sábado, agosto 05, 2006

Almorzando conmigo - Cenando conmigo - Quiero verme grande

Hoy les ofrezco un menú variado, casi puras ensaladas y mezclas de algunas sobras que encontré en el refrigerador…

ENTRADA:

Anoche salí…

Mi casa fue sede hasta la 1:00 am y nos fuimos a bailar a la disco del avión ensartado en el techo…

Para variar no me dejaban entrar, porque tengo cara de cabra chica… Es bastante incómodo que me pidan carnet cada vez que quiero entrar a un lugar para “mayores de edad”, porque me produce una sensación bipolar. Por un lado es rico que me vea mucho más joven de lo que soy, incluso pasa como un cumplido, pero por otro, es molesto porque el primer trato es como las pelotas… como que fuera del inframundo, una humanoide en proceso evolutivo.

PLATO DE FONDO:

Como nunca había ido a este sitio tan particular me puse a observar como buena espectadora que soy de los eventos diferentes…
Harta cuiquería, harto reggeton, harto tipo jugoso, hartas mujeres rucias y rubias, hartas caras lindas, harto griterío, harto trago a luca, pero en general poca gente. La pista de baile no era muy grande tampoco…

Y ahí estaba yo bailando reggeaton, con mi cara de cabra chica y moviendo el trasero como si me hubieran estado filmando para “Wild On”… porque ya lo he dicho antes, es mi placer culpable.

Pensaba en eso de verme más joven.

Siendo madre es penca que me vean mucho más joven de lo que soy porque a veces he tenido tratos no acordes con mi edad y con mi “intelectualidad”. Una vez, por ejemplo, fui a buscar una foto que le habían tomado a la Fran… el tipo me dijo: “tan jovencita y con hija”… a lo que le respondí de forma amarga: “tan jovencita no soy, tengo 24 (en este tiempo)”… se desfiguró y me dijo: “disculpe” ajajaj.
Lo mismo cuando voy a buscar o a hacerme exámenes médicos, me tutean. Siempre me tutean, en todos lados. Piensan que la Francisca es mi hermana cuando la llevo a cumpleaños. Los “adultos” no me conversan mucho en ese tipo de eventos porque me ven más inmadura… ¡¡¡qué se han creído!!! Y además, hay hartas mujeres casadas a los 26 años con más de un hijo a veces. Yo no estoy casada (sí cazada) y tengo sólo una hija, pero no por eso me tienen que ver menor. No hay ninguna relación. Ya sé que el problema soy yo. Me voy a operar y me voy a poner arrugas, muajua.

A veces me han tratado de engrupir lolitos en algún carrete. Quedan sorprendidos cuando les digo que tengo 26, no me echan más de 20 jajaja, y por algún motivo que desconozco, no me pescan más… parece que me burlo demasiado de ellos… Es cómico.

En un Jamboree Nacional yo iba de Asistente de la Compañía de mi grupo Scout y los cabros chicos de otro grupo me hablaban como si fuera de su edad. Estoy hablando de chicos de 13 años que pensaban que yo tenía como 15 ajajaja.

POSTRE:

Sé que a futuro me va a servir verme más joven… de hecho muchas mujeres me envidiarán por eso (lero lero). Ya empecé a cuidarme las posibles arrugar que puedan aparecer, como tengo rasgos redondos en mi cara las famosas arrugas se van a notar menos.

Yo miro a las mamás del jardín de la Fran y las veo tan viejas, tan aseñoradas (son señoras, no cabe duda, pero son jóvenes)… Si consideramos que tienen hijos de máximo 4 años, el promedio de edades de estas mujeres no debe ser superior a los 32 años. Y se visten con chales, zapatos fomes, pelos desarreglados, cero style… ¿me captan?
Yo sé que me quedé pegada en mi época de teenager por la forma en que me visto, pero tengo cuerpo todavía para eso, y mi cara también me favorece… ya les decía yo lo de mi cara de cabra chica. Y aún no siento la obligación de andar arreglada de traje dos piezas, con taco alto que combine con la cartera… Pero trataré de conservar mi estilo. Una Ingeniera Civil canchera, no una Gertrudis…

El BAJATIVO lo eligen Ustedes… puede ser una agüita, té o licor de manzanilla o amaretto. Ojalá hayan disfrutado del almuerzo o cena (depende de la hora en que se siente a esta mesa).