sábado, mayo 06, 2006

La pega más fome

Cuando trabaje, digo trabaje porque aún soy un parásito de mis papás que nunca termina de estudiar, me gustaría que fuera en una pega chora. Ojalá que sea bien remunerada, pero por sobretodo que sea dinámica, versátil, alejada de la monotonía y que no sea una lata.

Me he dado cuenta que no me gusta la carrera que elegí… no me gusta el área de la construcción, las propuestas, estructuras, cálculos y diseño no son de mi agrado. Lo rescatable es que con lo que he aprendido igual podría formar alguna empresa… cuando tenga capital y años de experiencia por supuesto… Me gustaría trabajar en publicidad, organizar eventos,de opinóloga jaja o en algún tipo de medio, pero ojalá lo más alejado de la farándula. Como hobby quiero dedicarme a diseñar ropa, y quiero hacer un curso de corte y confección... Sería fascinante trabajar en programas de integración social, con jóvenes y/o niños. Ésa es una de mis grandes metas… sueño con querer entregar algo de mi vida para poder cambiar el mundo… suena a utopía o a promesa de Miss Universo… no hablo de vencer al sistema ni de cambiar políticas de gobierno (que a veces no estaría nada de mal), hablo de lograr que la gente se dé cuenta que no hay más vida que ésta, y que hay que aprovechar lo que nos entrega la naturaleza en su totalidad… Creo fuertemente en los derechos humanos y en las relaciones interpersonales… Voy a tener que ver qué hago con todos esos sueños, para ver si es posible alguna vez poder materializarlos… Para empezar voy a plantar un árbol y criar un conejito...

Lo que les voy a contar ahora es parecido a un chiste… espero que nadie se ofenda. Hace días que vengo pensando cuál es la pega más fome que podríamos tener… se me ocurrieron varias observando a quienes trabajan en ellas. Vamos con eso…


- Fotocopiadora: “quiero dos copias de cada una”, “desde aquí hasta aquí”… zittttttt, splaf, zittttttttttt, splaf, (zittt es el sonido de la máquina mientras saca copias y splaf es cuando se cambia la hoja) “son cientocincuenta pesos”… El olor a carboncillo a mí me marea mientras espero las hojas, estar todo día oliendo eso, ¡qué espanto!. Y más encima están todo el tiempo con un dedal de goma en el dedo índice… saldrán hongos en ese dedo???


- Guardia de Farmacia: Qué fome debe ser estar de pie durante varias horas haciendo nada. Por lo que me han contado, en el centro de Viña entran los flaites a robar afeitadoras o cajas de parches curita a vista y paciencia del guardia que no hace nada porque le tienen prometida una paliza a la salida si los acusa. O sea, el guardia está casi de adorno (queda a su criterio si es lindo o feo como adorno), para intimidar a los que somos menos valientes… o para preguntarle en qué pasillo están los tampones… jaja. Y lo otro que me llama la atención es que es como si fuera el dueño de casa, porque saluda a la entrada y se despide a la salida…
Lo que lo diferencia del guardia de banco es que este último es como el mesón de informaciones ambulante... la gente se acerca y le habla...


- Promotora de pañales, leche, chocolates… Estar parada en el supermercado con un producto en la mano con la cara lista para la foto es imaginablemente agotador. Más encima la chica debe estar viendo cómo los clientes compran el otro producto por más que ella ofrece y ofrece la novedad. Pensaba en las promotoras de bebidas o cervezas… por lo menos entran en contacto con los jotes poniendo las botellas dentro del carro, hay un poco más de interacción.


- Promotora de tarjetas de crédito en casas comerciales: “tiene su tarjeta”, “tiene su tarjeta”… llega a ser tan molesto para uno como cliente escuchar esa famosa frase cada vez que entramos a una de estas tiendas gordas… imagino lo tedioso que debe ser para ellas decirlo mil y una veces al día como disco rayado… más encima ultra maquilladas, peinadas y con tacos… ufff.


- Cajero de locales de comida rápida con nombre top: "Buenos días señor… ¿cuál va a ser su pedido?”“Usted ha pedido un combo 4 con hamburguesa super cool y papas fritas XXL con una bebida Paty Cola”“desea agrandar papas y bebidas por $200 más, o desea agregar empanadas por $200?”“Usted ha agrandado papas y bebida por $200, luego el total de su compra suma dos mil ochocientos noventa pesos”“Usted canceló con diez mil pesos, su vuelto es de siete mil doscientos diez pesos”... “Muchas gracias por preferir nuestro local” con una tremenda sonrisa.

- Boletero de peaje: Estirar el brazo cada uno o dos minutos… fome… súper fome. Ver a los viajeros durmiendo en el asiento de atrás con la boca abierta, tener que esperar con el brazo estirado que el tontorrón se apure en contar las monedas que tenía guardadas para pagar el peaje… fome.

No quise ofender a nadie... sólo me parece que estas pegas son fomes, pero lamentablemente (o afortunadamente para quienes necesitan trabajar) alguien tiene que hacerlas...
Espero no tener que ser yo la que trabaje en ninguna de esas pegas fomeques. Sé que la necesidad hace que uno termine trabajando en lo que sea, pero espero que todos estos años de estudios me permitan que no tenga que optar a esas fomedades… quiero trabajar en algo que me guste, que me llene y que por sobretodo no sea monótono…

¿Qué trabajo fome se les ocurre a Ustedes?