lunes, mayo 28, 2012

Soltera otra vez

Entre el video de las 42 Frases de las Celosas más el estreno de la teleserie Soltera Otra Vez, he escuchado y leído tanto comentario que me dieron ganas de escribir mi propia versión de los hechos.

No me considero celosa, cuido lo que es mío no más jaja. Reconozco que a veces he sido un poco psyco averiguando cosas que no debiera saber o que no deberían importarme, pero que al fin y al cabo, no estuvo de más averiguar. Pero no soy celópata. Confío, quizás es un defecto, pero es la forma en que considero que una debe llevar una relación de pareja si quiere que resulte.

Viendo la novela, a pesar que muchas de las escenas son sobreactuadas, deja en claro un punto importante y es que las amigas siempre están cuando una las necesita y también son ellas las que te hacen poner los pies en la tierra cuando andas con la cabeza en la luna soñando en historias tanto para bien como para mal. 

Es cierto que una se pone monga durante la relación cuando ve que el socito no pesca mucho o la magia inicial se ha ido perdiendo, la rutina se pone densa y por eso me he reído con las frases de celosas porque más de una de esas frases he dicho por inseguridad y sé que mis amigas también. 

Estar soltera otra vez ha implicado volver a armar mi vida. Empezó a sobrarme el tiempo, la comida, los minutos en el celular... Triste en un comienzo, esa tristeza de llegar a casa y ponerme pijama a las 7 de la tarde, llanto contenido de todo un día que explotaba al abrazar la almohada... Por eso entiendo a la mina de la novela. Volver a ver la vida desde un ángulo totalmente distinto, donde cada detalle vale. Las amigas siempre dan consejos y ayudan a  ver las cosas desde distintas perspectivas, pero es finalmente una la que tiene que darse cuenta de los hechos. Una persona me dijo que dejara de hacerle caso al corazón y pensara con la razón. Lo hice. Fue la única manera. Pero duele, a veces duele... y otras no duele y es convincente. Hay que saber donde dejar que afloje la cuerda. 

Los hombres pareciera que son más simples y determinantes a la hora de tomar decisiones. Nosotras damos vueltas mil veces a los temas que nos trastornan, buscamos ayuda emocional, apoyo moral y un cuantohay de explicaciones para entender lo que finalmente queremos entender y creer. 

Yo protejo lo que es mío hasta que me dejan. Si no puedo, no hay nada más que hacer. No hay recetas o por lo menos mi libro de pociones, no tiene las recetas adecuadas. Y aquí estoy. Soltera otra vez.