miércoles, julio 01, 2015

Confiar

Me cuesta mucho mentir, y es una de mis fuertes debilidades. Por esto es que creo ilusamente que los demás no lo hacen. Para mí la confianza es la base de las relaciones humanas. Sin embargo, dicen que en la confianza está el peligro. He hecho caso omiso a esta frase. Debería ser menos confiada, más cuidadosa, menos ilusa y más terrenal. 

He perdido varias veces la confianza en las personas, pero siempre dejo la puerta entreabierta para confiar en aquéllas que no me han fallado. 

Me es difícil creer que la gente mienta para lograr un objetivo aunque dañe a otra persona. No entiendo a los estafadores que se aprovechan de la buena voluntad de las personas. No entiendo que alguien pueda dañar tanto a otra persona que la ha ayudado. No entiendo a esos hijos malagradecidos que abandonan a sus padres cuando están viejos. No entiendo cómo puedes faltar a tu palabra sin importar pasar a llevar tu honra. 

Debo aprender a ser más desconfiada. Debo aprender a creer menos y a marcar límites. La bondad no puede ser para todos. Debo aprender aún muchas cosas. Una de ellas es a no confiar y a no crearme expectativas tan altas... Eso pasa cuando eres soñador, crees que tienes el mundo en tus manos y en realidad el mundo te tiene a ti. Qué triste.