miércoles, agosto 26, 2015

Madurez


Una persona madura se asocia generalmente con la edad. Algunos la alcanzan desde muy jóvenes cuando deciden hacerse cargo de sus propias vidas o de su familia. Otras la alcanzan después de los 30 cuando deciden establecerse en algún lugar fijo para vivir, cuando logran la estabilidad laboral o económica que les permite vivir tranquilamente y sin pensar en "niñerías". Otros no lo logran nunca y viven permanentemente en un estado de indecisión e inestabilidad como en la adolescencia.




Algunas personas a veces tienden a ser infantiles, a pesar de haber alcanzado la madurez emocional. No veo lo malo en ello, siempre y cuando se trate de vivir la vida de forma entretenida sin dejar de cumplir los deberes y responsabilidades propias de la adultez. Juguetear, reír a carcajadas, bailar o saltar cuando eres adulto, no son sinónimo de ser inmaduro. Se trata de entender que la vida debe vivirse conscientemente feliz.

Estuve leyendo sobre madurez emocional y hay algunos puntos que quisiera rescatar de lo que me pareció es lo más cercano a la definición de madurez.

Se define en la RAE la madurez como:
1. Sazón de los frutos (para este caso no tiene ninguna importancia)
2. Buen juicio o prudencia, sensatez.
3. Edad de la persona que ha alcanzado su plenitud vital y aún no ha llegado a la vejez.

No basta con presentar solo estas definiciones que son bastante básicas cuando se trata de hablar de madurez emocional. Me quedo con la segunda. El buen juicio, la prudencia y la sensatez son para mi gusto lo básico en términos de madurez. 

- Saber tomar las decisiones correctas en los momentos adecuados, basados en la experiencia.
- No caer en el juego del empate con otras personas. Entender que tener una opinión no significa ser dueño de la verdad.
- Amar la libertad y respetar los espacios ajenos. 
- No ser posesivo con las personas sino que saber compartir la vida con ellas y entender que cada uno es un ser libre 
- Soltar aquello que no aporta a nuestra vida
- Mirar el pasado y entender que lo bueno debe repetirse y lo malo debe dejarse atrás (y no volver a pasar por las mismas situaciones desagradables)
- Tener claridad de cómo queremos vivir nuestras vidas
- Saber decir que no 
- Conocer los miedos propios y haber  tratado de superarlos
- Entender el concepto de "esto es lo que quiero", no "esto es lo que no quiero" y enfocarse en obtenerlo
- Conocerse a sí mismo y entender cuáles son los límites.

Creo que estos puntos son necesarios para alcanzar la madurez. Si cumplimos con todos todos, podríamos llamarnos maduros. No confundir con vivir de forma alegre y divertida la vida. No es lo mismo.