sábado, marzo 10, 2007

Cien pesos


Ayer hacía un calor del demonio y me compré un helado… el de 100 pesos, el típico, el que me he comprado al mismo precio desde que tenía 6 años… siempre ha costado lo mismo, y espero que siga así por muchos años más…

Dejé el auto estacionado en un sector de baja demanda, sin parquímetro… a la hora de irme, aparece un muchacho que supuestamente me lo estaba cuidando (no les creo nada a estos tipos, porque a la hora de un robo, son los primeros en hacerse los lesos… vaya yo a creer que él dará su vida porque no me roben el auto…)… le pasé $100 y quedó tranquilo.

A veces he querido probar suerte.. y compro un raspe que me dará la felicidad eterna si es que gano… si no gano, no importa, porque ¿Qué son $100 al lado de un sueldo mensual de 500 lucas, en caso de que ganara? Por sólo cien pesos, puedes ganar una casa… el Kino hace muchos años, valía dicho monto… ahora se han puesto ambiciosos…

En el Mall (y en el supermercado) existe la posibilidad de ganar un peluche enorme por sólo cien pesos… Lamentablemente, los peluches más grandes son los que menos opciones dan para sacarlos, pues las pinzas no tienen el agarre suficiente para tomarlos… Sin embargo, mi madre se ha convertido en una experta, y ha ganado si no me equivoco, más de 3 veces… y por cien pesos…


Y hay una serie de maquinitas que están arregladas para trabajar con las monedas de cien antiguas… Los juegos mecánicos a la salida de los locales comerciales, el telé

fono público que generalmente no la devuelve, los aparatos de apuestas tipo cascada, flipper o banderitas, los lockers (o casilleros), etc…

Se puede pagar el baño con 100 pesos, pero por lo que pude notar cuando fui a Santiasco hace unos meses, las necesidades biológicas de las personas son un increíble negocio. El Terminal de buses cobra $300 por entrar a un baño que no es nada del otro mundo, de hecho diría que es harto feo. Acá, en Concepción, aún es posible cancelar la módica suma de $100 en algunos sectores.

Si hay algo que me fascina, son las cabritas o palomitas de maíz

El centro de Concepción alberga 4 a 5 carritos palomeros y es muy común que la gente que pasea compre palomitas… yo lo hago a menudo a menos que tenga el colon en la mano… Y aquí valen 100 pesos, no como en Viña, que venden a $200 las pequeñas (son la mitad de las nuestras) y más encima los cuicos las venden en bolsas de papel…


Hasta el año pasado, el pasaje de estudiante, costaba $100. Ahora vale $110 y NADIE ha alegado nada, no como en la capital que hace un tiempo dejaron la pata’ por 10 pesos. La cosa es que a la subida de la micro, los cien pesos con salvadores cuando el estómago pide… por $100 es posible comprar chocolatitos, galletas, chicles, obleas y una infinidad de golosinas que no suelo comer… (jajaja)

El cigarrito suelto, vale cerca de los $100…

¿Qué son cien pesos?

¿Cuál es el valor subjetivo de $100 pesos para las personas?


Para algunos es muy poco, una moneda común y corriente de la cual no es posible encariñarse… para otros es una moneda que sirve para comprar dos panes o una cajita de té.
Me dediqué a “coleccionar” las monedas de 100 nuevas… ahí están… son como 30…

Cien pesos hacen la diferencia… entre pagar 1900 y 2000, suena más lindo 1900, incluso, muchas veces los 10 pesos hacen la diferencia. Cien pesos nos sacan de apuros, cien pesos nos regalan una ilusión, cuando juramos de guata que ganaremos algún premio que multiplica por 1000 nuestra “inversión”…

Me aburrí…

¿¿¿Alguna otra idea????

Actualización... se me habían olvidado los pañuelos desechables que venden en la calle y los parches curitas sanadores de dolores infantiles... los choco panda a cien... el maní confitado afuera del estadio... la sorpresa para los regalones... los globos en el parque...