miércoles, octubre 20, 2010

Promesas

Te llamamos...

Cuando pueda, te aviso...

Ojalá nos volvamos a ver pronto...

Déjeme el número y cualquier cosa le aviso...

Hice todo lo que estuvo a mi alcance...

Sabes que puedes contar conmigo...

Voy y vuelvo...



Las promesas son para cumplirlas, los compromisos son para hacerse cargo.

No estoy de acuerdo en que las palabras se las lleva el viento, porque en mi vida no suelo decir mentiras. 1º porque no me sale y se nota que miento y 2º porque no me gusta hacer daño a la gente que me rodea de forma gratuita.

Llego a ser un poco porfiada de no entender que no todas las personas tienen buenas intenciones cuando hablan o cuando hacen. Y me cuesta entender, porque siempre he creído en las palabras, en el poder del lenguaje y por lo mismo me gusta cuidar las cosas que digo, porque sé que al ser mal utilizadas puedo generar daño, o pasar por rota o por irreverente.

Las promesas para mí son para cumplirlas... La mentira tiene distintos matices, y uno de ellos es no ser consecuente con lo que se dice y con lo que se hace...

En un día nublado como hoy me dan ataques de depresión espontánea y me pongo a filosofar.

Saludos