lunes, mayo 15, 2006

Postinol: el post del día después

Estamos a un día del famoso comercial Día de la Madre, que corresponde al segundo domingo del mes de mayo de cada año. Lo que pocos saben, incluida yo, es que oficialmente es el 10 de mayo. En todo caso, resulta más que lógico que se celebre un día domingo para aprovechar de “sacar” a pasear a la sacrificada madre en su día… y que ese día no cocine… para ello, nada mejor que ir en familia a un restaurant.

Como típico Chileno de dejar todo para el último momento, el día sábado (me contaron) los papás y los hijos daban vueltas torpemente en el mall que estaba repleto buscando regalitos para la madre… se nota que somos nosotras las que tenemos el absoluto control del coche… si tuviera manubrio quizás sería más fácil para los aventurados papitos… pero no es el caso.

Me carga que se le dé esa connotación tan comercial al día de la mamá.

Una es mamá todos los días del año, sin derecho a pataleo… entiendo que tal como se puede reducir una carga distribuida en una viga a una carga puntual en el centro de ésta si se encuentra simplemente apoyada (eso se llama rallar la papa ingenierilmente), se le da el espacio este día de mayo para celebrar y agradecer a la madre… Y vienen las tarjetas que dicen “te quiero”, los trabajos hechos en el colegio por los chicos, el supuesto desayunito a la cama… la salida a comer, el paseo a ver el mar, la torta, y la once rica… y hasta ahí no más llegamos.

Todos los negocios empapelados de ofertas para la mamá, las flores abundan por todas las esquinas del centro de la ciudad.

Los tiempos modernos (como les dicen ahora) consideran a la mujer que sale de la casa, que trabaja y que se divierte… tal y como debería ser. Por lo menos estos últimos años, el comercio ha empezado a enfocar los regalos de la mamá en perfumes, carteras, pañuelos, ropa, zapatos y todo tipo de accesorios para vestir y adornarse… recuerdo que antes lo que se ofrecía eran juego de ollas, vajilla, cocina, aspiradoras… pfff, todo para que la mujer se sintiera más a gusto en el hogar… directamente a la dueña de casa.

La mujer que decidió (por opción propia o del marido opresor) ser dueña de casa, el resto de los días del año, se queda en ella haciendo los entretenidos quehaceres domésticos sin mucha vida social… no quiero ofender a quienes han decidido ser dueñas de casa… ya dije en algún momento que me parece una opción de vida tremendamente sacrificada, y que en cierto modo se pierde la libertad como individuo… el ganarse los pesos... no quisiera tener nunca que quedarme en casa… y no lo haría ni siquiera por los hijos. Y creo que eso no me hace peor mamá. Es fundamental para la mujer poder desarrollar otras facetas, por último ir al gimnasio, jugar cartas, dedicarse a coser, a leer, ir a talleres literarios… lo que sea, pero no me parece en lo absoluto que una mujer deba quedarse en el hogar esperando al marido con la comida servida… a eso me refiero cuando hablo de igualdad de oportunidades.

Muchas mujeres dejan de lado su desarrollo personal por los hijos… al final, las que pierden son ellas, porque los hijos en algún minuto se van… y lamentablemente la mujer que sacrificó gran parte de su vida, se queda sola… o con el marido (si es que la relación aún perdura).

---

“Los niños necesitan crecer con su madre”. Sí, es cierto, pero también tiene variantes. Como cuento personal… mi mamá hacía un doctorado cuando éramos chicas (las 3 hijas) y a la vez trabajaba… no puedo decir que tuve una madre ausente… incluso cuando ella llegaba más temprano a la casa ni la pescábamos, porque estábamos jugando.
Los hijos deben saber que sus padres están para ellos cuando ocurran sucesos importantes… el ser aprehensivos y estar todo el tiempo encima, coarta la libertad de crecimiento y del desarrollo personal del niño… el sentirse vigilado, de alguna forma lo inhibe…

Ser madre soltera es todo un reto… pero es muy posible. Por lo menos la madre nunca tendrá la duda de ser realmente la madre del bebé… Ya no se juzga a la mujer como se hizo antaño… no digo que sea top, ni nada por el estilo, ni que esté de moda quedar embarazada sin haberse casado… también sé que en cierta forma es irresponsable traer niños al mundo cuando no se tienen los recursos para mantenerlos… pero una vez que ya se hizo, es difícil poder revertir la situación… y literalmente hay que apechugar no más. Ningún niño podría traernos infelicidad… por lo menos eso lo comprobé empíricamente…

La posibilidad de engendrar un hijo es un don especial… poder sentir cómo crece un niño o niña en nuestro cuerpo es realmente increíble… no creo en poderes sobrenaturales, pero pertenecer a la clase mamalia (mamíferos) es lo más maravilloso que nos pudo otorgar la naturaleza.

Por último… cuando los hombres piensen en matrimonio y deciden junto a su mujer formar familia, piensen siempre en lo que la señora desea para su futuro. Hay hombres que quieren 5-6 hijos… pero no piensan que para tener esa cantidad de hijos es necesario que la madre sacrifique similar cantidad de años en embarazos, lactancia y cansancio… es lindo tener hijos, pero si una mujer desea ejercer su profesión, lamentablemente no es posible dedicarse a procrear hasta los 40 para luego empezar a soñar con trabajar… es extremista mi postura… pero realista.

Felicidades, entonces, a las madres estudiantes, solteras, casadas, viudas, separadas, adoptivas, de lactancia, postizas… y sepan que no basta con un día, es necesario que el amor se refuerce día a día.