miércoles, noviembre 18, 2015

El mundo se cae a pedazos

El atentado en París me dejó mal. También me han dejado mal los atentados en Siria y la guerra permanente en la franja de Gaza. Estuve muy descompuesta cuando mostraron la imágenes de la matanza de los estudiantes en Kenia y también confundida con el secuestro de las niñas en Nigeria.

Me pregunto, como muchos, ¿hasta cuándo? Bajo mi mirada completamente apolítica, sin religión  e incluso un poco ignorante, me cuesta comprender cómo los seres humanos nos destruimos entre nosotros, por poder, por obtener algo mayor... No sólo estas guerras que son potentes, que traspasan las fronteras y que afortunadamente no llegan a nuestro continente, nos hacen daño. También ocurre una mini guerra a nivel local, donde ves que los políticos de nuestro país no son capaces de ponerse de acuerdo por un bien común para todos, donde reina la convicción política por sobre los intereses de la comunidad. Se transmite en los medios esa permanente sensación de miedo a salir a la calle, de tener cuidado con cuanta persona se te cruza porque te puede asaltar, te puede robar el auto... ya no estamos a salvo de nada. Siempre habrá alguien que quiera hacerte daño, de forma planificada o espontáneamente, al parecer la vida siempre está pendiendo de un hilo.

La vida humana es tan frágil, un día estás, al otro no. Tengo una mirada demasiado romántica de la vida, me he vuelto sensible con los años, y estas guerras, estos atentados a personas inocentes me inquietan, me hacen pensar. No podemos seguir haciéndonos daño entre nosotros por cosas superfluas. Creo que es necesario comenzar a dar más abrazos, a decir más "te quiero" a quienes realmente lo merecen. Sueno demasiado cursi de repente, pero estoy convencida de que si no hago lo que quiero ahora, quizás no lo pueda hacer nunca. 

Creo que nunca voy a poder entender los ataques suicidas. Puedo entender el suicidio como una decisión de no querer seguir viviendo, los motivos pueden ser miles. Es terrible también no poder hacer nada para evitar que alguien tome una decisión así. Pero ¿ataques suicidas? ¿Por qué alguien se mata llevándose consigo a otros que no tienen nada qué ver? 

Ese tipo de frases me dan vueltas. ¿Con qué derecho alguien mata a otro? No quiero profundizar en razones de venganza, pena de muerte, y afines, estoy hablando de lo que sucede en un día normal, con gente "normal", en un estado "normal", donde en estricto rigor no debería pasar nada malo.

"Están los que piensan sólo en destruir, están los creen que todo es en vano y que el mundo va a morir. Estamos nosotros para despertar un sueño perdido, un sueño que todos podemos realizar" Alberto Plaza - Que cante la vida

Matas en nombre de tu Dios. El mismo Dios en el que creen las otras religiones. El mismo ser que supuestamente creó al humano, con distintos colores, tamaños y culturas... culturas que separan en vez de unir. Como no soy creyente, me es más difícil entender el fanatismo. Sólo entiendo que no estamos en el mundo para hacernos daño. Tampoco me explico para qué estamos en el mundo, pero ya que estamos, habrá que dar lo mejor de cada uno y establecerse metas para ser felices. Me volví a poner romántica, pero no sé bien qué esperar de la vida. 

"Nothing to kill or die for and no religion too. Imagine all de people living life in peace" John Lennon - Imagine


El mundo se cae a pedazos, agotamos nuestras fuentes de recursos, no nos importa cómo van a vivir nuestros descendientes, nos da todo lo mismo, ignoramos al del lado, a nuestros vecinos. Somos individualistas, es la única forma de sobrevivir. Los altruistas son pocos  e incluso de ellos la gente se aprovecha. La infancia es la mejor etapa del ser humano, ojalá pudiéramos mantenernos pensando como niños por toda la vida. El mundo sería muy distinto.

Nacemos como seres frágiles, necesitados de otros humanos para poder crecer. No estamos solos. No lograré nada escribiendo este artículo, no voy a lograr la paz mundial, ni que dejen de pasar los horrores que pasan, sólo transmito un mensaje a quien quiera leerlo. Nadie merece morir sin saber al menos por qué... y si muere en el sueño, al menos se cumple la ley de la vida... encenderse y apagarse.