sábado, abril 22, 2006

Ley de Murphy II

Hace unos meses atrás escribí algo respectivo a la Ley de Murphy en un día puntual yendo a la U, donde todo salía mal y se iban continuando una serie de sucesos desagradables… todo, por supuesto, sobre-exagerado… de una u otra forma lo escrito esa vez pudo haberme pasado perfectamente en un día, pero la realidad es que cuando escribí ESE POST hice una compilación de los mejores (peores) chascarros conocidos y vividos durante casi toda mi permanencia en la Carrera




PERO CON LA AVENTURA DE AYER, ME QUEDÓ DEMOSTRADO DEFINITIVAMENTE QUE, MURPHY Y SATANÁS ME ELIGIERON DE MATERIAL DE WEVEO… PERO NO LOGRARON HACERME ENOJAR…





21/04/06

Quedé de juntarme con unos amigos a las 3 para ir a tomarnos unas chelitas por ahí para celebrar la inmortalidad del cangrejo Rodrigo y la Lore me llamaron para correr la hora… así que tuve que hacer hora estudiando grgrgr… pero por cualquier cambio de planes me iban a avisar al celular… que se me descargó completamente después de haber hablado con un pelaíto washón.

NOTA 1: sin celular… sin agenda de teléfonos… incomunicada con el resto del mundo… cualquier catástrofe fuera de la Universidad yo definitivamente no la iba a saber… y más encima en esta semana que estoy de dueña de casa…


Nos juntamos en el lugar acordado a las cinco y media (no hubo cambio de planes)… y calculé entonces una hora para conversar las chelitas porque después tenía que ir a buscar a la Fran al jardín, que sale a las 7 de la tarde. Veinte minutos para las 7 y me fui del localucho-antro de la perdición- a buscar el auto. Me tomé mi tiempo, pasé al baño… pero me olvidé que la U de Conce los días jueves y viernes, está tomando todas las medidas para alejar a todos aquéllos perguétanos que se van a beber en los pastos y una de las medidas para evitarlo es encender todos los regadores... eso hizo que tuviera que darme una vuelta de una distancia aproximada a una cuadra y media para poder llegar al auto (pudiendo haberlo hecho cruzando el pasto y me hubiese demorado un cuarto del tiempo). Llegué apuradísima al vehículo, pongo la llave (estamos hablando que me quedan 5 minutos para llegar donde la Fran a tiempo) y CUAC!!! NO PARTIÓ.

NOTA 2. (leer primera línea… prendí las luces…)... Le pasé LA luca a mi amigo… Y léase pista 1. SIN CELULAR. O sea sin plata y sin teléfono.

Panne de batería.

Tuve que ir hecha un lince veloz y estilizado (jaja) hasta el jardín… llegué convertida en un tomate, la cara me bombeaba por el calor que tenía… y la Fran dale que quería abrazos y que la tomara en brazos blabla… ufff… qué culpa tiene ella de todo esto, en todo caso.

Llamé desde un teléfono público a un amigazo para que me fuera a socorrer… y me entendió que me había quedado en panne de bencina y sin batería del celular (que también era cierto) y después de esperarlo como 1 hora llegó el tiernucho con bencina, y a pie… buena onda, pero no me solucionaba el problema… en todo caso, se la jugó con todo… beso para él.

NOTA 3. Cada quien entiende lo que quiere entender, o lo que cree entender. Ya son las 8 de la noche y no hay soluciones concretas al cuento.

Decidimos finalmente, después que el tiernucho empujara el auto y que la porquería de auto no quisiera partir, tomar micro para la casa y ver después, cómo ir a buscar el auto.

Mientras y durante, mis amigos que dejé en la cervecería habían salido del local y se les ocurrió comprar unas empanaditas… les ofrecieron calentarlas… y esperaron… como nunca. Y justo cuando vamos pasando por ahí, le digo a mi amigazo que me acompañe a ver si estaban estos chicos… y justo!

NOTA 4. Los tiempos de alguna forma se sincronizan para que las cosas no salgan tan mal… ¿destino?

Alexis llamó a Gonzalo por teléfono que vive muy cerca, le contó el rollo de la batería, le habló de los cables… lamentablemente pensamos que Gonzalo era el salvador y llegaría con los cables y el auto… PLOP! Ahí estaba Gonzalo, solo, sin auto, con las manos en los bolsillos y con todas las ganas de EMPUJAR… pfff… si hubiera sido por empujar le hubiésemos pedido al equipo de fútbol que estaba en la cancha justo al lado del auto. Así que probamos empujar y nos reíamos mucho con el cuento… casi me hice pipí de risa… y más encima corriendo detrás del auto con la Fran en brazos...

NOTA 5. Recordar nota 3. Cada quien escucha lo que quiere… y uno supone que las demás personas entienden exactamente lo que uno dice… ERROR.

Llamamos al Tío Becerra y llegó su tanque y los cables… Estaba tan muerta la batería que no querían prender ni las luces… no partió… hubo que amarrar con cuerda el auto a la camioneta para hacerlo andar en segunda… Y PARTIÓ!!!
La aventura duró dos horas y media… pero es digna de contarse.


CONCLUSIONES

1. Mis amigos se pasaron… son precisamente los personajes que había nombrado cuando me refería a los buenos amigos en la conversación de la mañana con mi compañero.

2.Cada quien escucha lo que quiere escuchar… y lo peor es que el emisor jura y rejura que el receptor entendió bien el mensaje.

3. Generalmente para mí, las cosas funcionan bien… pero por algún motivo que desconozco cuando me pasa algo, me pasa con el 150% de la emoción con la que otra persona podría vivirla y los cagazos y tallas que hacen pensar en que “nada podría peor” se van acrecentando cada vez más.

4.No dejar las luces del auto encendidas… y mejor aún, no encender las luces en la mañana cuando hay sol.

5. Estoy convencida de que Lucifer algo está tramando en mi contra… estoy esperando el duelo… BANG!

6. Hay que tomarse todas estas cosas con humor...

7. Vean “CRASH”… buenísima la película…