miércoles, mayo 24, 2017

Postergar

Hace una semana estoy leyendo el libro "Yo Antes de Ti" de Jojo Moyes. Un hombre joven queda tetrapléjico producto de un accidente. Tuvo la fortuna de haber viajado y conocido distintos lugares antes de su accidente, hacía deportes extremos, era mino y canchero, y le iba bien en la pega. Las tenía todas... Pero tiene este accidente que lo deja postrado en una silla de ruedas sin mayor movilidad que unos dedos de una mano, su cuello y cabeza. Para todas sus necesidades físicas y fisiológicas está obligado a depender de otros...

No quiero ni imaginar lo que significa vivir atrapado en un cuerpo sin poder usarlo. Ésta es una de las razones por las Will, el protagonista, no quiere seguir viviendo. Sinceramente, creo que tendría la misma postura si llegara a pasarme algo así.


Pero lo que me hace escribir este pequeño post, es un pensamiento que llevo desde hace un tiempo y es que me cansé de estar postergando todo para el futuro. Me proyecto en un futuro en una casa nueva más grande que la que tengo o ampliando la mía, me imagino viajando conociendo China o la India. A veces me dan ganas de escribir un libro, pero me trabo porque no sé sobre qué escribir. 

Había postergado las idas al gimnasio de puro floja. Confieso que aún me da lata llegar después de la pega y partir, porque hace frío y ya está oscuro, pero me he estado automotivando y al menos he cumplido... mi idea es que se haga un hábito, pero por ahora aún es una obligación mental.

Por el trabajo y la falta de plata, siempre estoy postergando lo que me gustaría hacer y estoy segura que a muchos nos pasa lo mismo. Queremos hacer un montón de cosas y esperamos los fines de semana para tener libertad para hacerlas y no falta que ocurre un evento inesperado y pum! No se puede hacer y hay que seguir postergando... Las idas al doctor hay que postergarlas. ¡Cuántas veces he postergado mi salud por el trabajo! ¡Cuántas veces no pude ir a las presentaciones de mi hija en el colegio! Y ahora, por pega, por falta de vacaciones (y plata), no he podido conocer a mis sobrinitas... Así voy postergando mis "trabajos" de costura que tanto me gustan, los cuadernos que tengo pendientes de hacer, la pintura del baño y un sinfín de cosas que no puedo hacer en lo inmediato.

Definitvamente no todo puede ser postergable. Uno, porque la vida es frágil y se acaba en cualquier momento y dos, porque la vida es ahora. Quizás cuando tenga la plata y el tiempo para hacer lo que quiero ahora, mi cuerpo no me lo permita. 

Trato dentro de mis posibilidades de hacer de todo. Me canso, obvio, y me falta tiempo para hacer más. Entre tanto qué hacer a veces me olvido de mí. Se me olvida revisarme las cejas, por poner un ejemplo. Pero me gusta estar ocupada. No me agrada estar siempre en la pega, pero es mi canal de obtener las demás cosas, por tanto no puedo quejarme tanto. Un "no puedo" como respuesta, me angustia. Creo que queriendo y teniendo las ganas, se puede lograr mucho. Soy conciente que la plata es limitante, pero la voluntad lleva más lejos de lo que uno cree. 

Mi humilde reflexión en cuanto a dar 'my best' para poder concretar los deseos en el corto o mediano plazo.