domingo, junio 21, 2009

El poder de una buena imagen


Está claro que el terno es sinónimo de formalidad e incluso elegancia, así como los trajes dos piezas para las mujeres acompañados de lindos pañuelos y regios zapatos…

¿Y si no nos gusta usar traje? ¿Y si no nos gusta usar tacos? ¿Y si nos enferma andar formales y elegantes? Creo que cagamos no más.

Las entrevistas de trabajo exigen por lo general andar regia y estupendamente vestidos. ¿Cómo no? La imagen es lo primero que se muestra al momento de postular a una pega y por tanto no es posible descuidarla en lo más mínimo. Odio las entrevistas formales. Me siento incluso disminuida. No tengo regios trajes 2 piezas para tener guardados en el clóset todo el año. No soporto los pantalones de tela, odio andar con pantys, no tolero las solapas y odio las blusas… Pero lamentablemente para estas ocasiones debo dejar de ser yo y transformarme en ese personaje que todos quieren ver, formalita y elegante, tirando pinta pa’ afuera y sintiéndome incómoda por unas cuantas horas.

De todas formas, es innegable elegantes todos nos vemos guapos. Un ejemplo de ello son los matrimonios, en los que cada cual sale a relucir sus mejores dotes, aunque finalmente todos los hombres terminen en camisa y la corbata en la cabeza y las mujeres a pies descalzos con las chalas en las manos…

Recuerdo cuando nació mi hija. Había mucha gente esperando afuera. Al momento en que me llevaron a la pieza debo reconocer que no quería ver a nadie. Estaba sucia, hinchada y despeinada y todos querían conversar y saber detalles del acontecimiento. Me veía fatal y nadie se iba… para peor me sacaban fotos… jelou!!! Inmortalizaron lo peor de mí en ese momento (menos mal que no existía FB).

Lo mismo que hoy. Quisiera que me vinieran a ver porque estoy enferma, pero en realidad perdí todo el glamour. Tengo una mascarilla, el pelo revuelto, la voz de Darth Vader y probablemente un olor terrible (ajajjaja…), así es que las visitas las reservamos para otra ocasión en que pueda ser una buena anfitriona.

Sólo para sentirme mejor mañana, me vestiré de fiesta y saldré a pasearme en tacones altos a la calle :D. Crucen los dedos para que me vuelva la voz… la necesito el martes a las 9:00 am.

2 comentarios:

  1. Yo tengo unos tres trajes, de esos buenos y caros, varias corbatas y zapatos de los buenos. Cuando los uso? en ocasiones muy especiales o cuando me toca trabajar en alguna clínica privada donde hay que andar más "presentable" que en un hospital público donde la presentación es más relajada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. "la imagen no es nada, la sed es todo" dice Sprite...es una de las cosas curiosas de la vida, para optar a un trabajo, debes ir de tenida formal...siendo que lo importante se lleva interiormente...o sea, a uno lo contratan por lo inteligente q es para el puesto, pero si tienes buena facha mejor...

    La imagen vende un producto, como todo en la vida....

    Cariños!

    ResponderEliminar