martes, noviembre 22, 2005

Todo pasa... allá afuera



Veo cómo pasa la vida a mi alrededor, y yo dentro de esta cápsula llamada Universidad. Y me fumo un pucho esperando que pasen los días... esperando llegar a ser algún día la Ingeniera Civil que jamás soñé ser.
Supongo que ésta es la vida que me tocó. En todo caso, debo reconocer que la U es parte de mi rutina, y más que eso, es parte de lo que me gusta hacer.

He escuchado mucha gente quejarse de que no quiere seguir estudiando... ¡TOY CHATO! es la frase más recurrente en este fin de mes, y ¡peor! fin de año.
En realidad, también estoy chata. Chata del olor, del color, de las caras de la gente con las que me cruzo todos los días y que no saludo, chata de tener que estudiar lo mismo, una y otra vez, para aspirar a aprobar el ramo sin tener que ir a examen.

Y sigo viendo como pasa la vida... y las horas...

Los conductores luchan por llegar primero al final del camino, la gente se cruza en la calle, te choca, te empuja... nadie sonríe simplemente por hacerlo. A veces lo he intentado, pero no resulta... muy poca empatía, muy poca sensibilidad al sentimiento ajeno...

El centro de la ciudad es el lugar óptimo para encontrar miseria, miseria verbal, miseria sentimental y sensorial... El hombre indigno acostado al medio del paseo peatonal pidiendo monedas... La mujer indigna mostrando al cabro chico enfermo para ganarse unas monedas... No seamos tan crueles.. voyeristas. A mí, no me gusta ver ese tipo de espectáculo en la calle, y por ello, simplemente no miro... y más que insensibilidad, es una forma de guadarme la ira contra la poca dignidad de algunos seres humanos.

Y sigo viendo cómo todo pasa... y todo cambia...

Y en la tele ya nos están ofreciendo comprar a crédito los regalitos de Navidad... sinceramente el tema me colapsa... No soy católica, y por ende el espíritu navideño (si es que permiten llamarlo así) lo siento sólo como unión familiar el día 24 en la noche. Por lo menos no me permito salir esa noche, y menos ahora que tengo a la Francita a mi lado.
Los días previos me lo paso en el centro o el mall buscando los regalos, buscando egoístamente el mejor regalo para mí... y estos últimos años, tampoco he podido disfrutar los días festivos fideañeros porque he estado haciendo cursos de verano... Es algo así como vivir en USA o Europa (con clases en Navidad pero sin nieve).
Todos los nuevos años se celebran deseando buenos augurios... siempre se espera que todo sea mejor...
En este caso... ¡ESTOY CHATA DE ESTUDIAR! Y todos los años me pasa lo mismo que tengo que estar apretando hasta el último examen para ver quién ganó... si los estudios o yo...