martes, abril 03, 2018

Desafiada

Terminé el desafío de los 40 días antes de tiempo, porque no me di cuenta que dentro de las reglas, estaba descansar los Domingo. De todas formas, hasta hoy no he parado de ordenar y de buscar cosas en mi hogar que estorban y no aportan en nada.

Ahora estamos haciendo un desafío que partió el 19 de marzo y quedó "montado" sobre el que yo estaba haciendo (y que ya terminé), y ya vamos en el día 16. Se llama "Desafío anti-acumulación en 30 días". Básicamente consiste en deshacerte de todo lo que no aporta ninguna función ni importancia a tu vida (ni a la de tu familia), 

Yo partí el desafío anterior con muchas ganas y tuve tan buenos resultados que se me ocurrió la idea de motivar a mis amigos y conocidos y que ellos a su vez invitaran a los suyos para formar una red de ayuda. (La mayoría son mujeres, al parecer nos preocupa más el tema de la organización y nos estresa más tener tanto cachureo). Lo que suele pasar es que no sabes por dónde empezar. El grupo gringo del cual participé (sigo ahí) fue super motivador, porque me di cuenta que, si bien mi casa era una gran caja de cachureos, hay personas que viven con muchos más y también están dispuestas a hacer algo por mejorar sus casas y sus estilos de vida. Por esto, me vi en la necesidad de transmitir lo que he aprendido. A veces mostrando con el ejemplo, puedes enseñar mejor que sólo aconsejando. Hay que partir teniendo ganas. Al pincipio se produce mucha ansiedad. A mí, al menos todavia me cuesta soltar cosas por soltar. Hay algunas que no puedo regalar, porque creo que puedo venderlas. Pueden pasar meses esperando a algín comprador, pero creo que ésa es una veta que tengo en mi ADN de la cual no me voy a liberar fácilmente.

A modo de resumen, les cuento que haber sacado de mi casa todo el montón de cosas que les fui mostrando en los 40 posts anteriores me ha hecho sentir cada día más liviana, con menos apego a las cosas materiales, a necesitar menos y valorar lo justo. Ya no me dan ganas de comprar adornos, porque sinceramente ya no sabría dónde ponerlos. Vendí el gran estante que cumplía justamente esa función y ahora no tengo más espacio para nuevos cachureos. 

Aún habiéndome liberado de cientos de kilos de "basura" y cachureos. todavía me quedan muchas cosas por sacar que, aunque son menos voluminosas, igual usan espacios que no quiero que estén ocupados. Aprendí que entre más cajas, cajones, estantes y muebles tenga, más cosas van quedar guardadas y dentro de las mejores lecciones que he aprendido está la frase "si necesitas más lugares para guardar cosas, no es porque tengas poco espacio, sino que tienes muchas cosas".


Mi gran inspiración es Marie Kondo y acabo de encargar 2 libros suyos. Deberían llegar esta semana. Cuando los tenga en mano, les voy a ir compartiendo tips. Por ahora pueden unirse al grupo "Desafío AA en 30 Días" en Facebook.