viernes, agosto 11, 2006

Mirona y curiosa

No suelo andar en micro… ya les había contado que el trayecto a la Universidad lo hago todos los días con mis padres por las mañanas y en las tardes o me vuelvo sola o me vuelvo con ellos, pero la mayoría de las veces es en vehículo.

Hoy esperaba micro afuera de la U. Se demoró en pasar… parece que la frecuencia por ese paradero es de 20 minutos. En la espera sucedieron eventos bastante inusuales, y por ende en el trayecto me dediqué a observar a través de la ventana derecha del bus en el que viajaba para ver si todo iba a ser tan inusual… la otra ventana no estaba al alcance de mi vista porque, por lo que me di cuenta, el chofer no conoce la palabra límite máximo de pasajeros de pie y en consecuencia íbamos todos como sardinas en un tarro… en realidad yo como soy winner logré sentarme cómodamente, pero sufrí viendo cómo la gente iba casi asfixiada.

Me ha ocurrido varias veces que pienso algo determinado del tipo “no le fuera a pasar algo” y luego de un tiempo que puede medirse en minutos, horas o días, ocurre mi casi-premonición. En este caso se cumplió la premonición de que un minibus que viajaba hacia Tomé pasó súper rápido frente a mi paradero iba a chocar. Pensé “tan rápido que va, no irá a chocar”… y una cuadra más allá chocó… El día sábado me pasó algo similar… un tipo se quería colar en mi pista, camino al mall justo antes de llegar al trébol y me dije a mí misma: “Misma, ojalá que choque”… y chocó con el segundo auto que venía detrás de mí… me salvé. Otra vez, hace varios años, por mirarle mucho los dientes a una conocida, mi pensamiento produjo que se cayera y se quebrara los cuatro incisivos. Parece que le hago mal de ojo a las personas... qué susto!!!

Vuelvo al paradero…

Pasó por mi lado la Alianza Café del Liceo Enrique Molina Garmendia gritando y aplaudiendo. Dentro del grupo había dos chicos disfrazados de mujer jaja, más encima me dijeron a mí y otras chicas que esperaban micro “Hola chiquillas”. Se llevaron el desprecio de las jovencillas y mi absoluta sonrisa. Lo encontré notable.

Cual bovino, ovino o porcino fuimos subiendo uno por uno los pasajeros al bus. Menos mal me fui sentada… y empezó la aventura.
Voy a hacer un listado de todo lo que pude ver a través de la ventana, porque me parece bastante simpático que todo esto lo haya visto en un solo trayecto y que en número de kilómetros no era tan largo.

. Tres lolitas posando para la foto cual chicas de Mekano frente a la Facultad de Odontología de la U de Conce. Una vez tomada la foto, las caras les cambiaron completamente cuando se vieron inmortalizadas en la cámara… a una no le gustó como salió.

. Frente a la escuela España, se subieron mínimo 6 niñas… empezó el apretujendujen.

. Un hombre en silla de ruedas tratando de cruzar la calle. Por suerte esas veredas tienen la pendiente para poder deslizarse. Lo curioso es que el hombre se puso de espaldas a la vereda, se dio impulso con mucho esfuerzo con los pies, y se tiró como tobogán por la pendiente pero de espaldas. No pude ver cómo subía el otro lado de la calle…

. Pasamos por fuera de otra escuela (mixta) donde esperaban la micro unos 8 niños de menos de 10 años. Como ya íbamos al borde del colapso, el chofer no se detuvo… lo curioso es que uno de los chicos le lanzó un escupo a la máquina a pocos centímetros de distancia, y la máquina iba en movimiento… peligroso!

. En una esquinita, una señora con una niñita a potín pelado haciendo pipí en la calle.

A esta altura ya quedaban menos pasajeros en el bus, se aligeró la carga.

. Se sube una señora con un niñito… se llamaba Brandon. (no puedo comentar nada más)

Es bastante FOME el post… y me pongo el parche antes de la herida antes que me lo critiquen. Pero si se fijan bien, pasa de todo en la ciudad. Hay comportamientos extraños que me confunden, hay comportamientos que se repiten generación tras generación (el escupo a la máquina debe haberlo aprendido de otro chico mayor), hay comportamientos que son clásicos (hacer pipí en una esquinita, las fotos posseras adolescentes)… sólo basta ver más allá de lo evidente y empezar a fijarse en los detalles. Es que soy enferma de mirona… pero me gusta serlo.

Como nunca, esta vez hago un Dos en Uno

Cita a Ciegas (post nº2)

No conocía a nadie… o quizás sí los conocía.

Leer la vida ajena ayuda a conocer a esas personas que viven al otro lado de mi pc, frente a sus propios computadores… La instancia de reunirnos fue mi idea… Ya había intentado hace algún tiempo hacer un encuentro con los Bloggeros de Concepción y no había resultado. Ayer, a pesar de la lluvia torrencial que hubo durante el día, los confirmados llegaron. Pasamos un rato bastante agradable. En realidad debo decir que lo pasamos el descueve. El pitcher fue nuestro aliado, hubo Karaoke (me gané un pisco sour), bailamos reggeaton, salsa, axé y hasta cueca!!! Los gorritos súper lindos…

Clogers, un gusto haberlos conocido.

Los que quieran ver fotitos hagan clic AQUÍ.