lunes, abril 10, 2006

Mirando el Cielo

Durante estos días me he dedicado a mirar el cielo…

Me gustan los atardeceres rojizos. Una mezcla de turquesa, amarillo, naranjo y violeta. Más aún si son mirando como horizonte el mar… en una playa vacía… el típico paisaje romanticón con la marea que va subiendo y su choque contra la arena se hace ruidoso…

Por las noches he visto las estrellas… y para mi asombro descubrí que hay más de una estrella “amarilla-naranja”.

Me inspira enormemente el firmamento.

Incluso me emociono con la película “El Rey León” cuando Mufasa le explica a Simba que en el cielo están los antiguos reyes de la selva, observándonos y cuidándonos… ¿qué tendrá de cierto eso?

La inmensidad del cielo me hace sentir pequeña, ínfima… incluso insignificante… (ojo que no lo veo desde un punto psicológico ni de baja autoestima). Esa insignificancia derivada de mi ser tan mínimo con respecto a todo aquello magnífico que nos rodea.

Me gusta el cielo. Me encanta mirarlo. Me inspira.

Me siento maravillosamente inundada y plena cuando tengo la oportunidad de estar fuera de la urbe, sin luces artificiales, y veo pasar una estrella fugaz, y tengo la posibilidad de contemplar el sinfín de pequeñas (y a la vez enormes) bolas de gas iridiscente.

Cuando hay luna llena me ocurre que no puedo dormir tranquilamente. Me desvelo… tendrá algo que ver con las mareas… He llegado a pensar que quizás soy una especie de mujer lobo sin pelo, sin colmillos y sin garras (jaja, buena la talla)… me lo he preguntado varias veces.

Debe ser por eso que detesto los días nublados, y las noches nubladas… está todo apagado… sin luna, sin estrellas, sin ánimo.

Esta noche será una noche sin estrellas… (probablemente llueva)... pero creo que podré dormir tranquila...

41 comentarios:

  1. Lo bueno del cielo es que lo compartimos aquí y allá... se ve de todos lados... Podemos sincronizar relojes y verlo simultáneamente... hoy no saco na' porque está nublado... pero cuando haya luna llena, mírala... que yo también estaré mirando.

    Beso. Chau
    Lore

    ResponderEliminar
  2. Me gusta ver el cielo, poder ver las estrellas. Y sabes? alguna vez empecé a ver un croquis de donde estamos en el Universo, y da cosa ver que somos un punto insignificante. Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Chuta que subió de tono la conversación por acá.... Sólo quería aportar con un dato freak: el tono amnarillo-naranja de algunas estrellas tienen que ver con su cantidad de años. Esas son las más viejas, aquellas que ya se están apagando. Lo mismo que el gas que sale de la cocina, si le cortas el gas de a poco, te darás cuenta que se pondrá de ese color. Las estrellas nuevas, al igual que el gas, se ven azulitas.

    Otro dato: las estrellas fugaces no son tal. Siento cortarles el romanticismo, pero no son más que piedrecillas que entran a la atmósfera y por el choque químico se prenden. Las estrellas mismas no se caen, sólo dejan de brillar. Se apagan y luego se transforman en agujeros negros.

    Todo esto lo aprendí cuando fui al observatorio Mamalluca en Vicuña. ¡Visita obligada!

    ResponderEliminar
  4. Me recordaste algo... hace tiempo que no disfruto contemplando una noche... debe ser porque ya no creo que alguien este mirando en ese mismo momento, la noche que yo veo, concectandose conmigo atraves del espacio estelar... triste? no... para nada.

    saludos y exito.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja... no pasa nada :)

    Serena, gracias por lo de las estrelaas más viejas... eso del color no lo sabía.. sí sabía lo de los agujeros negros y blabla...

    Besos...

    Lore

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito. Pensar que ésa debe haber sido la exclusiva fascinación de las civilizaciones antiguas. Y en base a ello desarrollaron la cantidad de conocimientos que hoy hay que admirar: porque lo hicieron sin pecés ni tevés ni interné ni blocs ni aipods ni nada de eso.

    O sea, siempre me acuerdo de eso cuando miro las estrellas.

    Además de Venus que es lo primero que se ve y lo último que se esconde en las mañanas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Los atardeceres en la playa son espectaculares. También el poder ver las estrellas en un cielo despejado. Entiendo esa sensación de pequeñez, si uno mira el cielo y ve tantas estrellas, tantas galaxias, nebulosas, constelaciones, etc, etc.

    ResponderEliminar
  8. a mi me altera la luna llena, me sube el bio rritmo...
    y amo los atardeceres :D

    mucho sbesos, linda

    ResponderEliminar
  9. Hola Lore!!!

    Sabes que? Aparte de la admiracion que tengo por las estrellas, el sol en su atardecer de cada día, la luna, (preferentemente llena y que dé harta luz, aunque igual la admiro cuando esta en otros estados), lo que más me gusta son las nubes. En serio.

    Eso que llegue el invierno (me encanta) con sus nubes cargaditas de agüita, verlas cuando estan a punto de chocar la nube "positiva" con la "negativa", y verlas taaannnn grandes, impactantes, hermosas y cambiantes de forma y tamaño, es algo que realmente me inspira mucha calma, y como dices tú, es algo que me hace sentir pequeño. También, cuando ha dejado de llover, fíjese que quedan como unas nubes "sueltas" blanquitas y grandes dando un paseo después de la lluvia y tratan de tapar el sol a cada rato. Es un momento también de inspiración hermosa de la naturaleza que me da a mí.

    Saludos, Lore, que estes muuuyyy biiieeennn!!!!

    Mauro.

    ResponderEliminar
  10. Lo que a mi me impresiona es lo que se pierde uno por vivir en la ciudad, osea, no es que me guste vivir en el campo, pero una noche estrellada en lugar sin luz artificial es mucho mas maravillosa que la de la ciudad...

    ResponderEliminar
  11. uf! maldita luna llena, cuando chico jugaba a correr por los caminos de campos, total la luna alumbraba... sobre la ciudad me agrada el recorte del cielo en la ciudad. Las ganancias de las perspectivas compensan la perdida de estrellas... en tooo caso nada mejor que una noche de luna nueva en el sur, con miedo a la oscuridad y a los ruidos desconocidos y las medias estrellas arriba :D

    ResponderEliminar
  12. Seguro y alguna de esas luces amarillo-naranjas es uno de los planetas.

    Y en el atardecer ¿has visto el rayo verde?

    P

    ResponderEliminar
  13. pucha

    correcciones a serena

    repito que quizá sea alguno de los planetas...

    y si tienen otro color es probablemente por la atmósfera terrestre (es dificil ver las diferencias a ojo desnudo)

    y no... no todas las estrellas terminan en agujeros negros y blablabla sólo los que tienen cierta masa inicial (cuando se forman)

    por penúltimo los rayitos de luz que seguramente ves no son ni estrellas fugaces ni piedritas (sólo aquellas que dejan colitas evidentes son piedritas)... las luces que pasan rajadas son satélites

    lo cual igual es sorprendente, que hayamos, bueno ¡hayan! sido capaces de "subir" cosas tan "arriba"

    soy un fucking latero

    lo siento

    P


    pd: y los distintos colores del atardecer lo entiendes con Scatering de Rayleigh
    pd2: repito, fucking latero
    pd3: ... y astrónomo de la Chile

    ResponderEliminar
  14. jajaja. Démosle paso a la sensibilidad que provoca un cielo estrellado, más que a los aspectos técnicos...
    En todo caso, agradezco a mi amigo "latero" que me hayas resuelto las dudas :)

    Un beso, chau
    Lore

    ResponderEliminar
  15. Que suerte ver el cielo libre de polución y contaminación...¿quedarán espacios de cielo libres de en el futuro?
    Hay que mirar el cielo, pero también protegerlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Me encanta le cielo, al igual que ati y tambien me gusta cuando esta despejada la noche. Es inspiradora.

    ResponderEliminar
  17. Es un placer tomarse unos minutos para mirar el cielo y dejarse llevar por sus colores y formas.
    Desde muy niña con mi mejor amiga tenemos la tradicion de juntarnos en una escalera (a la que apodamos FUTURAL por la capacidad que tiene para ayudarnos a trazar planes) con un cafe, unos cigarros y dedicarnos a observarlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. con o sin estrellas hay noches que brillan por si solas, me quedo con esas.

    salud!
    R.

    ResponderEliminar
  19. qué tal
    cierto?
    en mis peores momentos, sólo mirar el paso calmo y juguetón de las nubes me tranquiliza

    mirar el cielo es tan abismante que roba todo pensamiento

    ah, sabes... me suele suceder eso con la luna... duermo intranquilo... sueño mucho y a medias

    beso

    ResponderEliminar
  20. A mí me provoca algo especial la luna llena. Me hace sentir acompañado. La asocio con conceptos como promesa, esperanza. No soy un experto en símbolos pero se me ocurre que la luna llena está asociada con la fertilidad.

    ¿ qué tipo de animadversión provocará ella llena en algunos ?

    A mí me gusta así : gordita y generosa. Como sonriéndome coqueta.

    Estas noches son de luna llena en Stgo.

    Mañana miércoles la luna llena me inspirará ....

    ResponderEliminar
  21. De los atardeceres nada que decir mas que me inspiran paz, tranquilidad, relajo, ademas los colores son tan hermosos, esas combinaciones...
    Y la luna llena me fascina, sobre todo cuando se ve inmensamente grande y cerca de la tierra.
    Saludos Lore!

    ResponderEliminar
  22. no soy mucho de andar mirando el cielo, pero me gusta hacerlo cuando voy a caldera city y se pone el sol. Eso sí que es un espectáculo imperdible.

    Chaus...

    ResponderEliminar
  23. Me encanta el cielo.. aun mas si es de noche.. estrellas, estrellas fugaces, la misma luna.. hace conectarme con una parte que muchas veces en el dia se me olvidaaaa
    Cariños!!

    ResponderEliminar
  24. Me fascina el cielo, mirar las estrellas. No hay espectáctulo más impresionante que una noche en el Valle del Elqui, por ejemplo. Sin aditivos ni edulcorantes. El sólo espectáculo estelar basta y sobra.

    Bonita inspiración, me cambió el ánimo de la mañana. Felicidades :)

    ResponderEliminar
  25. jajajaja don chere no pierde tiempo para lanzar la red, en fin... la luna la noche cosas magicas bonus track los colores que emanan, seguro debe ser mas lo que asociamos en ello que su real significado lo que sea... es bello gratis de gratuidad y nada...un regalo a los sentidos.
    saludos Lore

    ResponderEliminar
  26. me gusta más cuando es de noche y uno esta lejos de la ciudad se aprecia mucho mejor las estrellas y tube la gran suerte de mi vida que solo me ha pasado una vez que (soy de Arica) en una peregrinación catolica hacia la cordillera a "Las Peñas" mire al cielo y un par de estrellas fugases pasaron. que hermoso.
    de casualidad te produce alguna otra sensacion ver el atardecer; te llena de recuerdos, motivaciones, etc

    ResponderEliminar
  27. Una de las tantas cosas que extraño de Conce es justamente su cielo: el paisaje celeste de nubes y luz, siempre cambiante por el viento... nostalgia.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  28. Veo que hay inspiración y mucha sensibilidad en este post, son los cielos los que a veces dejan de cubrirnos para que los escudriñemos.
    Son las estrellas las quimera que hacen creer en algo más que uno mismo.

    ResponderEliminar
  29. Qué importa lo que sean las estrellas...lo importante es lo que veamos en ellas, lo que sintamos cuando las veamos, lo que de ellas nos importe...en fin: no son, sin que las veamos.

    Y pequeñitos e insignificantes seres si somos...y tras ese detalle tenemos la osadía y la arrogancia de decir que "Dios" nos hizo a su imagen y semejanza, y por eso lo comenzaron a pintar de señor ( y varón) de barbas blancas...jajaj...qué cosa tan ridícula..y pensar que todavía esa imagen tiene valor en tantos sitios...

    Lore: vos sos parte de las estrellas...todos y todas somos pedacitos de luz, de materia y de los mismos minerales de los que está hecho todo, todo en la tierra y quizá el universo...eso nos hace inmensos, grandes, poderosas, poderosos...hermoso.

    ResponderEliminar
  30. Uff... como no sentirme identificada con tu post.
    Es que yo también "me quedo pegada" muchas veces mirando al cielo.
    Hay atardeceres que son un verdadero espectáculo de formas y colores que aún en la capital pueden vislumbrarse.

    Te faltó lo bello que se ve el cielo y la cordillera después que llueve.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. a mi me gusta la luna solamente. y como tengo insomnio la veo bien seguido =D.
    Salu2!

    pd: Muerte al puto sol!!

    ResponderEliminar
  32. hace un par de días atrás fuímos con unos colegas al campo (Cayucupil, a un par de kms de Cañete)a comer un chivito al palo y nos pillo la noche y creanme que el cielo pa estos lados es la raja poder observar la inmensidad de la noche y las estrellas que nos cubren es magnifico una muestra más de que no somos nada, menos que la cabeza de un alfiler en este sistema de sistemas, en fin contemplar la noche trae una nostalgia y una tranquilidad que no puede compararse con nada te hace extrañar y te lleva a los recuerdos de un pasado maravilloso o tortuoso por que las estraellas no nos filtran el pasado pero nos calman el alma con su belleza.

    beso y saludos

    ResponderEliminar
  33. Hey , concuerdo contigo. Es genial sentarse a ver esos atardeceres hueveados.De preferencia, sin ruido humano alguno, o por último, con un buen playlist para disfrutarlo.

    Wow, uno se va y tienes afluencia masiva. ¿Onda ídola? Jajaja. ¡Incluso apareció el galán absoluto -leyendo los comments- de blogolandia!

    Bromas aparte, espero que estés bien chica.

    ResponderEliminar
  34. Hay que hacerse el tiempo para mirar hacia arriba, en una de esas, se envuentran la explicación a varios de nuestros problema.
    Es notable unirse a alguen especial mirando la luna al mismo tiempo.
    Saludos
    DaNy

    ResponderEliminar
  35. Hoy he contemplado uno de esos atardeceres donde impera el rosa y que al avanzar ha terminado en un cielo rojizo, encendido como una llama y lleno de rubor...
    Que guay poder ver cositas así!
    Besos

    ResponderEliminar
  36. No hay nada como tener una estrella al lado...una que ilumine el camino a seguir, una que brille más que la noche...

    ResponderEliminar
  37. El cielo....si aveces las nubes parecen pinturas de Dalí.........


    Saludos por primera vez

    ResponderEliminar
  38. Uuhh, me encanta el cielo, la luna, las estrellas y el manjar colum. Cuando era pequeña, tenía el hábito de subirme al tejado de mi casa y me tendía a mirar el cielo infinito y me daba cuenta que era una especie de hormiga en todo el inmenso universo. Soñaba y contaba las estrellas. No sé en qué momento de mi vida ese hábito se perdió y ahora muy extraña vez, veo la luna.
    Lore, me has hecho reir con eso de que eres una especie de mujer loba.
    Besos
    Tarí

    ResponderEliminar
  39. Inspirador, en muchas noches salgo a ver las estrellas con mi pensamiento que posiblemente ella la ve y asi compartimos un momento a pesar de la distancia y el tiempo.

    Inspirador y reflexivo pensar en la inmensidad de lo infinito (vaya redundancia).

    ResponderEliminar