jueves, julio 27, 2006

Madre televisiva


Por más que miro a mi madre, a las mamás de mis amig@s y a mí misma, no logro identificar a nadie con las madres que aparecen en la tele...

Esas madres televisivas que andan impecables, hacen aseo sin delantal, tienen tiempo para lavar ollas y sartenes asquerosas de grasa, limpian pisos con productos mágicos que hablan y las esponjas se deslizan solas por los platos…

Esas madres alimentan a sus hijos con productos que vienen en frascos, porque así pueden disfrutar más de ellos ya sea jugando, pintando o recortando figuritas… Como si eso fuera lo más saludable para un niño que está en plena etapa de crecimiento.

Algunas de esas mujeres son bastante tontas porque al sacudir los muebles se pegan en la frente y andan con un parche curita. Para rematar su estupidez, se sacan fotos y más encima las enmarcan.

La madre de TV lleva al niño al baño y le limpia el popó con papel higiénico con ¡ositos! ¿A quién le importa que el papel de baño tenga diseño? ¿Es que acaso alguien usa el papel como peluche?

Lo otro que me llama la atención es que a pesar de que la casa siempre reluciente el niño exige que se eche desodorante ambiental, porque la casa está hedionda.
Y más encima andan unas bacterias y hongos que conversan en las esquinas…

La madre gatea con su hijo en la espalda y obviamente ésta le duele… no importa porque con un medicamento, el dolor desaparece y puede seguir jugando a pasearse como caballo ¡por horas!

La mamá que además es regia porque come productos light y convence a toda la familia que coman productos dietéticos… Margarina para estar bien con la vida, aceite libre de colesterol… (aunque desde un punto de vista de salud no es malo)… En medio del campo comemos pan con margarina…
Más encima la edad no se nota porque las cremas antiarrugas son maravillosas… Y los champús que contienen AntiZinc, Agente Activo Pro-V, Glicenol y cuanta palabra extraña existe para
hacernos creer que basta con un lavado para que el pelo no esté frizzado y parezca recién salido de peluquería con sólo pasarse una mano por encima.

Lavar ropa es maravilloso, porque basta un poco de ese polvo y las manchas salen sin necesidad de refregar. (todavía no lo ha logrado ningún producto... aunque sí puedo hacerle barra al producto quitamanchas de la botella fucsia)

La mamá televisiva cocina una pasta que es de ella… En el supermercado la mamá lo pasa chancho con sus hijos, pide que le rebajen los precios y con una sonrisa logra todo.

Existe, además, la mamá trabaja todo el día, es una profesional exitosa, y toma vitaminas para verse y sentirse bien. Y se levanta temprano para ir a dejar a los hijos al colegio… Ojo que este tipo de comerciales son los menos…

Finalmente, son tantas cosas que hace la madre de TV por su hogar, que la locura se apodera de ella y termina conversando con sus paños de sacudir y con sus productos de limpieza…

Me horroriza pensar que mi vida como madre puede llegar así…

Los comerciales sin duda logran vender estos productos… y por lo menos se agradece la intención de los publicistas de hacernos ver la vida con esa simpleza que sólo la televisión es capaz de entregarnos… pero quisiera exigir un poco de respeto por nuestra calidad de seres humanos inteligentes y que habemos mujeres que no estamos siempre metidas en la casa haciendo aseo, ni vamos al gimnasio, ni creemos que un producto nos va a cambiar la vida y hacernos más felices…

Sí, soy tonta grave, feminista y no me importa! Jaja.

Desvarié un poco con el tema, di vueltas en espiral y no sé qué concluir… Ojalá les haya gustado y haya valido la pena la visita, aunque le falte sal a esta ensalada… Por lo menos si se fijaron, la casa huele “a limpio”, el piso brilla, así es que si no se sacudió los pies antes de entrar ruego a Usted recoger la piedrecita que dejó en medio de mi living sin alfombra y recoja la miga de pan que se cayó sobre mi mesa sin mantel porque ya limpié todo y están prontos a llegar los que vienen a filmar…