domingo, julio 05, 2015

Sin deudas

Es agradable sentir la liviandad de no estar en deuda con otras personas o con instituciones...

Me he preocupado toda mi vida en no deber nada a nadie. Sobretodo cuando se trata de plata. Me siento mal si sé que no he pagado una cuenta, o si alguien me prestó plata y no la he devuelto en el tiempo estimado. Me preocupo de estar permanentemente insistiendo en que debo devolver lo que no es mío... Por el contrario, siento que en varias ocasiones he dado más de la cuenta y están al debe conmigo. Eso pasa por confiada, pero bueno, habrá que sacar cuentas positivas de todas formas. Sirve de aprendizaje.

Por ejemplo, el caso más claro de deudas no resueltas son libros que se prestan y nunca los devuelven. Ufff .. yo tengo uno prestado en mis manos que acabo de terminar de leer y creo que no voy a estar tranquila hasta devolverlo. Está en todo caso en prenda, por el que yo presté a cambio jeje.

Hay personas a las que no les importa ser canallas y deberle plata a todo el mundo. Sé de algunos que son especialistas en cagarse a los demás. Uno puede tolerar hasta cierto punto una deuda, mientras no afecte el quehacer natural, pero cuando eso afecta a tus propios intereses, el asunto se vuelve grave. 

Nunca me ha molestado cobrar, es una lata, pero hay que hacerlo, porque sino, los vivos se pasan de listos. Me dedico a vender cosas nuevas y usadas. También hago regalos de lo que siento que ya no voy a ocupar y que otros pueden dar buen uso... esas "cosas que alguna vez pueden servir" sale permanentemente de mi casa-bazar. No tranzo cuando de ventas se trata. No hago rebajas cuando considero que el precio es adecuado, y por lo general es rebarato. Cuando vendo, vendo y cuando regalo, regalo. Y si vendo es pasando y pasando, aquí no se fía.

Solo debo respeto y atención a mi madre y a mi padre por ser incondicionales en todos sus actos hacia mí, mis hermanas y mi hija. A los demás, no les debo absolutamente nada. 

Un link sobre tips para eliminar las deudas.