miércoles, julio 19, 2006

Soy un producto light

Desde los 15 años aproximadamente, empecé a leer revistas para cuidar el cuerpo, donde salían ejercicios específicos para mantener firme el abdomen, recetas para cuidar el cutis, el pelo, las manos, las uñas, la piel, y las dietas INFALIBLES. Por todo ellos, probé el yoghurt de frutilla , la palta y el huevo en la cabeza, máscaras faciales de azúcar con avena y miel, remojé mis manos en shampoo, me eché vinagre en el pelo para que se viera más brillante, decoloré mis vellos con blondor, tomé sol cubierta de té y Coca-Cola, bebí jugo de piña y tés diuréticos, envolví mi abdomen en plástico de envolver comida, usé la faja reductora durante las noches... qué cosas no hice!!!

Durante la década de los 90 empezó el divino culto al cuerpo, de forma excesiva. Ya se hablaba años atrás de anfetaminas, pero el mantener el cuerpo delgado y firme lo comenzó (dentro de lo que yo recuerdo) Catherine Fullop, la famosa actriz venezolana que de repente apareció más regia que nunca, promocionando videos para hacer ejercicios. También tuvimos nuestra embajadora Josefa Isense haciendo algo muy similar en nuestro país.


En esos años había empezado la revista Miss 17… y por supuesto las candidatas eran preciosas, otras no tanto, pero que igual era más bellas que yo… y yo me miraba al espejo y entre mi pelo chuzo y mis patas de cañuela, no encontraba a una Miss ni por si acaso.
Lamentablemente, cuando se es adolescente, las niñas queremos ser lindas y que nos vean… había que tener una etiqueta, la marca de la ropa en esos años era relevante, si tu bolso era Il Giocco (que tenía ese olor característico) eras súper top… Yo sufrí bastante con eso, porque todo era demasiado caro para el presupuesto familiar, y había que encajar dentro de ciertos parámetros del colegio particular, porque sino, no eras top…
Años después me aburrí de tratar de ser… y simplemente fui… Ya he dicho antes que me parecía a Daria, y me gusta mucho la idea de acordarme de mí de esa forma.


DIETAS

Compré un libro que se llama: “La dieta milagrosa de los 4 días”. Intenté el primer día comiendo lo “casi nada” que decía la famosa receta y no aguanté!!!! Después de un almuerzo ínfimo, en la tarde me zampé un chocolate y un pan con queso jajaja. No resultó y nunca más la quise hacer.
Hubo un año completo en que fui vegetariana, por la tonta idea de que la carne engordaba… No ingerí ningún producto que tuviera la palabra animal en su etiqueta… nada de huevos, queso, jamón, leche, carnes de cualquier animal prohibidas. Mi dieta se basaba en legumbres, muchas verduras cocidas y crudas, y pan integral. Tanta fue mi fuerza de voluntad que tampoco comía chocolate… Qué tiempos aquéllos. El gran problema fue que no bajé de peso… y tampoco subí, y por ende mi estúpida teoría de la carne que engorda quedó eliminada.


GIMNASIO

El año 95 pagué un gimnasio al que fui casi durante dos meses. Como me caracterizo por ser poco constante en algunas cosas, dejé de ir… por vacaciones, falta de ganas, etc.
El año pasado volví a ir, durante el mes de febrero todos los días. Mi cuerpo tiene una facilidad increíble de tonificar los músculos de forma rápida, porque no tengo mucha grasa. Estoy más bien suelta, pero con una semana de ejercicio se me arregla… mi peso siempre oscila entre 52 y 55 kilos… y con mi 1.63 m estoy bien dentro del peso.

Me encantan las pesas, soy maniática… pero me frena el hecho de que no quiero parecerme a Popeye después de comer espinacas… según el entrenador jamás voy a tener ese cuerpo porque las mujeres no tenemos tanta fibra muscular, pero yo me miraba al espejo y se notaba que los brazos estaban empezando a crecer… qué susto!!!! Supongo que volveré en estos días de vacaciones…


PRODUCTOS LIGHT

Las mujeres tenemos un sentido del gusto y del olfato diferente al de los hombres, o quizás somos bastante más masoquistas, porque somos capaces de ingerir alimentos con sabores extraños, amargos, o insípidos para mantener la línea (o la curva, pero con menor radio de curvatura).
El mercado ofrece una enorme cantidad de productos Light y/o Diet que nosotras ciegamente creemos que son de consumo ilimitado, sólo porque dicen Light. Resulta que algunos de estos productos libres de azúcar podría llegar a tener más grasa que un producto no-light.
Yo he caído redonda ante todos los productos que me han ofrecido por la tele a través de los comerciales. Quería a toda costa tomar Adelgazul té, pero costaba carísimo, así que con mi madre descubrimos que existe una alternativa que se llama agua de Marrubio y que tiene el mismo efecto y vale cinco veces menos. Todos los yogures Light los he probado (me quedo con los Nestlé normales). Sí consumo margarina Light y leche descremada… me gusta el quesillo, como galletas integrales, pan integral con fibra, tomo Coca Light… he tomado cuanta agua para quemar grasas he conocido, a veces tienen sabor amargo con olor a cochayuyo, pero no importa… es por mi bien :)
Años atrás era obsesiva porque contaba las calorías que ingería por día, los minutos que había caminado…

Ya no estoy para andarme controlando tanto día a día. No tengo tiempo y en realidad no lo necesito aún. Mis niveles de colesterol y tiroxina están el descueve, así que puedo chanchear de vez en cuando y mi cuerpo a nivel celular no lo resiente tanto, y como mi metabolismo es relativamente rápido, no me pasa la cuenta de las papas fritas que comí al almuerzo, aunque no niego que sicológicamente cada vez que como más de la cuenta me siento gorda. (mina po wn)

En todo caso, me gusta cuidarme, y espero que en 20 años más no se me caiga el poto.

¿¿¿Seré la única obsesiva???