lunes, agosto 14, 2006

No se pierda la oferta

Las grandes casas comerciales se han convertido en la solución a los problemas de la gran mayoría de las personas de nuestro país. Digo esto porque con todas las grandes ofertas que entregan a los consumidores no hay quien no aproveche.

Mis referencias son mis vivencias… y algunas situaciones que he podido observar cuando he ido de compras…

La casa, el auto y algún viaje se pagaba antiguamente a crédito. El que no tenía dinero suficiente para comprar y lo hacía a crédito no lo andaba gritando a vox populi. Había una imagen que cuidar, un status que mantener… esta es mi realidad de niña estudiando en colegio particular. Mi padre nunca ha comprado a crédito porque no le gusta vivir de lo que no tiene. He heredado esa misma postura, y creo que es mentalmente más fácil vivir así: teniendo lo que se puede pagar y no aspirando a tener lo que no alcanza.

Estas ofertas de créditos de consumo son súper tentadoras… Oía un comercial en la radio hace unos días que trataba de un monólogo de un hombre que con un préstamo de no sé cuántos millones de pesos había podido “mejorar” su calidad de vida. La señora había podido ir al oftalmólogo, había podido pagar unas cuotas del auto, el dividendo, la colegiatura de los hijos, y ahora andaba feliz de la vida… ¿Pero esos gastos no se supone que hay que hacerlos mes a mes? O sea, para tapar un hoyo momentáneamente porque la persona vaya a recibir una plata con la cual cubrir el préstamo de forma oportuna, el préstamo se justifica… pero para pagar cuotas de mensualidades que son intransables no veo la gracia del cuento.

Es el típico ejemplo de comprar en el supermercado los enseres a crédito. Si mes a mes vas a estar agregando una cuota más a tu tarjeta de crédito en consumo de comida, ¿¿¿dónde termina entonces ese gasto??? He hecho el cálculo: si pago la compra de enero en 10 cuotas, la de febrero en 10 cuotas, la de marzo en 10 cuotas…. En febrero pago la de enero, en marzo pago la de febrero y la de enero, o sea, en diciembre de ese año estaré pagando 10 cuotas juntas!!! ¿Cuál es la gracia, me pregunto yo? Esperamos que las personas que he visto pagando en cuotas lo hagan en una sola cuota precio contado… porque sino el dolor de cabeza se los encargo.

Si analizamos los tremendos ofertones de las casas comerciales… COMPRE HOY Y EMPIECE A PAGAR EN 6 MESES… Qué engaño!!
La lata es que mucha gente cae en esa red de cuentas y cuotas y deudas y
todos los meses se ve obligada a tener que destinar parte de su sueldo en esas cuentas que lleva el cartero a la casa… Las cuotas de Navidad se empiezan a pagar en marzo del año siguiente… pero resulta que en marzo hay que pagar colegiaturas y comprar uniformes: no importa, eso lo empieza a pagar en junio… y luego viene el día de la Madre, del Padre y del Niño y déle con endeudarse total paga en mil cuotas y “no le duele tanto”. Ahí es donde queda la escoba! Porque debe haber mucha gente que a estas alturas está pagando todavía el celular que le robaron, la tele que compró para el Mundial de Francia 98, la bicicleta que se echó a perder y suma y sigue…

Tuve que vivir en una burbuja donde todos mis compañeros parecían de plata… basta ver ahora, con frialdad que muchos de sus padres eran aparentadores… basta darse cuenta de lo que algunos tuvieron que vivir para entender que no era tan real su forma de gastar plata…

Lamentablemente, la gente de menos recursos tiene que luchar con las apariencias que la televisión y los medios ofrecen como formas de vida reales… NO TE PUEDES PERDER ESTA OFERTA.

Veía una familia cómo pedía avance en efectivo de $30.000 para poder pasear en el Mall y comprarse helado y papas fritas y toda la chaya que nos ofrece el centro comercial… También influye el aspecto psicológico de cómo le dices a un niño que no hay para comprar un helado… yo soy de la idea de cuando no hay, NO HAY, pero entiendo de que cuando ese “No hay” es repetitivo, es posible que un niño llegue a sufrir, lo entiendo.

Lo más paradójico es que aún cuando los medios sí me alcanzan para comprarme un celular de lujo, no me interesa porque la finalidad que busco en ese aparato es hacer y recibir llamadas telefónicas… Ayer buscábamos un televisor… venía de regalo con un DVD. ¡Flor! dije yo, pero si no me lo hubieran regalado, no hubiese tenido ni ganas de comprarlo por separado.

Hay tantas ofertas que Usted no se puede perder, que producen que las personas se sientan casi obligadas a comprar todo lo que le ofrecen…
No entiendo bien si es por un asunto de formar parte de_ o de querer ser como los medios nos indican, o de que nuestra idiosincrasia nos obliga a mostrar una imagen hacia fuera… realmente no entiendo bien, pero me encantaría entender qué hace que las personas gasten MUCHO MÁS de lo que son capaces de generar en un es como sueldo…


¿¿qué hace que las personas privilegien más tener la tele grande, el equipo de música con millones de Watts de potencia, el celular con luces y cámara de foto, la polera original del equipo favorito, en vez de anteponer la educación de los hijos, la casa propia, la salud de su familia???


Una de las respuestas que encuentro es la necesidad de ser parte de una sociedad consumista. En sus mentes, parece que los instantes de felicidad momentánea se dan cuando adquieren COSAS MATERIALES caras. ¿El ser parte de_ es tan importante? Parece que sí...


Uno de los tantos motivos porque estoy en desacuerdo con las cuentas bancarias que ofrecen los bancos para jóvenes estudiantes… llenos de regalos, con una línea de crédito de $300.000 habilitados desde el primer momento en que abres la cuenta… toda una maravilla. ¿Qué pasa cuando el joven iluso se gasta esas 300 lucas? Hay que pagarlas, y ahí empiezan los problemas… porque un joven estudiante difícilmente gana 300 mil en un mes, ni en dos meses. DICOM pasa a ser su mejor aliado, y para encontrar trabajo una vez egresado, las empresas no buscan gente con los papeles manchados, menos en aspectos económicos… Obviamente, una persona consciente del valor del dinero, podrá tener su cuenta sin problemas y no hará uso de la línea de crédito de forma ilimitada...

He tenido suerte de vivir en una familia que sabe administrar el dinero. No puedo decir que mi vida siempre ha sido de clase acomodada porque no lo ha sido. Mis padres son profesores universitarios y por eso me enorgullece su esfuerzo y su trabajo. Tengo el ejemplo del ahorro, de saber vivir con lo justo, pero sin pasar hambre, ni frío. Si no había para la Barbie top, no había, si no había para los pantalones Ellus, no había… con el tiempo aprendí que eso no era relevante. En cambio, sí puedo decir que mi gira de estudios mi papá la pagó con dólares que juntó para eso (al igual que las giras de mis hermanas) y que no estuvo endeudado ni un solo mes para darme ese gusto.

No me gustan las deudas, ojalá que cuando gane mi plata sepa administrarla bien. Aunque el estudio de música en mi casa va fijo jaja.