lunes, julio 26, 2010

Inmortalidad inventada


No me gustan los médicos, ni los exámenes médicos, ni las urgencias médicas, ni los medicamentos... nada que tenga que ver con el área de medicina tradicional me gusta... es algo que he repetido durante años, porque nunca necesité (salvo excepciones obviamente) estar revisando mi salud de forma constante.


Dentro del último año, comencé con visitas continuas al médico después de que por el asalto tuve que rehacerme un dedo, porque empecé con sensaciones de salud distintas a las habituales, porque presenté cuadros de dolores de cabeza por estrés, porque ahora me atacan cólicos renales... maldición! No soy inmortal y tampoco soy inmune a todas las enfermedades existentes en el mundo.


He tenido que controlar bruscamente mi fobia a las agujas, porque me trastorna el hecho de pensar que me atraviesan la piel haaaaaa y la sangre, y el dolor y ahhhh que miedo!!!! Lloraré, como siempre lo hago cuando me muestran una jeringa... de a poco me he ido entregando al "sistema" de atencíones clínicas, pero NO es de mi agrado, aunque sea por mi bien.


Me retan porque no me he hecho los exámenes... es que tontamente pensé que se pasaría solo, pero por lo visto no es así... Durante mucho tiempo pensé que no me pasaría nada nunca, que estas cosas le pasaban sólo al resto de las personas, pero por lo que me estoy dando cuenta, soy una mortal común y corriente, con 30 años que se me están notando porque ya no logro tener el cuerpo atlético de hace unos años atrás, porque me canso, me arrugo y me enojo con más facilidad hahahaha (mentira)


Prometo hacerme un examen esta vez... porque el otro examen que tengo pendiente no puedo hacérmelo porque no logro encontrar la orden que me dieron antes del terremoto ¬¬ ajajaja... soy una irresponsable, lo sé. Línchenme.