. el papa con la cara de un metro, pero en el fondo orgulloso de llevar a su familia a pasear en tal magno dia y la mama, entre neurotica porque no la dejan vitrinear y urgida porque su(s) hijo(s) quiere(n) "algo mas"... que bonito XD

    bueno, no todo es malo... los malls son uno de los pocos lugares de mi querido pais donde el estacionamiento aun es gratis.

    salu2!

    ResponderEliminar
  27. hola
    q bueno el tama del mall, es super interesante analizarlo justamente por la razon q tu das: todo esta en el mall. Gracias a esta alianza muy beneficiosa entre las grandes tiendas y marcas que reunen en un edificio comercio de todo tipo para provocar justamente que todos vayan al mall aunque sea a comprar un chocolate, sabiendo que terminaran consumiendo mucho mas que eso, tenemos un centro deshabitado la mayoria del tiempo y una ciudad con poca identidad, pese al hermoso entorno natural que la rodea. Es así como la enorme mayoria de la gente prefiere ir a encerrarse al palacio del consumismo y a marearse con la propaganda publicitaria que apoyar al comercio local y habitar los pocos pero valiosos espacios publicos q tenemos en conce.

    ResponderEliminar