lunes, diciembre 26, 2005

Mi Año Nuevo 2005

Empieza la cuenta regresiva...

Es típico que en estas fechas se empiecen a hacer los recuentos de todo lo vivido. El recuerdo de los buenos y los malos momentos, prometiéndose a uno mismo que el próximo año será mejor y estará lleno de alegrías... y que no se volverán a cometer los mismos errores...

No ha habido Año Nuevo en que lo pase lo suficientemente bien. Fui a la Mega Fiesta que se hizo hace como 3 años, y no lo pasé bien... gasté 15 lukas y no estuvo de todo mi gusto.

El Año Nuevo pasado fue raro... y eso es lo que pretendo contar en este post. Raro, porque fue entre distinto y bizarro, me aburrí y no tomé, y más encima andaba como de allegada en un grupito de estudiantes de medicina.


Pasé el Año Nuevo 2005 en Viña, viendo los fuegos artificiales en la Avenida Perú (frente al Casino), con mis papás, mi hermana, la Fran, mis tías y abuela materna, sumándose mi prima al familión (y amiga de mi prima)... Los ambulantes vendía gorros, palitos luminosos y unos colgantes de goma que al apretarlos se prenden y parpadean una luz roja... nosotros compramos todo eso. La Fran se quedó dormida, así que no vio ni un fuego artificial...

...Y en cada fuego artificial que reventaba en el aire, se quemaba alguna de mis vivencias y pasaban a archivarse directamente en el baúl de mis recuerdos... en algún lugar recóndito de mi cerebro...

Me encantan las luces, las miro incansablemente, aunque me dé tortícolis, pero no puedo dejar de mirarlas atentamente... a veces pido deseos, otras veces me baja la depre... algún sentimiento encontrado tengo con los famosos fuegos artificiales.

Historia.
Cuando era chica, estaba autorizada la compra y manipulación de fuegos articificiales; mi papá compraba un montón y jugábamos en la calle con él y todos los niños que vivían en el pasaje - En ese tiempo, la calle estaba llena de familias con niños, ahora no. - Nunca me atreví a patear viejas, sólo jugaba con las estrellitas y me dedicaba a hacer figuritas en el aire con la brasa encendida... Mi papá manipulaba todos los fuegos de artificio... y nunca nos dejó solos con éstos.

Con los años, el Año Nuevo se empezó a poner un tanto fomeque. Siempre lo mismo. Solos los cinco... cenando y dándonos el abrazo a las 12... y luego cada uno a acostarse...

He pasado 2 Años Nuevos fuera de mi casa, me refiero principalmente sin mi familia.
Cuando me fui de gira, al día siguiente de Navidad el '96, pasamos el Año Nuevo en Venezia, exactamente en la Plaza San Marco.
Esa noche estaba nublado a punto de llover, pero no fue excusa para que mucha gente (realmente mucha gente) fuera a esperar el nuevo año ahí... Estabamos todos los compañeros del colegio más cuatro profesores... hacíamos harto ruido (éramos una delegación de aprox 45 personas) todos con 16-17 años y wenos pa' tomar.

La Plaza San Marco es un rectángulo, rodeado de un edificio continuo en forma de C y frente a ésta se encuentra la Basílica de San Marco... Miles de luces bordeaban el techo de este colosal edificioy sobre éste estaba lleno de explosivos que fueron los que explotaron a las 00:00 hrs de allá. Las luces se reflejaban en el canal de Venezia... una gran maravilla... pero debo decir que son más top los de Valparaíso...


31/12/04 - 01/01/05



Mi prima Cristina invitó a una amiga que a su vez tenía un amigo ... luego de los abrazos y los colores en el cielo, nos fuimos a la casa de ese amigo, y tuvimos que esperar a otro amigo (de él) para irnos a Valparaíso porque según les habían contado, el Paseo Yugoslavo en cerro Alegre (que se une al cerro Concepción mediante este paseo) la llevaba, y todo el mundo se iba para allá.

Llegamos a Valparaíso como a la 1:20 am. Y la aventura de encontrar el famoso paseo empezó... recorrimos el cerro, unos pasajes angostísimos. Encontramos un grupo de músicos de más de 50 años, tocando Bossa Nova en la calle, con micrófono y todo... varios pindis bien arregladitos pero pasados de copas... Preguntamos a 10 personas mínimo cómo llegar al famoso Paseo... y nos indicaron mal el camino dos veces... seguíamos caminando y gastando zapatos... hasta que finalmente llegamos. El auto estaba a dos cuadras de la subida al paseo, pero nosotros cometimos el error de tomar el camino equivocado. La subida al paseo era una escalera de aprox 150 escalones (quizás más) en la que para subir (o bajar) había que hacerlo de lado esquivando curaos, botellas rotas y afirmándonos de las paredes para no caernos...

2:30 am. Llegamos!!! Había un mar humano... mucha gente curada... y nosotros ABSOLUTAMENTE SOBRIOS y más encima ejercitados... después de caminar una hora y media...
La cosa es que lo pasé... extraño... andábamos con un Pampero añejo a tempratura ambiente, lo mismo que la Coca Cola... sin hielo ... en realidad sabía horrible. No fui capaz de tomar más de un cuarto de "tazón". Nos sobró el copete...
Empecé a mirar al lado de un árbol (cuando me aburro me pongo a observar) a una pareja que se besaba desenfrenadamente... mi primera sensación fue: "qué demonios!!!!, ¿cómo tan poco piolas?"... y voyerista con todas sus letras, seguí sapeando... Mi gran sorpresa fue que después de analizar la situación me di cuenta que la pareja era de hombres. Fue heavy! Y no porque me dé asco... es que estos dos se agarraban todo TODO, se mordían el cuello... lo comenté con los amigos de mi prima... y nos acercamos los cochinos. Resultó que no era yo la única mirona... ya que la gran mayoría de los que estábamos cerca de aquél árbol estábamos en lo mismo - mirando - pero otros más degenerados aún, les sacaban fotos... y pa pior, los maricones posaban en posses MUY ATREVIDAS. Después de eso, vi una mina dándole un beso a otra, pero ya me dio lo mismo. Filo, estaba preparada para ver cualquier cosa...
Estaba apestada, sobria, sin amigos :( qué triste!!! Como a las 4 y media decidimos irnos... estaba todo muy freak, muchas mentes alcoholizadas... y no estábamos participando. Fue trágico ver a un tipo que se tiró un potazo-guatazo-piquero a la piscina de botellas vacías. No le pasó nada, menos mal... pero me horroricé.
Bajamos por la escalera que nos llevó a aquel lugar... y fue la misma historia, pero con la diferencia que todos iban más copeteados que a la subida... y nosotros íbamos en bajada.
Finalmente, nos quedamos sentados afuera de las discos que estaban cerradas (nadie más podía entrar) al lado de los cuidadores de autos...


Y ése fue mi súper Año Nuevo 2005 en Valparaíso... Lo pasé con gente que no conocía, en una aventura aplanando cerros, preguntándome cómo lo estarían pasando los demás... dicen por ahí que los 12 primeros días del año, definen los 12 meses que vendrán... si fuera cierto, entonces sí se cumplió que este año conocí mucha gente nueva (y que estimo), pasé una infinidad de aventuras de todo tipo, tuve muchos sobresaltos, pero debo decir que este año lo pasé chancho!!!! A pesar de todas las historias, de mi efecto imán que me jugaba en contra, lo pasé muy bien... y eso se lo debo a las personas que me acompañaron en toda esta aventura 2005.

Muchas felicidades...


Hagan su recuento, y vean que estuvo mal y qué estuvo bien... el mío viene el 31 de diciembre (si que alcanzo a hacerlo).


¡Salud!