sábado, abril 14, 2007

“Ya vas a ver, cómo van sanando poco a poco tus heridas
Ya vas a ver, cómo va la misma vida a decantar la sal que sobra en el mar…”

(Día de Enero - Shakira)


El tiempo es amigo sanador de las heridas…

Ya hablé alguna vez de que quiero que el tiempo me devuelva el tiempo que le he dado (aludiendo a “hay que darle tiempo al tiempo”), pero en realidad, contradiciéndome absolutamente, todo lo vivido ha servido para crecer… el tiempo, que vendría siendo la cuarta dimensión, cumple un papel fundamental en mi vida… y por supuesto en la de todos los seres vivos…

El tiempo nos regenera las yagas de la piel, de la mente y del corazón, el tiempo ayuda a que el cerebro borre situaciones que en cierta medida no queremos recordar… y nos hace añorar y amar las situaciones en que fuimos infinitamente felices.

Tiempo agotador cuando estamos atrasados… tiempo que pasa lento cuando estamos ansiosos y debemos esperar… tiempo que nos hace más maduros, más viejos, más hediondos, más peludos, más grandes, más estresados…
Tiempo que transcurre sin detención que nos hace recordar la infancia, “esos tiempos aquéllos” en que todo era regalado, donde no había preocupaciones…
Tiempo que ha ido transformando episodios pasados en Historia, que ha hecho que se cumplan los tratados…
Tiempo que pasa para medir velocidades y caudales… que ayuda a los deportistas a obtener marcas mundiales…

Si nos pasamos en el tiempo… se nos quema la comida, se nos va la micro, no podemos terminar la prueba, nos cortan la disertación, nos quedamos sin entrar a la consulta del doctor, se cierra el local de votación, la calle funciona en un solo sentido…

Horas, minutos, segundos, milésimas, etc… TIEMPO, TIEMPO, TIEMPO

Tiempo que no logramos vencer... que no podemos detener… que por más que le quitemos la cuerda al cucú, ALLÁ AFUERA todo sigue pasando y pasando…

PS: No cambio el tiempo que he pasado con él, por nada del mundo...

¿Cómo valoran Uds. el tiempo?