miércoles, febrero 21, 2007

El Gato con Botas

Un cuento para analizar...


En una aldea muy lejana, vivía un joven y su gato. Éste tenía un maravilloso don: podía hablar.
Estaba el joven muy triste porque no tenía trabajo ni que comer. Al gato se le ocurrió una idea. Consígueme algunas ropas y unas botas. – Le dijo a su amo. El joven consiguió las cosas, él se las puso y le dijo que lo esperara, que iba al castillo del rey y volvía.

El gato se fue al bosque donde buscó un lindo y robusto conejo, y se dirigió al palacio. Cuando éste llegó ante el rey le dijo: "Mi amo os manda este presente"; el rey quedó maravillado y muy agradecido con el regalo. Mandó dar las gracias al desconocido “Conde”. El gato se marchó haciendo una reverencia.

Al llegar a la casa, el joven lo esperaba impaciente. ¿Cómo te fue? – le preguntó – el gato le contó lo ocurrido.
Luego le dijo que se metiera al río y fingiera que lo habían asaltado. El joven obedeció al gato y se lanzó a las aguas sin sus ropas, luego el gato gritó ¡Que alguien me ayude, han asaltado a mi amo! El muchacho a su vez también simulaba su papel de víctima de los ladrones y pedía auxilio. Justo en ese instante, el rey pasaba por ese lugar. Al ver al gato y a su amo que hacían señas, se acercó. El gato le dijo que los habían asaltado y a su amo le habían robado todas sus ropas. El rey mandó que le fueran a buscar ropa, y los llevó a su castillo. Entretanto el gato corrió al castillo del ogro, que era muy malvado y hábilmente lo engañó para que éste se convirtiera en un pequeño ratoncito, al que de un mordisco se comió.

El gato corrió al castillo del rey, le dijo a su amo que invitara al rey y a su hija al palacio. El joven lo miró sorprendido y siguió al gato, que los llevó al castillo que había sido del ogro.

El muchacho pidió la mano de la hija del rey, y éste feliz aceptó << (ojo con eso) Los jóvenes se casaron y junto a su fiel compañero el gato, disfrutaron de la fortuna que dejó el ogro y vivieron muy felices…

Qué fácil sería todo si los problemas se solucionaran así…


Qué penca que la princesa haya sido “obligada” a casarse con alguien a quien no conoce, porque su padre sí estaba de acuerdo… Y es la tónica de muchos cuentos y canciones infantiles…

Yo también quiero vivir feliz para siempre…

18 comentarios:

  1. Exxisten culturas donde aún es el padre quien designa con quien se casa la hija, basta ver la historia de los árabes.

    En cuanto a lo de la felicidad siempre he pensado que esta equivale al momento, no es eterna, vivimos momentos de alegría, tristeza, enojo, risa, en fin sone stados anímicos.


    saludos

    ResponderEliminar
  2. Lo encuentras penca porque miraste el cuento bajo la grilla de lectura de un adulto, pero si te sueltas las trenzas, bah! sorry, digo, si lo lees con la mentalidá imaginativa y libre de un niño, puedes pintarte el remate del cuento como te plazca. Supon que el príncipe fuese un Brad Pitt, un Tom Cruise, un Marceloide... ¿no estarías feliz de que te forzaran a casarte?

    Triunfa!

    ResponderEliminar
  3. Esa "costumbre" de casar a mujeres "por decreto" existió durante el 99 % de la humanidad.
    Hace muy pocos años dejó de ocurrir, y no en todos los países.
    Por supuesto que me parece deplorable , pero los cuentos no tienen la culpa: ellos sólo reflejan los usos y costumbres de la sociedad en la que fueron escritos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ojalá mi perro hablara... lo vestiría y lo mandaría a buscarme una mina... jajajajaja

    ResponderEliminar
  5. Que pegados que andamos todos con analizar relaciones (t escribí algo al respecto) ... y sí, de los cuentos de hadas, creo que intentaré no leerle ninguno con princesas y principes azules a mi futura hija. Si llego a tener alguna, claro está. :)

    Cariños!

    ResponderEliminar
  6. Buenas tus reflexiones, aunque, como dijo daniel de witt, reflejan las costumbres de la época. No podemos ver esos antiguos cuentos sin tener en consideración su trasfondo cultural, eso es algo que tomo en cuenta cuando leo algo muy antiguo.

    Pero hay cosas peores: Cuando niño, y todavía lo tengo por ahí, un ejemplar de la revista Cabro Chico hacía un análisis comunista del cuento de la Caperucita Roja… y dejaba chico al tuyo del Gato con Botas, así que no te inquietes.

    Yo también quiero ser feliz para siempre, pero es algo que cuesta mucho. Ahora, si quieres ser como Fiona…

    ResponderEliminar
  7. Hola: jamás había pensado en el fondo de los cuentos de hadas, excepto una vez que me explicaron el de la caperucita roja, o lo leí?, no me acuerdo.

    Yo quiero un principe, pero real, como el principe Felipe, tal vez está muy enamorado como para fijarse en mi, pero a mi él me encanta...

    ¿Puedo soñar con él? jajajaja

    Ah, y a mis hijas siempre les digo que se casen con un principe, que tenga mucha plata y que las adore, total, si después la cosa falla, se quedan solas pero ricas. jajaja y no es chiste.

    obvio que antes de todo eso les digo que lo más importante es estudiar para no depender de nadie nunca.

    Mil cariños,

    María Paz

    ResponderEliminar
  8. Los cuentos infantiles no eran tales en su época, además no suelen estar escritos por niños...
    En todo caso eran cuentos destinados a la nobleza, excepto algunos como el de "la cerillera".. así pues siempre honraban la estructura social que les daba de comer.. Se solían leer en la corte y demás, pocos niños de esa época iban a la escuela, sabían leer y además les compraban libros. La mayoría eran fábulas morales de exaltación cortesana, que se leían a los infantes de los nobles, gente de 15, 16.... años, gente con el culo pelao ya...
    Creo que ya me estoy repitiendo un poco... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Duh, realmente lamentable que la obliguen a casarce, pero hay que verlo por el lado positivo, va a tener una mascota que habla, jajajaja....
    ;)
    que pavada, no?

    Saludos!!:D
    JCM

    ResponderEliminar
  10. El nunca bien ponderado gato con botas. Pero hay que reconocerle al gato la habilidad con que tramo todo.
    Y que me dices de la bella durmiente o la cenicienta ????

    ResponderEliminar
  11. La obligaron a casarse, pero quien no te dice que el joven era guapo, rico e inteligente. No buscamos acaso un principe para nosotras...
    Lastima que sólo existen en cuentos de hadas
    Saluditos
    BARBY

    ResponderEliminar
  12. La gran mayoría de los cuentos tienen princesas y príncipes... el Rey necesita con urgencia que su hijo de case y le busca novia... casi por catálogo.

    La diferencia con la Cenicienta y la Bella Durmiente, es que estas princesas hablan y sienten, y son ellas al final las que se enamoran... ahí hay una gran diferencia...
    Aunque al parecer los cuentos originales (no la versión Disney) son mucho más macabros...

    Un beso, chau
    Lore

    ResponderEliminar
  13. primero quiero decirte que estuve muchos días tratando de poder comentarte y que no sé qué pasaba tu página no me permitia ni leerte!!grgr que me da rabia. Bueno.. eso. respecto a ser feliz.. creo que uno en la vida siempre es feliz.. y los malos ratos son sobresaltos en esa felicidad.. y no al revés.

    slds
    rein

    ResponderEliminar
  14. lo que siempre me ha llamado la atención de este cuento es que el gato hace todo esto y no pide nada a cambio...... y eso no se la creo ni a las personas, ni menos a un gato
    y hasta donde sé, esto de casarse por amor es un invento mas nuevo que antiguo, antes era mas importante el respeto, luego venía el amor.....luego llegó la literatura romanticona, hollywood y bueno, acá estamos sufriendo de amor.... espero que no sea así la cosa, y que el amor puro y simple si exista
    saludos

    ResponderEliminar
  15. Hola Lore:

    Para mi el gato con botas es un sobreviviente de la vida, son de aquellas personas que usan todo su ingenio para pelearle a la vida, no es un tema de principes y felicidad de siempre, mas bien es la lucha por la vida, y la creatividad, el ingenio, y la capacidad de sobrevivencia.

    saludos

    ResponderEliminar
  16. Yo tengo cinco gatos. Los voy a entrenar a ver si "me salta la liebre" con alguna princesa, jajaja

    ResponderEliminar
  17. El gato con botas, no tiene rival! Tenía un cuento y una canción me acuerdo, pero algo había con unas perdices, aunq mi memoria falla.

    Y, teiens razón...yo tb kiero vivir feliz para siempre, (suspiro).
    jeje
    aunq , obvio, la felicidad no es "parejita" ,siempre va cambiando :)
    un abrazo cariñoso pa ti y la fran
    byebye

    ResponderEliminar
  18. Buscando imagenes de corazones naufrague en tu blog jejeje. esta muy bonito y me impresiono tu capacidad de analisis... a mi tambien me gusta analizat al ciento las situaciones, cosas y personas...
    Interesate el cuento del gato con botas

    Saludos desde Tingo Maria - Peru

    ResponderEliminar