jueves, mayo 11, 2006

Paseaba por el centro.

Este post es recorto (o supongo que lo va a ser).

Paseaba por el centro.


No suelo andar por el centro de esta ciudad, porque no soy compradora compulsiva (en el mall a veces) y lo encuentro feo. No sé en todo caso qué es lo que quiero que tenga un centro de ciudad de bonito. Todo se reduce a tiendas, locales comerciales, farmacias (por millones)... los bancos están un poquito alejados del paseo peatonal... la famosa Plaza de Armas que por lo menos ahora es decente en cuanto a luz y calidad de los asientos, pero sigue igual llena de gitanas cochinas que tratan de leerme la suerte... me dan tanto miedo que escondo mis manos para que no me vean mis anillos (son 2 no más, no money). - Ya hablaré de ellas en otro post.

Como mi ida al Centro es tan o menos periódica que mi visita al ginecólogo me sorprendo mucho al ver nuevas "alternativas de diversión".

Las estatuas humanas ya son un clásico y no sólo en Concepción, es una pega fome que se ha masificado. ¿Se han fijado que esos hombres como que no transpiran? Ufff, yo me desespero con polvos compactos en la cara (algo así como estuco, para que entiendan los hombres), ni pienso cómo debe sentirse la cara con esa pintura roja, o plateada...

Había un grupo tipo "Los Nocheros". Cantaban rebonito... los llevaría a Viña a ver si pegan. En serio que cantaban y tocaban (sus instrumentos musicales, por supuesto) de lo mejor. Me quedé escuchando y no les di plata. Soy una miserable.

Me encantan los carritos de Palomitas (cabritas para los del Norte, incluido Chile A), aunque sean de dudosa procedencia... Y acá todavía valen $100. Es mi gran tentación... no me resisto, ni siquiera cuando tengo colon irritable. Entiéndanme... no voy nunca. Es como cuando sacas a pasear al perro, se vuelve loco. Bueno, yo también.

Lo que destesto es la miseria humana, la falta de dignidad. No me pidan que entienda que el hombre que pide plata echado en la calle (no tiene piernas) necesita plata y por eso lo hace. El hombre está echado de boca contra el pavimento... ¡qué condición más indigna! Está bien... entiendo que lamentablemente, dada su condición, lo más probable es que no lo contraten en ninguna pega... pero podría vender parche curita, o por último estar sentado.. pero ¡¡¡DE BOCA CONTRA EL PISO!!! Indigno... no estamos hablando de perros, es un humano... y uno tiene que esquivarlo como si fuera un bulto... plis!!! Nadie hace nada, yo tampoco, pero no me corresponde... ha estado ahí por años.

Pintores de cuadros con spray... me cargan porque hacen taco y siempre mezclan planetas con delfines y ciervos... no me gustan esas mezclas medias lunáticas... O es paisaje o es planeta, pero no las dos cuestiones juntas... Para que me entiendan: un paisaje otoñal y de fondo Saturno!! Plop.

Ya no miro ofertas. Casi no veo vitrinas a menos que ande buscando algo en especial. Me dedico a "cuartear" a la gente. Muchos jóvenes con pintas que se las encargo. Una mala imitación de Daddy Yankee... muchos collares... lo encuentro enfermo de rasca, ¿qué quieren que les diga? La expansión del lóbulo de la oreja la encuentro horrorosa... esa deformidad quedará por siempre en sus orejas, y lamentablemente para ellos, nuestra cultura no ve belleza en eso. ¿Se imaginan que me da la tontera y me pongo un plato para agrandarme el labio inferior de la boca?. Mi vida ya no tendría sentido después... no podría cantar, ni comer choclo… qué incómodo… me tendría que amarrar el labio con perros de ropa… nonono, mejor me quedo así.

En todo caso, ir al centro es un cacho en hora punta – 12:00 a 14:00 hrs – la gente se vuelve loca pagando cuentas, comprando pan, helados, almuerzos… revelado de fotos, fotocopias … y pa’ qué tanta farmacia??? Somos muy hipocondríacos los Chilenos…

Ése es mi reporte desde el centro de Concepción… ciudad llena de engaños y gente doble estándar… pero es linda, dicen…

No salió tan corto... el sábado viene un post super mamón... está bien, soy madre... y está de cumpleaños mi Fran... así que antes de leer ese post, les recomiedo pañuelos :)