domingo, julio 30, 2006

El trabajo más antiguo



La prostitución se define como la venta de servicios sexuales de cualquier tipo. No me gusta para nada la idea de andar vendiendo sexo, y menos utilizar el sexo como un “objeto” de canje para obtener algún beneficio a cambio.
Me dirán que es el trabajo más antiguo del mundo, y sí, ya lo sé, ya me lo han dicho más de una vez… pero no por ello debo aceptarlo como algo natural.
Un mal necesario, dicen otros… ¿¿necesario para los solteros
, los casados, los viudos?? ¿Necesario para quién? Porque para mí no lo es.

Soy súper extremista con el tema. He discutido el tema con amigos y compañeros, y no hay forma de que yo me convenza de que es algo normal, un trabajo como cualquiera, porque definitivamente no es un trabajo como cualquier otro. Es un trabajo de dinero fácil, un trabajo donde la dignidad de la persona que ofrece sus servicios (mujer, travesti o gigoló) se ve absolutamente afectada, donde la seguridad y la salud de esta persona están siempre en riesgo… Exponerse al frío de la noche y a las burlas de los conductores y amigotes. No poder mantener una vida de familia común y corriente…
No creo que sea un trabajo normal… Porque si así fuera, entonces para qué estudiar tantos años si es más fácil ganar plata vendiendo el cuerpo!!! Nononó, me opongo rotundamente. No me van a convencer nunca de ello.

Y más enferma de cartucha me pongo cuando se habla de mujeres…
Una mujer que vende sexo en la calle o en un burdel después
de cierta edad ya no será apetecida. ¿Qué hace esa mujer después? ¿Es posible que un hombre “de bien” quiera formar una familia con una mujer que ha trabajado durante años vendiendo su cuerpo y acostándose con decenas de hombres por semana? ¿Qué pasa con los hijos de estas mujeres?

La plata llama, y lamentablemente muchas mujeres prefieren ganarla de esa forma… Claramente, viendo el cuento desde un punto de vista económico y con calculadora en mano, sale mucho más a cuenta vender el trasero que hacer una pega decente.
Pero hay un tema de visión de vida, de respeto por la integridad del ser humano, y de formación que no me permite entender la prostitución como un trabajo…

Ver chicas jóvenes, recién empezando a vivir vendiendo su cuerpo, lo encuentro aberrante. Mujeres viejas que motivan a las lolitas a ofrecer su cuerpo por buena plata, porque los viejos prefieren a las jovencitas… ¿Qué onda?
Si un hombre está solo y no tiene a nadie que le satisfaga su necesidad fisiológica, sólo por intuición, debo suponer que pagará por ello… MIENTRAS HAYA DEMANDA, SIEMPRE HABRÁ OFERTA…

Una geisha, en Japón, es una dama de compañía (que puede o no ofrecer servicios sexuales) que se considera como mujer elegante y culta… como su formación es diferente, una esposa acepta que su marido se acueste con la geisha, e incluso es considerado como un honor… o sea, que tu marido se acueste con una geisha es una honor… (¿¿??) A fin de cuentas, por muy culta que sea la mujer, de todas maneras es prostituta si acepta dinero (o cualquier otra cosa) a cambio de sexo y por ende, me carga. En gran parte del mundo, la prostitución es legal, salvo en países musulmanes y algunos estados de USA. Fuckin' demanda.

Si me pongo más extremista, también me cargan los café con piernas, café con potos y pechugas… Aunque me digan que las chicas no se dejan tocar un pelo, tampoco entiendo cuál es la idea de tomar café mirando potos… Insisto… MIENTRAS HAYA DEMANDA, SIEMPRE HABRÁ OFERTA.

Se estaba gestionando la posibilidad de crear el Barrio Rojo en Concepción… por más que yo me oponga, en realidad, ya existe, sin nombre pero ya todos saben que en un sector de calle Bulnes se encuentra gran parte de la maraquería penquista… Así es que, en realidad, no cambia mucho el panorama si se instala o no dicho barrio…

Y para terminar el tema freak… Me cargan las locas… sí, las locas que no son mujeres y que aparentan serlo pero de manera grotesca y ridícula… Digo “me cargan” de forma despectiva, porque siento que ridiculizan en cierto modo al género femenino sobretodo porque su actuar deja mucho de parecerse al comportamiento de mis congéneres.
Me molesta de sobremanera la vulgaridad con que se afronta esa homosexualidad… ese “Loco Afán” (como escribió Pedro Lemebel) de querer verse y ser mujer sin tener los caracteres secundarios que los identifiquen como tal… Ese griterío y esa cursilería para conversar… pero ése es otro cuento. Pero hay que ser tolerante, dicen por ahí, y trato de serlo... A veces resulta, otras no.

MIENTRAS HAYA DEMANDA, SEGUIRÁ HABIENDO OFERTA… lamentablemente…

Ojo! No quise tocar el tema de la prostitución infantil porque es un tema espantoso... y tiene otro matiz bastante más doloroso y escalofriante...

Resp.

Quiero dejar en claro que desde que publiqué este post sabía que habría todo tipo de reacciones, lo que me parece muy bueno para generar debate.
Mi opinión jamás va a ser la verdad absoluta y sé que hay un montón de temas asociados a este tema que desconozco... mi verdad es sólo mi visión sentada frente a mi pc y por supuesto frente a una vida cómoda sin muchos sacrificios de por medio...
Si me quieren medir, que me midan, no sería primera vez que lo hagan, por eso no me asusta. No siempre podemos obtener lo que queremos, y no siempre puedo simpatizarle a todos por igual. Y por ende, no puedo exigir que todos estén de acuerdo conmigo en lo que escribo.
Claro que lo traté de formar simplona, ya lo sabía, es más, conversando con amigos, hasta yo misma les advertía que era super simple y tratado a la ligera... pero qué más puedo decir si no he tenido nunca contacto con alguien que me cuente su historia al respecto, y tampoco me dediqué a leer para averiguar más del tema.
Es una simple opinión, en un espacio de lectura limitada, y por la que se generó una discusión que me gustó... No he dado cátedra... sólo opiné... y si quiero opinar lo hago, siempre tratando de medir las palabras cuando no manejo los temas en plenitud, porque tampoco hice uso de adjetivos descalificativos y en ningún momento lo hice de forma de ofensiva.

Ahora... eso de vender el alma... no creo en las almas, creo en la dignidad, en la superación intelectual, en las capacidades razonantes...

Gracias por los comentarios.
Lore