sábado, septiembre 30, 2006

Revistas de kiosco


Los kioscos existen diversas formas y tamaño. En mi ciudad existen los unos con forma casi tubular, adornados en todo su contorno con revistas, diarios y la infaltable mesita con golosinas engaña-tripa justo al lado de la puerta. Recuerdo que los de Buenos Aires eran bastante más grandes que los que tenemos por este lado de la Cordillera.


Llama la atención ver la infinidad de información que es posible absorber deteniéndose a leer todas las portadas de revistas y periódicos… Cada diario con su línea editorial… Y así es posible notar el contraste entre la Infaltable Cuarta con sus portadas cachondas y títulos vulgares y El Mercurio con su caparazón cartuchón entregando información con cifras hablando de economía, arte, negocios y mundo social, ese mundo social en el que por algún motivo nunca estoy para que me saquen la foto.


Sin duda lo que más me ha llamado la atención a lo largo de mi juventud, han sido las revistas. Cuando niña compraba semana a semana (cada dos, no recuerdo) la TVGrama, que traía pósters y fotos de los artistas favoritos… aún lo sigue haciendo, en otro formato… ya no estoy para andar pegando al ídolo del momento en una de las paredes de mi pieza.
Más adelante descubrí la revista Miss 17 y la (que en ese tiempo la importaban de México y hablaban en lenguaje charro). Si nos detenemos sólo en la portada es fácil darse cuenta que el típico gancho para vender son los consejos para adelgazar, las rutinas de ejercicios y tests de amor. Y como una cree todas esas cosas cuando es adolescente, caía redondita con cada nueva dieta que me ofrecían. Por otro lado, las chicas que aparecían dentro de las postulantes a ser Miss 17 eran envidiables. Yo solía mirarlas detenidamente y lo que pensaba casi siempre es que algunas eran feas y me resultaba incomprensible que estuvieran dentro de las nominadas… claro, yo me miraba al espejo y en realidad no encontraba la Miss en ninguna parte… quizás a cuántas nos pasó lo mismo. Es bastante duro para una niña joven no saberse bonita o saber que en realidad llegó tarde a la repartija de caras y de cuerpos y le tocó lo que le tocó… Yo agradezco que pasé de ser patito feo a la hermosa mujer que so
y ahora jajajajaja…


Hay semanarios de la Salud con consejos para mantenerse saludable (obvio), otros que muestran cosas insólitas como la mujer que tuvo 30 hijos, el hombre más gordo del mundo o la foto de un tipo con elefantiasis… Revistas para ser mejores padres, para ser mejores Tuercas (de autos), revistas de piluchas y piluchos para todo gusto, la revista Selecciones, la Cosas y la Caras que muestran a la gente bonita de nuestro país en eventos cuicos o clubes de Golf… también encontramos Dvd’s con karaokes y cigarrillos… revistas de bricolaje, “Hágalo Usted Mismo”, álbumes para coleccionar laminitas y un potpourri de impresiones para todo tipo de gustos.

El The Clinic a mi gusto es una especie de Southpark chileno en formato texto… No hay pero que valga y nadie se salva… Es un excelente diario-revista para reirse del acontecer nacional.

De las revistas para mujeres, la que más me gusta es la Elle, porque está enfocada a un público femenino profesional y un poco más intelectual, pero no se aleja de la moda ni de los consejos de belleza. La Cosmopolitan, en cambio, la encuentro un poco chabacana. Sus portadas siempre hablan de cómo obtener mejor sexo o de qué es lo que les gusta a ellos, el contenido interesante es poco, hay harta foto y hartos consejos de maquillaje y ropa. Hay más, pero no vale la pena nombrarlas… sólo diré que lo que me enferma de la revista Paula es que cada una plana hay publicidad y llega a ser incómoda de leer.

Sólo me queda agregar que lo primero que hago al encontrarme con una revista es buscar si tiene puzzle :)